Noticias Castellón
domingo, 14 de agosto del 2022 | Última actualización: 22:06

No al Castellón Central

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 28 segundos

Noticias Relacionadas


El equipo de gobierno de Castellón que dirige Amparo Marco se ha propuesto poner patas arriba toda la ciudad en los próximos meses. Primero, la reforma y cierre al tráfico de la avenida Lidón, con una peatonalización que va a costar 3,3 millones de euros, que nadie quiere y que nadie ha pedido. Muy pronto comenzarán las obras de peatonalización y cierre de un nuevo carril para el tráfico de la plaza La Paz, otro de los espacios céntricos de nuestra ciudad, que se va a ver inmerso en una remodelación que tampoco cuenta con las bendiciones de los comercios, negocios de restauración y vecinos de las inmediaciones. Y por si fuera poco, el gobierno de PSOE, Compromís y Podemos ya prepara el cierre al tráfico de vehículos de todo el casco histórico de Castellón, un decretazo que va a costar casi 9 millones en la primera fase y que en la práctica va a vetar el acceso en coche a todas las calles que están comprendidas en la ronda interior de circulación: es decir, todas las calles y plazas que quedan dentro del círculo que forman las rondas Mijares y Magdalena, por el Oeste; Cerdán de Tallada, por el Norte; por Sant Roc, Sant Félix, Gobernador y Casalduch, por el Este y por Orfebres Santalínea, por el Sur.

No es el momento de poner en marcha un Castellón Central, un proyecto que es idéntico en su concepto al polémico Madrid Central de Manuela Carmena. Así lo han hecho saber en los últimos días los comercios, los hosteleros, las pequeñas pymes y los autónomos que operan o tienen su negocio en alguna de las calles del centro de la ciudad. Y no lo es por varios motivos: el primero y principal, porque todavía no se han recuperado de los efectos de una pandemia que tuvo en su actividad, y en su cuenta de resultados, un impacto brutal, con meses de total parón de ingresos. En segundo lugar, porque el centro de Castellón está languideciendo desde hace años, y cada vez son más los negocios que bajan la persiana, porque cada vez son menos los clientes que llegan hasta el centro, por las dificultades que tienen para hacerlo, y más desde que Amparo Marco llenó todo el casco histórico de videocámaras que tienen fritos a los usuarios a multas. Y en tercer lugar, porque la crisis económica que estamos padeciendo, y todo lo que se viene encima, no va a hacer más que aumentar los problemas que ya arrastran.

El centro se muere. Lo que necesitan los comercios, restaurantes, despachos de servicios… es ayuda. Pagar menos impuestos, facilitar la movilidad y el acceso a los parkings, para recuperar clientela, fomentar el transporte sostenible, incrementar las labores de limpieza de las calles, mejorar y embellecer la imagen de las vías y espacios públicos, apoyar la rehabilitación de fachadas… Es decir, justo lo contrario de las políticas que están promoviendo el tripartito que lidera Amparo Marco.

Por eso los vecinos han iniciado una campaña de recogida de firmas para defender sus derechos, para frenar lo que consideran que será una puntilla al futuro de sus negocios, que no es otra cosa que el pan de sus familias. No les falta razón. Ni se les ha escuchado ni se les ha tenido en cuenta a la hora de proponer una peatonalización del centro que va a cambiar, para siempre, la fisonomía de las calles de Castellón, que estarán vetadas exclusivamente a los vecinos. Por eso el Partido Popular nos hemos unido a su campaña.

Nos ponemos de su lado para que sean respetados, para que sean escuchados, para que no sean, una vez más, arrollados por un gobierno municipal que no escucha, que no atiende, que no pisa la calle, y que saca la apisonadora cada vez que alguien osa a llevarles la contraria. No, definitivamente, no es el momento.