Noticias Castellón
miércoles, 29 de junio del 2022 | Última actualización: 14:56

El Hospital Comarcal de Vinaròs

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 12 segundos

Noticias Relacionadas

Por Marta Barrachina. Alcaldesa de Vall d’Alba. Diputada provincial. Presidenta provincial del PP de Castellón.

Ximo Puig quiere acabar con la sanidad pública. No hay otra explicación. Seguramente necesitará el dinero que debía ir destinado a la salud de los castellonenses para pagar favores políticos que lo mantengan bien amarrado al sillón presidencial. Un auténtico despropósito. Un absoluto y penoso despropósito del que somos víctimas todos los ciudadanos de la provincia de Castellón.

La penúltima tomadura de pelo, porque seguro que llegarán más, es el desmantelamiento progresivo e imparable, que el Consell está haciendo del Hospital Comarcal de Vinaròs, mediante recortes permanentes y negándole los servicios y las especialidades que el centro se merece. Una situación tan dramática como vergonzosa, que es el mejor ejemplo de la nefasta gestión que en materia sanitaria está llevando a cabo el PSOE y Compromís, y que incluso ha llevado a la dimisión de la jefatura de servicio del área de salud mental. Una dimisión motivada por las pocas plazas de médico especialista de salud mental que hay en el centro y la alta temporalidad.

Ya se han rebasado todos los límites. Si la situación sanitaria que están padeciendo los castellonenses es extremadamente complicada por el recorte de personal, inversiones y medios técnicos que está llevando a cabo el Molt Honorable Ximo Puig, los vecinos del norte de la provincia de Castellón se llevan la peor parte. A los problemas comunes se suman otros, como es la ausencia de personas que quieran ir a cubrir las vacantes en dicho centro, puesto que las condiciones laborales y salariales que se ofrecen son mucho peores que las del resto de los centros, por lo que se quedan sin cubrir, agravando la sobrecarga de trabajo en el resto del personal que está prestando sus servicios.

Por eso, el Partido Popular va a presentar mociones en todos los ayuntamientos que dependen del Hospital Comarcal de Vinaròs, más de una treintena entre las comarcas del Baix y Alt Maestrat y Els Ports, para defender sus derechos. La sanidad es un derecho básico, de primera necesidad, y la gestión del PSOE y Compromís al frente de la Generalitat está poniendo en serio riesgo la vida de muchas personas, porque la falta de personal solo hace que aumentar las listas de espera y retrasar el tiempo de los diagnósticos que es fundamental.

Ximo Puig no puede seguir jugando con la salud de los castellonenses. No lo vamos a consentir.