domingo, 19 de septiembre, 2021  |  
Gracias, Eurosol Gracias, Eurosol

- 10 septiembre, 2021 -

Jorge Fuentes. Embajador de España En estos días apenas se habla de otra cosa en Benicasim y en toda la provincia: después de casi... Gracias, Eurosol

Jorge Fuentes. Embajador de España

En estos días apenas se habla de otra cosa en Benicasim y en toda la provincia: después de casi medio siglo alegrando la vida de tres generaciones, la cafetería Eurosol va a clausurar su vida al final de este año.

Fue capaz de sobrevivir todo tipo de dificultades, incluida la pandemia. Contra viento y marea, aquella ya vetusta edificación de corte ibicenco, que albergaba algunas tiendas de ropa, de souvenirs y otros bares de menor entidad, muchos de los cuales fueron cerrando sus puertas, ahí se mantenía el conjunto, cada vez un tanto más ajado por los vientos, las lluvias y la humedad. La cafetería Eurosol era el mascarón de proa que mantenía con vida los 3.000 m2 del solar.

Pertenecía éste a la familia Gimeno propietaria de los hoteles asentados en la zona, el Orange, el Bonaire y el Azor y que después de casi medio siglo no ha podido resistir la oferta sin duda sustanciosa que le presentó el grupo La Guindilla, de José Romero propietario de otros establecimientos en la localidad como Playa Chica, Boca Pez y Habanera, todos ellos con claras connotaciones entre tropicales y caribeñas, amén de otros varios locales en Castellón.

La playa de Heliópolis en que se encuentra Eurosol es una de las más concurridas de Benicasim y junto con las de Torreón y Voramar son las comercialmente más potentes. Frente a lo que ocurre con estas dos últimas, el área Eurosol aparece radialmente como una zona de paso, sin plazoletas, zonas peatonales y con escaso aparcamiento. El Ayuntamiento tendrá que volcarse en buscar soluciones como lo hizo con Voramar y, sobre todo, con Torreón.

No cabe duda que los establecimientos de Eurosol pedían a gritos un lavado de cara, una modernización y sin duda el proyecto de La Guindilla revitalizará la zona. Ello no quita para que muchos lamentaremos la desaparición de la actual cafetería que desde 1976, nada manos que durante 45 años, venía siendo regentada por dos generaciones de la familia Oms Bort y atendida muy amablemente por un equipo de camareros que ya eran como miembros de las familias de quienes, durante décadas acudíamos con hijos y nietos a degustar sus granizados, su chocolate con churros, sus diversos menús y tapas más que notables.

El nuevo proyecto es muy ambicioso. La maqueta divulgada muestra tres o cuatro pisos de altura en los que habrá espacio suficiente para albergar media docena de restaurantes, otras tantas cafeterías, tiendas de moda y demás establecimientos. Se habla también de un Club de Playa que, esperemos, no se apropie del coqueto arenal que bordea al actuales y futuras instalaciones.

Está previsto que el derribo de la actual edificación comience en Enero próximo, momento en que comenzará la obra del nuevo Eurosol -el nombre se va a conservar- con miras a concluirla para la temporada de 2023.

Mucho éxito al nuevo proyecto, que dure también medio siglo. Y mil gracias a la cafetería Eurosol y a todo el equipo que lo hizo posible por las muchas horas felices que nos hizo pasar durante su larga vida.

Whatsapp Telegram


  • No tengo nada en contra del Proyecto pero veo un problema que si no se busca una solución hará fracasar el negocio. Es el aparcamiento de los vehículos que puedan acercarse allí o a sus cercanías. Ya se verá la solución.

    Responder

Deja un comentario