Noticias Castellón
jueves, 18 de agosto del 2022 | Última actualización: 18:59

El don de dos nuevos sacerdotes

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 28 segundos

Noticias Relacionadas

Casimiro López. Obispo de Segorbe-Castellón.
En el centro del Corpus Christi, que celebramos este domingo, está la Eucaristía, que “contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan de Vida”. La Eucaristía es vital para la Iglesia; es la fuente de la que nos nutrimos y la cima a la que caminamos para vivir el día a día de modo que el amor de Dios, ofrecido en Cristo, llegue a todos. Sin la Eucaristía no hay Iglesia; y sin la Iglesia y sin sacerdotes no hay Eucaristía. Por ello damos gracias a Dios por el don de dos nuevos sacerdotes, el próximo sábado.

Dios ha prometido que no faltarán pastores a su Iglesia: “Os daré pastores según mi corazón” (Jr 3,15). Y el ‘corazón’ de Dios se nos ha revelado plenamente en el Corazón de Cristo, el Buen Pastor; un Corazón que sigue hoy teniendo compasión de las muchedumbres y dándoles el pan de la verdad, del amor y de la vida (cf. Mc 6, 30 ss.), y desea palpitar en los corazones de los sacerdotes para que sean pastores en su nombre y persona (cf. PDV 82).

Jesús es el Buen Pastor (cf. Jn 10, 11) abnegado hasta el agotamiento, que cuida a sus ovejas y las conoce, que se gasta, desgasta hasta dar su vida por sus ovejas en la Cruz. El Buen Pastor llama a los sacerdotes para apacentar y cuidar en su nombre a sus ovejas, para cuidarlas, darles buenos pastos y llevarlas a fuentes de aguas limpias, curarles sus heridas, estar a su lado y acompañarlas. Los sacerdotes somos elegidos, ungidos y enviados para ser pastores y guías del Pueblo de Dios en nombre y representación del buen Pastor. Por ello hemos de ser transparencia cabal de Jesús; esto pide dejarse configurar por el Corazón del buen Pastor y tener sus mismos sentimientos.

Entre otras muchas cosas, el Corazón de Jesús es un corazón agradecido, que constantemente gracias al Padre; es misericordioso que acoge, escucha y perdona los pecados como el Padre Dios; es compasivo ante el dolor y el sufrimiento de la enfermedad, la marginación o cualquier forma de pobreza material y espiritual; y es un corazón que vive la propia misión desde el Padre Celeste y desde el pueblo. La caridad de sus gestos nunca está separada del silencio y de la oración, del cultivo de su íntimo diálogo con Dios Padre. El sacerdote según el Corazón de Cristo es aquel que “habita” entre el Señor a quien ha consagrado la vida y el pueblo al que ha sido llamado a servir

Cercana la fiesta del sagrado Corazón de Jesús, Jornada de oración por la santificación de los sacerdotes, pidamos para que sean pastores según su Corazón.