miércoles, 26 de enero, 2022  |  

- 28 febrero, 2013 -

Miguel Ángel Cerdán. Profesor de Secundaria. Lo peor no es que roben, que mientan, que destruyan nuestros Derechos sociales e individuales, que expolien nuestro... Impunidad

Miguel Ángel Cerdán. Profesor de Secundaria.

Lo peor no es que roben, que mientan, que destruyan nuestros Derechos sociales e individuales, que expolien nuestro incipiente Estado de Bienestar; lo peor es la total sensación de impunidad con que lo hacen. Y cada vez es mayor su desfachatez, su desvergüenza. Así, vemos al señor Bárcenas, que viene de esquiar de Canadá y que hace una peineta a los españoles, y después vemos como dice tener más millones todavía en Suiza. Así vemos al señor Urdangarín enviar correos con tías en bolas al Secretario de las Infantas, mientras hace negocios opacos…Y mientras, una mujer se quema a lo bonzo en Almazora, intentan desalojar y desahuciar a una anciana de 85 años en Galicia, y los “patriotas de hojalata” venden Iberia a los británicos e intentan despedir al 20 % de la plantilla.

Además, vemos como cada vez es mayor el número de ex- políticos se colocan, para cobrar jugosos estipendios, en empresas que en su día fueron públicas y que ellos o sus congéneres privatizaron. Vemos como en España tenemos más de 300 políticos imputados y ninguno dimitido, como aunque los tribunales dictaminen la financiación ilegal de un partido y sus máximos responsables se comprometiesen a dimitir, al final se niegan en redondo a hacerlo. Vemos como los directivos aumentan sus estipendios, como ningún banquero pisa la cárcel a pesar del escándalo de las preferentes y de la ruina de muchas familias, y de que sus entidades han sido rescatadas con el dinero de todos, vemos como la justicia de por sí lenta va a serlo todavía más gracias a la decisión del gobierno de prescindir de los jueces sustitutos. Cada día vemos más cosas, con una desfachatez creciente de políticos, del Gobierno, de los grandes empresarios o de los banqueros. Y lo peor de todo es que uno tiene la sensación de que muy seguros de sí mismos tienen que estar para hacer esta obscena exhibición de desvergüenza, este alarde de chulería, mientras que al común de los españoles nos están crujiendo vivos, mientras el paro supera los seis millones de personas en nuestro país, mientras nuestra capacidad adquisitiva se desploma y nos empobrecemos cada vez más. Muy seguros de sí mismos tienen que estar. Si no, no se explica.

Como tampoco se explica que el jefe de la CEOE, cuyo predecesor está en el talego acusado de evasión de capitales, y con los informes cada vez más conocidos de que el 72 % del fraude fiscal se concentra en las grandes corporaciones, tenga la cara de cemento armado y se atreva a decir lo que dice. Tal vez estén seguros de la falta de reacción de los españoles, tal vez piensen que somos un pueblo de ovejos. Sin embargo, se equivocan. Creo que se equivocan. Y estoy seguro de que más temprano que tarde los españoles diremos basta. Tiempo al tiempo.

 

Whatsapp Telegram