Lunes, 26 de octubre, 2020  |  

- 26 septiembre, 2020 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Cada día que va pasando en España, nos percatamos ‘los españoles de bien’, de la deplorable calidad... ¡No deis un paso falso, mentirosos y farsantes del gobierno!

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Cada día que va pasando en España, nos percatamos ‘los españoles de bien’, de la deplorable calidad humana y la falta de conciencia y honor entre los Ministros del Gobierno de Pedro Sánchez, entre los que tienen mención especial su presidente y vicepresidente.

Destacan por sus persistentes actitudes, los que pertenecen a la órbita de Podemos y contra ellos en principio va dirigido mi mayor desprecio ya que ahora, no paran de pedir de mil maneras a cuál de ellas más aberrante e indocumentada, el final de una Monarquía Constitucional y perfectamente representada por Felipe VI, un Rey sin mancha alguna desde que llegó al trono tras la abdicación de su padre hace ya bastantes años.

Esta semana Alberto Garzón, el Ministro de Consumo, sin pensárselo dos veces ataca de nuevo a Su Majestad indignamente, olvidándose de que para poder ostentar el cargo de Ministro dijo la siguiente frase:

“Prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente mis obligaciones como Ministro de Consumo, con lealtad al Rey y a la Constitución”

Después de poco menos que exigir la dimisión de aquel a quien le prometió “lealtad”, sin más argumento válido que los aplausos y gritos de ¡Viva el  Rey! que se profirieron al final de la toma de posesión anual de nuevos Jueces, que siempre había presidido el Rey de España por ser de quien depende directamente el Poder Judicial español.

Este Gobierno trufado de mentirosos compulsivos, que se acogieron al derecho de prometer en vez de jurar (que se sacaron de la manga los socialistas de Felipe y Guerra para no poder ser acusados del delito de perjurio, cuando no cumplieran aquello que se les exigía jurar, para formar parte del Gobierno) se limpian el culo con sus promesas, tanto de lealtad al Rey como a la Constitución.

En primer lugar llevamos tiempo viendo como el Presidente del Gobierno trata de ningunear al Rey, intentado ocupar su lugar en actos institucionales que siempre fueron presididos por su Majestad.

En este caso, como el acto era en Cataluña como siempre, se limitó a no permitir la presencia real, desatando con ello la animadversión de todo un Cuerpo Judicial (a excepción de aquellos que le deben su poltrona a Pedro Sánchez) y al final del acto hubo gritos emocionados de ¡Viva el Rey! seguidos de una salva de aplausos generalizada.

Se le encargó por parte de Pablo o Pedro o quizás de los dos a la vez, al que es el más inepto y mentiroso de sus Ministros, la labor de zapa de la Monarquía y en este caso este pobre diablo, acudió con diligencia a cumplir con el plan perfectamente orquestado por sus Jefes (en mi opinión), para que todas las críticas perfectamente justificadas le llovieran al servil Garzón.

Si antes este apellido quedó marcado negativamente dentro del mundo judicial, por obra y arte de un Baltasar, ahora el Consejo de Ministros del Frente Popular queda también muy tocado por un Alberto, “dos garzons” que es como se suele llamar a los camareros en francés para que presten sus servicios.

Aquí los dos han demostrado, que seguramente desempeñarían mucho más dignamente su trabajo sirviendo copas o comidas, que desprestigiando a la Justicia y a la Política española.

Mientras Don Baltasar sirvió alternativamente a Dios y al Diablo, en su irracional carrera para servirse a sí mismo y acabó inhabilitado y fuera del ámbito judicial español, veremos cómo acabará la vida política de Alberto un triste comunista que enterró los últimos restos del comunismo español, para convertirse en un mamporrero más de Pablo Iglesias, mientras le sirva como un perrito faldero, para acabar como todos aquellos que le han resultado prescindibles al “coletas” una vez se han quemado a su servicio.

Sorprende en la España actual, que la obsesión de nuestros dos políticos más representativos del momento, por apoyarse en todos los enemigos de la España Constitucional (Independentistas Catalanes, Terroristas e Independentistas Vascos y Comunistas de todo pelaje) pongan precisamente el punto de mira de sus cañones y su aversión política, en la figura más impoluta, sólida y querida por todos los españoles de bien, que es nuestro Rey.

Se equivocan ahora socialistas, comunistas e independentistas catalanes y vascos como se equivocaron en 1936.

Entonces intentaron quemar a Dios y todo lo que representaba y consiguieron hacer huir al Rey.

Ahora quiero pensar que ni el Rey nos abandonara a todos los españoles como lo hizo su bisabuelo, ni hará falta que tome las riendas de un Ejercito del que es su máxima autoridad.

Mientras el actual Frente Popular ha estado tratando de debilitar a las fuerzas del Orden como la Policía Nacional y la Guardia Civil, colocando en sus cúspides a gente afín a la extrema izquierda radical, su Majestad se ha mantenido en su papel Constitucional de la Salvaguarda de la Paz y el Orden en suelo español.

Esperemos que en su loca carrera contra la Monarquía y el Orden Constitucional emprendida por nuestro Gobierno, nadie dé un paso en falso, porque con la delicada situación socio-económica que estamos pasando,   sus consecuencias podrían ser imprevisibles para todos.

Solo pido y exijo coherencia a los descerebrados que hay hoy mismo en el Gobierno y serenidad pero muy consciente a nuestro Rey y a todas las fuerzas respetuosas con nuestra Constitución y muy especialmente tranquilidad a la Justicia y a las Fuerzas del Orden en general, para que no les tiemble ni pulso si cedan a las presiones políticas de los enemigos ancestrales de  España.

Hasta la semana que viene amigos.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *