Noticias Castellón
miércoles, 05 de octubre del 2022 | Última actualización: 01:28

Una manita

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 6 segundos

Noticias Relacionadas

El centro de Castellón se muere. Me lo habrán escuchado decir muchas veces. Basta con pasearse para darse cuenta de que cada día son más los negocios que han bajado la persiana ante la imposibilidad de seguir manteniendo su actividad de cara al público.

Las razones son múltiples. Sí, están cambiando los hábitos de consumo y la venta ‘on line’ está ganando terreno. Pero al problema estructural se suman factores coyunturales, exclusivos de la ciudad de Castellón, y que pesan mucho. Muchísimo.

Es una realidad que cada día es más difícil poder acceder al casco histórico. Llegar a alguno de los parkings del centro es una auténtica yincana, como si fuera un laberinto, porque hasta vías que están señalizadas como accesibles para la llegada a los aparcamientos públicos están cortadas. Sin más explicación. A esto se suma que el centro se ha convertido en una ratonera para los usuarios, puesto que el sistema de videocámaras en plan Gran Hermano que ha puesto en marcha el equipo de gobierno de Amparo Marco fríe a multas a todo el que se mueve, muchas veces sin tener muy claro tampoco dónde empiezan las restricciones y por dónde se puede circular.

Al final, acudir al centro sale muy caro. ¿El resultado? Cada vez menos clientes, en un contexto de subida de precios imparable que el Gobierno socialista de Pedro Sánchez es incapaz de controlar y que nos hace muy difícil llegar a final de mes a todos los consumidores, o que les cuesta muchos euros en la factura de la luz a los propietarios.

Sin comercio, el centro se muere. Y por eso desde el Partido Popular proponemos un plan que permita la reactivación de un sector que es mucho más que un prestador de servicios y un generador de puestos de trabajo. El comercio, junto con la hostelería, mantiene vivas las calles, evita la degradación del casco histórico y, en definitiva, es el mejor escaparate de una ciudad que aspira a estar viva.

Desde el PP apostamos por la puesta en marcha de una campaña de incentivos muy ambiciosa, que atraiga al público. No puede ser que este equipo de gobierno liderado por el PSOE dedique más dinero a esterilizar gatos que a habilitar bonos de apoyo al comercio. Es, desde luego, absolutamente surrealista.

También eliminaremos las cámaras del centro. Sí a dar protagonismo al peatón, pero no a base de multar a los vehículos a razón de 80 euros cada vez que entran. Existen otros sistemas disuasorios que no suponen gasto. También fomentaremos el transporte público gratuito, mediante autobuses lanzadera, que acerquen a los clientes hasta el corazón de nuestra ciudad. Y por supuesto, es imprescindible aumentar la limpieza de las calles, mejorar la iluminación de las vías públicas, embellecer los espacios públicos y apostar por la rehabilitación de edificios con ayudas a los propietarios, con el fin de lavar la cara de una ciudad que está cada día más dejada.

Por último, es necesario seguir ayudando a los emprendedores a renovarse, a mejorar su estrategia comercial, a potenciar su atractivo. Campañas que se venían realizando años atrás, cuando gobernaba el Partido Popular, y que hoy están completamente extinguidas en el plan de trabajo del gobierno de Amparo Marco. Castellón tiene mucho que ofrecer, y es posible revertir la situación. Pero para ello, el Ayuntamiento tiene que echar ‘una manita’ a un sector que, ahora mismo, lo está pasando francamente mal.