Noticias Castellón
miércoles, 05 de octubre del 2022 | Última actualización: 01:28

A la altura de nuestros vecinos

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 1 segundos

Noticias Relacionadas

Esta semana quiero dedicar esta columna que me presta Castellón Información para dedicarla a mis pequeños del Ambaixador Beltrán. Es tan luminosa y sensata su visión de este mundo que el aula se convierte en un proceso de aprendizaje recíproco, donde ellos aprenden conocimientos y nosotros, sus maestros, nos impregnamos de ese sentido común tan aplastante que tantas veces nos cierra la boca.

El objetivo en política debería ser ese: aplicar el sentido común desde la escucha activa a quienes servimos. Y ese es el reto que en el PP compartimos, trabajar para mejorar y garantizar que todo esfuerzo es poco para estar a la altura de nuestros vecinos.

Hoy, son muchos los vecinos que recurren a nosotros para expresarnos su malestar por cuestiones fácilmente resolubles que siguen sin ser atendidas. Desde la reparación de aceras, a la limpieza, a la señalización de una calle o a la reparación de una farola. Son problemas sencillos que preocupan a quienes los sufren y que deberían ser objetivos prioritarios para quienes gobiernan.

Y todo ello sin desenfocar objetivos de mayor calado, como la restitución del sistema público de salud que está desmantelado, la regeneración de la playa, la construcción de un pabellón polideportivo, la promoción de suelo industrial y la apuesta decidida por nuestro tejido comercial.

Objetivos que conviertan a Almassora en referente sin ignorar los pequeños detalles que a condicionan la vida de nuestros vecinos. Porque todo suma.

Hoy Almassora se enfrenta a una inflación del 11,7%, con unas tarifas eléctricas que rozan los 200 euros/MWh, con unos carburantes, llámese diésel o gasolina, desproporcionados, y con un paro que afecta a más de 1.800 vecinos. La dureza de la situación la soportan en silencio unas familias que han empezado a recortar cuando el inicio de curso les ha salido, de media, a razón de 405 euros por hijo.

Escuchar es fundamental para actuar con la debida antelación y evitar una caída que siempre lleva aparejada daños. Hay que tender la mano, atender y trabajar para buscar la solución más eficaz. Y estamos preparados, comprometidos e ilusionados con poder conseguirlo. Trabajar para estar a la altura de lo que nos demandan nuestros vecinos y ofrecer oportunidades, bienestar y desarrollo para liderar un cambio que la calle ya ha empezado.