Lunes, 6 de julio, 2020  |  

- 7 junio, 2020 -

Casimiro López. Obispo de Segorbe-Castellón. Se acerca la celebración del Corpus Christi, el próximo día 14. Lo haremos afectados aún por la pandemia del... Intensificar la caridad

Casimiro López. Obispo de Segorbe-Castellón.

Se acerca la celebración del Corpus Christi, el próximo día 14. Lo haremos afectados aún por la pandemia del Covid-19 y por las graves consecuencias que ha provocado en los distintos ámbitos de nuestra vida. Para los católicos, el Corpus es una fuerte llamada a intensificar nuestra caridad y generosidad, siempre y, más si cabe, ahora, y también nuestro compromiso activo para construir la civilización del amor.

En el centro de la fiesta del Corpus está la Eucaristía, el sacramento del Amor. Y es en la Eucaristía, donde se encuentra la fuente, la fuerza y el envío para vivir día a día la caridad y construir un mundo más humano, fraterno y solidario, más según Dios. En la Eucaristía, memorial de la entrega total de Cristo en la Cruz por amor a toda la humanidad y a la creación entera, el mismo Jesús se nos da como alimento, que cambia y transforma. Él mismo se queda realmente presente entre nosotros para que, en adoración, contemplemos su amor supremo y nos dejemos empapar de él. El Señor mismo nos invita a su mesa y nos sirve, se nos da a sí mismo, y nos muestra así que amar es servir y que amar no solo es dar sino darse. La comunión de su Cuerpo nos une a cada uno a Él, y crea y recrea la fraternidad que es expansiva y no conoce fronteras.

Ante la profunda crisis, que padecemos, la caridad de Cristo nos apremia” (2Cor 5,14): a orar por el eterno descanso de los fallecidos y por el consuelo de sus familiares, por los contagiados y los sanitarios; a atender a aquellos que en número creciente pasan hambre, se quedan sin trabajo, pierden sus empresas o negocios, Nosurge a atender a familias enteras sin medios para subsistir y nos llama a redoblar nuestro compromiso personal y nuestra generosidad para con los más necesitados entre nosotrosy en el tercer mundo. El Señor Jesús nos apremia a vivir la caridad para reconstruir entre todos el tejido económico, laboral y social, tan debilitado por la pandemia, en el que todos puedan encontrar un trabajo digno. Y nos urge a vivir la caridad en la verdad para construir un orden social y político, basado en la verdad, en el encuentro y el diálogo constructivo entre todos, superando la mentira, el rencor, el insulto, la exclusión, el sectarismo y la imposición de ideologías. Necesitamos recuperar la categoría del bien común para crear entre todos las condiciones necesarias para que las personas, las  familias y los grupos puedan alcanzar su perfección. Este debería ser el objetivo de todos y, en especial, de los políticos y servidores  públicos.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *