Miércoles, 12 de agosto, 2020  |  
El Museu de Belles Arts dedica una vitrina a la Escuela Provincial de Onda que impulsó la Diputación entre 1925 y 1938 El Museu de Belles Arts dedica una vitrina a la Escuela Provincial de Onda que impulsó la Diputación entre 1925 y 1938

- 1 agosto, 2014 -

Exhibe una veintena de piezas cerámicas realizadas en los años 20 en esta escuela pionera en el conocimiento práctico de la cerámica. El Museu de Belles Arts dedica una vitrina a la Escuela Provincial de Onda que impulsó la Diputación entre 1925 y 1938

 

Castellón Información

El Museu de Belles Arts de Castellón acoge desde hoy una nueva vitrina en su espacio expositivo dedicada a la Escuela Provincial de Cerámica de Onda, que estuvo vigente gracias al patrocinio de la Diputación de Castellón entre los años 1925 y 1938.  Así, los castellonenses ya pueden disfrutar de una veintena de piezas que fueron realizas en los años veinte del pasado siglo aplicando las técnicas aprendidas en esta escuela provincial ondense.

El diputado de Cultura, José Luis Jarque, ha explicado que “es muy interesante y enriquecedor comprobar cómo ya entonces la Diputación impulsaba el conocimiento en un sector tan importante para la provincia como era y es el cerámico. Ahora todos podemos observar la técnica que entonces ya ejercían estos artistas y que dieron lugar a estas preciadas obras que forman parte de nuestro patrimonio cultural colectivo como provincia”.

Cabe señalar que la Escuela Provincial de Cerámica de Onda tenía por objeto el estudio práctico de la cerámica, en todos sus aspectos, para la formación de buenos operarios y que significó en este campo un buen vivero de artistas, cuyo magisterio ha esta presente hasta bien poco en numerosos ceramistas provinciales.

Fundada a instancias de Constantino Emo Gibertó e instalada en un local de la antigua calle San Elías, contó con profesorado de la talla de Rafael Gaya Llopis, Bautista Alos Peris, Jose María Martínez Ballester, Vicent Abat Navarro, Tomas Colon, etc, y gozó durante doce años de gran importancia, desapareciendo el ultimo día de diciembre de 1938

Se hacían estudios de dibujo, composición y técnica de la decoración cerámica, vaciado, etc., así como de física y química aplicadas a la cerámica. Se aplicaban las técnicas de la cuerda seca y el tubado para la decoración de cacharros, platos, etc., y se hacían placas hasta de 60×45 centímetros con reproducciones de cuadros religiosos y profanos.

La Escuela era gratuita y las clases se realizaban por las noches para hacerlas compatibles con el trabajo. De carácter provincial, a ella acudían alumnos de otras poblaciones ceramistas de la provincia, sobre todo de Ribesalbes, l’Alcora, Almassora y Castellón, y en el caso de alguna localidad donde los alumnos eran más numerosos (Ribesalbes), se les con­ducía a las clases mediante un coche facilitado por la misma Escuela. Esta misma prerrogativa se logrará en 1929 para los alumnos de l’Alcora, cuando alcanzaron un número superior a veinte. Los cursos contaban con unos 125 alumnos, y a pesar de ello no se podían atender todos los solicitantes por falta de local. Al finalizar los estudios podían recibir el título de peritos ceramistas de la Escuela de Onda, y si alguno mostraba aptitudes extraordinarias, era pensionado por la Diputación para realizar otros estudios en España o en el extranjero.

Las actividades de la Escuela de Cerámica tuvieron ámbito nacional, ya que a los cinco meses de su fundación se realizó una exposición en Castellón de los objetos de arte dedicados al general Primo de Rivera, y en 1929 sus obras figuraron en la Exposición de Barcelona y en la Iberoamericana de Sevilla, otorgándosele en esta última la Medalla de Oro de la Exposición.

En la escuela se intentaran todas las experiencias más modernas en el arte del fuego y del barro. Las aguadas, los esmaltes excepcionalmente bien fundidos, la tradicional técnica de la arista y la cuerda seca, etc. Afortunadamente, desde el Museo Provincial, en el año 1930, se reunieron las piezas confeccionadas con ocasión de la Feria Iberoamericana de Sevilla, y de ellas se ha realizado una pequeña selección,- candelabros, tibores, placas, pilillas de agua bendita, tinteros, etc -, y se exhibe en esta nueva vitrina que se muestra como testimonio de una iniciativa que se truncó con la Guerra Civil.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *