Noticias Castellón
sábado, 04 de febrero del 2023 | Última actualización: 22:25

Salvemos a la cerámica, pero de verdad

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 11 segundos

Noticias Relacionadas

La indecisión y la falta de efectividad del Gobierno de Pedro Sánchez ha llevado a la industria cerámica a un callejón sin salida. La situación es grave. Muy grave.

Ya se ha perdido mucho tiempo. Demasiado. Y el tiempo, para una industria tan competitiva como la cerámica, es oro. Cada día que pasa sin que el Gobierno del PSOE tome las medidas que reclaman las patronales se traduce en hornos que se apagan. ‘Tile of Span’ pierde fuerza en el mercado global y facilita el avance de los productores asiáticos en la conquista de mercados que hasta ahora eran nuestros.

No podemos perder ni un minuto más. Por eso, desde el PP exigimos a la Diputación que la ya anunciada mesa de seguimiento del pacto ‘Salvem la Cerámica’ -tan reclamada por nosotros- sea verdaderamente valiente para reivindicar las necesidades de nuestra principal fuente económica. Y que lo haga con libertad, al margen de intereses partidistas e ideológico. Un acuerdo comprometido con el futuro de Castellón y los castellonenses.

Es prioritario la llegada de ayudas para frenar la crisis del sector cerámico. Y en esta situación tan extraordinaria, el equipo de Gobierno de Diputación del PSOE ha demostrado su falta de ambición por la defensa del empleo de la provincia. Y con su actitud han demostrado ser más socialistas que castellonenses.

Las ayudas del Gobierno de Sánchez son insuficientes y tardías, ya que son para 25 sectores gasintensivos. Además, se desconoce qué criterios deberán cumplir las empresas para acceder a las mismas y, para rizar el rizo, han excluido al sector de fritas y esmaltes cerámicos. Y, encima, en el mejor de los casos, estas ayudas no llegaran hasta dentro de seis meses…

Desde el Consell y la Diputación se debe reclamar las ayudas máximas de 150 millones de euros por empresa permitidas por la UE y detener la destrucción de empleo en la provincia, donde más de 13.000 trabajadores están afectados por un ERTE y más de 500 empleos se han destruido de forma definitiva.

Ni José Martí ni Ximo Puig han sabido tomar las riendas del asunto para hacer escuchar la voz del sector cerámico en Madrid. Y encima, esta misma semana, la ministra Calviño ha visitado Castellón y vino con las manos vacías, sin anunciar ninguna medida efectiva pese a que el sector cerámico le ha trasladado que las ayudas son escasas e insuficientes. Estamos perdiendo un tiempo que es oro. Y futuro.