Jueves, 6 de agosto, 2020  |  

- 31 octubre, 2014 -

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y Jubilado. Tenía perdido en lo más profundo de mi subconsciente, el recuerdo de un político que en su día... Sorprendente reaparición: Hernández Mancha

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y Jubilado.

Tenía perdido en lo más profundo de mi subconsciente, el recuerdo de un político que en su día tuvo cierto peso específico en la política española al ser Presidente de la desaparecida Alianza Popular entre 1987 y 1989.

De Antonio Hernández Mancha, tan solo me quedaba aquella jocosa frase que convirtió en slogan la izquierda de su tiempo:

“No vote a Hernández……Mancha”.

A mediados de este mes tuve el placer de verle y oírle en una entrevista que se le hizo con una profundidad  política excelente en un canal de televisión privada.

Para nada coincidió la opinión que quedó en mi recuerdo de este señor, con la evidencia de lo que estaba exponiendo en su análisis político del momento.

Fue brillante cuando analizaba el pasado (eso siempre es fácil), pero excepcionalmente  ecuánime cuando nos presentaba el futuro.

Apareció el hombre con una capacidad de análisis y de síntesis excepcional, de nuestro momento actual.

Aunque les parezca extraño, tuvo palabras de agradecimiento a la aparición de Podemos, como elemento renovador y desencadenante de ilusión entre la juventud, harta de una situación arcaica en el manejo de la política por nuestro bipartido.

Puso a Pablo Iglesias y su entorno como ejemplo de un nuevo “Abril del 68 francés” como el nuevo Daniel Cohn Bendit, capaz de reactivar la ilusión entre la juventud, pero que difícilmente vaya a cambiar nada, porque en España hay un voto que siempre acaba ganando, y es el “Voto del miedo”, y ese es el sentimiento que han logrado despertar entre la mayoría de los españoles con su discurso absurdo e irracional los jerifaltes de Podemos, mas preocupados de impactar que de aportar soluciones.

También tuvo palabras de complacencia con Pedro Sánchez pero inmediatamente le metió un dedo en el ojo, al reconocer que si él (D. Antonio) fuese de izquierdas, no dudaría en votar antes a Iglesias que a Sánchez, porque mientras el segundo da una imagen mas formal y encajada con el sistema, el primero es la pura encarnación del ‘antisistema’ de izquierda radical.

Dijo con muy buen criterio, que ya ha llegado el momento de suprimir lo de “Obrero” en el Partido Socialista, puesto que España, ya quedan pocos y casi todos ellos son rumanos, magrebíes o latinos, por lo tanto no tiene razón de ser el limitar el socialismo a quienes apenas existen en España.

Sigue militando en el Partido Popular, pese a haber permanecido en sus tinieblas durante un cuarto de siglo, sin intentar sacar la cabeza porque se sentía perfectamente realizado en su actividad profesional.

Este detalle habla mucho en su favor, visto lo visto entre la clase política actual, que ha hecho de su profesión su única forma de vida posible, porque temen con mucha razón, que no tienen otro lugar bajo el sol, después de gobernar como lo están haciendo.

Y por eso se afanan en hacer un patrimonio sin importarles demasiado los medios.

Si pierden la ocasión de enriquecerse estando en el poder, su futuro es tenebroso, porque ya no sabrían hacer nada útil fuera, en una sociedad competitiva en la que cada día se hace más difícil triunfar por la creatividad, la laboriosidad y el esfuerzo cualidades todas ellas infrecuentes y olvidadas entre la mayoría de quienes nos administran.

No encontraba Cataluña como un problema inquietante para España, ya que en tres ocasiones que intentaron algo similar a lo que piden ahora, el fracaso fue rotundo, y tuvieron que volver a ponerse de nuevo bajo el manto protector de España.

En algo no coincido con él.

Quizás movido por su militancia (aunque tibia) estaba convencido de que Rajoy ganaría las próximas elecciones y seguiría con las riendas del Gobierno.

Llevaba el voto del miedo a su máximo exponente, y en eso no me mostraría tan radical como él.

Es cierto que la corrupción ha sido tan demoledora para el PP como para el PSOE, pero tengo serías dudas de que puestos a elegir los socialistas entre apoyar a PODEMOS o al PP, fueran estos su prioridad, por instinto de conservación.

Cada día que pasa, la nueva izquierda radical se consolida como segunda fuerza electoral superando ya al PSOE y acercándose el PP a un ritmo vertiginoso.

Como dicen los ciegos optimistas !YA VEREMOS!

Pero en cualquier caso agradecer a D. Antonio la hora larga de análisis y síntesis que nos ofreció y que pese a su desapego de la política actual, estoy convencido de que sus servicios a España desde la primera línea serian mucho mas positivos y serios  ahora a sus maduros sesenta y tres años cumplidos, de lo que lo fueron a los treinta y seis cuando ocupó la Presidencia de  Alianza Popular.

Un curioso baile de números, que viene a demostrarnos que la juventud siempre es un grado, pero la experiencia una ciencia y nadie mejor que Antonio Hernández Mancha para justificar ese aserto.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *