Noticias Castellón
jueves, 18 de agosto del 2022 | Última actualización: 23:01

Triste Espectáculo

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 40 segundos

Noticias Relacionadas

La situación vivida en el día de ayer durante la concentración junto a la Cruz del Ribalta, que el equipo de gobierno municipal ha decidido retirar, me produjo profunda tristeza al ver de nuevo bandos enfrentados, a favor y en contra de su eliminación. En lugar de mirar hacia el futuro y hacer políticas pensando en el interés general, los socios de gobierno de PSOE, Compormís y Podemos no dejan de mirar al pasado, viven del pasado, promoviendo ellos mismos el enfrentamiento entre castellonenses.

Frente a un gobierno municipal que divide a la ciudadanía, en el Partido Popular lo que queremos es sumar, apostamos por un Castellón de Todos. La Cruz del Ribalta, que se compone de una cruz cristiana sobre un pedestal, es mucho más que un símbolo religioso, el conjunto arquitectónico fue resignificado en 1979 por acuerdo plenario de nuestro Ayuntamiento, ya en Democracia, para rendir homenaje a todas las víctimas de la violencia. Quienes nos antecedieron en el cargo se tomaron esta molestia para que el monumento fuera despojado de toda referencia a la Guerra Civil y pasara a representarnos a todos.

Por tanto, la Cruz del Ribalta no es un símbolo que evoca épocas oscuras, ni es un punto de concentración de exaltaciones de ningún tipo, pero el revanchismo de quienes se niegan a respetar aquél acuerdo plenario de 31 de mayo de 1979, tratan de hacer creer lo contrario. Lo único que consiguen es remover el pasado volviendo a los bandos, al separatismo. Nunca han respetado el monumento del Parque Ribalta y están dispuestos a acabar con él, cueste lo que cueste. Ya fue incluido en el polémico catálogo de vestigios de la Guerra Civil de la Generalitat sin serlo.

No se puede aplicar la Ley de Memoria Histórica a un monumento que ya fue despojado de todo elemento de exaltación militar, con objetivo de resignificar la Cruz del Ribalta para así homenajear a todas las víctimas de la violencia, sin distinción. Así lo expusimos en las alegaciones que desde el Partido Popular presentamos en contra de la retirada de esta cruz.

Además, esta decisión sectaria e ideológica del equipo de gobierno comporta un gasto de 80.000 euros que dejan de destinarse a otras cuestiones prioritarias que sí pide la ciudadanía y que no están siendo atendidas. En lugar de cambiar cruces de sitio, el gobierno municipal debería estar centrado en ayudar a las familias ahogadas con la inflación disparada, mostrar más empatía con quienes no llegan a fin de mes.

Hoy pagamos los productos de la cesta de la compra un 40% más caros que hace un año. Esto es lo que debería preocupar y ocupar al equipo de gobierno que tiene posibilidad de ayudar a los castellonenses, por ejemplo, bajando los elevados impuestos que se pagan en nuestra ciudad.

Menos ideología y más soluciones a los problemas reales del ‘hoy’ es lo que le pedimos al gobierno de Amparo Marco, mientras reivindicamos Memoria, Libertad y Democracia para todas las víctimas de la violencia.