Noticias Castellón
viernes, 19 de agosto del 2022 | Última actualización: 23:01

La parte por el todo

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 35 segundos

Noticias Relacionadas

En los últimos días, los municipios de la provincia de Castellón han comenzado a recibir un aluvión de folletos de color rojo, propaganda socialista con la que el PSOE de la provincia de Castellón intenta tapar su falta de empatía con los castellonenses a la hora de desarrollar políticas que realmente mejoren la vida de los ciudadanos y les faciliten la vida.
Los folletos están llegando a diestro y siniestro, en los buzones o en los domicilios de los castellonenses, sin respetar tiempos, sin medir ni valorar que algunos de ellos están en plenas fiestas. Reparto a diestro y siniestro. El PSOE; una vez más, haciendo un ejercicio de cinismo y preocupándose escrupulosamente que sus consignas lleguen. Lo demás, aunque debería ser lo prioritario, da absolutamente igual.

Da igual el pastizal que el PSOE provincial de Samuel Falomir se ha gastado en ese bombardeo/buzoneo que han contratado. Da igual que lo que estén contando sean medias verdades. Da igual que tengan la osadía de poner el logo socialista junto al logo de la institución. Todo da igual al PSOE, en esa carrera desesperada que han empezado por intentar frenar unas encuestas que cada vez se les están poniendo más cuesta arriba y que solo son consecuencia del hartazgo de la ciudadanía frente a una política, la de los socialistas, que precisamente está instalada en da igual.

El PSOE, o su marca PSPV para la Comunitat Valenciana, hace tiempo que va a la suya. Con la decisión que han tomado, nos queda claro que creen que la Diputación y PSOE son la misma cosa, aunque no lo sea. Los socialistas olvidan que las instituciones son de todos los ciudadanos, de los que les votan y los que no. De los que hay ahora, y de los que la gestionaron con anterioridad. Precisamente, gracias a la buena gestión que hizo el PP, el actual equipo de gobierno de la Diputación de PSOE y Compromís encontró más de 52 millones de euros en la caja. Sí, el dinero no ha caído del cielo, como socialistas tratan de hacer ver a los castellonenses: el dinero estaba ahí porque el Partido Popular supo gestionar y guardarlo a buen recaudo, consciente de que ese dinero es de todos los castellonenses.

Una lástima que en los panfletos, el PSOE no explique por qué dicen defender el parany y luego votarlo en contra, una lástima que no indiquen a los castellonenses cómo afirman defender la sanidad y sin embargo los recortes están llegando a tal extremo que los centros de salud solo atienden por horas o las SAMU ya están recogiendo a pacientes sin médico a bordo. Una lástima que el PSOE no explique cómo es posible que en pleno siglo XXI aún haya municipios del interior de Castellón que sigan sin conexión wifi o de telefonía móvil. Una lástima que el PSOE no explique por qué los espigones para proteger la costa de Castellón nunca llegan, por qué el azulejo clama contra el Gobierno (del PSOE) porque las ayudas anticrisis no llegan, una lástima que los socialistas no expliquen por qué están a favor de cobrar a los turistas una tasa por elegirnos a pasar sus vacaciones. Una lástima que ante la escalada de los precios más alta de la historia, los socialistas sigan pensando en repartir panfletos, pero no en pensar cómo van a hacer los castellonenses para pagar sus facturas y llenar la nevera. Pero eso, les da igual.

La parte por el todo. Ni la Diputación es del PSOE ni el dinero que se reparte desde la institución lleva el sello socialista. La tan cacareada etiqueta de la nueva Diputación parece que está más cerca de viejas prácticas que de lo que se supone que debe ser el ayuntamiento de todos que es. La Diputación está para solucionar problemas. Y ahora mismo, los castellonenses tienen muchos, pero a la vista de a qué se dedica el PSOE, ahora comprendemos por qué los ciudadanos de la provincia están como están.