Noticias Castellón
jueves, 30 de junio del 2022 | Última actualización: 07:25

Las diputaciones nacieron con la Constitución de 1812 para hacer llegar la voz del pueblo frente al Estado

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 49 segundos

Noticias Relacionadas

La de Castelló fue particularmente ejemplar porque fue la primera que creó una fuerza militar propia para defender la provincia

Las diputaciones provinciales nacieron como un órgano para defender la voz del pueblo ante el Gobierno Central, con la Constitución de 2012, pero no se desarrollaron hasta enero de 1822. La de Castelló fue especialmente importante, porque fue la primera en crear una milicia en defensa del territorio. Los profesores Manuel Chust y José Antonio Pérez han presentado el libro que rinde homenaje a sus 200 años de historia

EM/ Castellón Información

 width=Esta tarde se ha presentado en la Diputación provincial el libro «Ayuntamiento de ayuntamientos. Los orígenes de la Diputación Provincial de Castellón 1812-1823”, de los profesores Manuel Chust y José Antonio Pérez, que profundiza en la historia de este organismo y revela numerosos datos sobre la Diputación de Castelló en sus 200 años de historia.

Esta iniciativa, organizada por la Diputación Provincial de Castelló, que cuenta con el respaldo de la Universitat Jaume I, es particularmente importante, porque revela de qué manera se concibieron unos órganos de gestión, con la Constitución de 1812 (La Pepa), para dar voz al pueblo llano frente a los poderes centralistas del Estado. Las diputaciones eran las entidades locales, que representaban a los ayuntamientos.

Su desarrollo no se concretó hasta 1822. Las razones de este periodo de tiempo se debieron a la guerra de Napoleón, al ascenso al trono de Fernando VII que abolió todos los poderes liberales para instaurar un absolutismo sobre un modelo de gobierno que ya hacía aguas en el resto de Europa.

 width=Con todo, tal como han relatado Manuel Chust y José Antonio Pérez, la historia de las diputaciones va paralela a la creación de las provincias, prácticamente con la configuración geográfica que se conoce ahora. Y con unas capitales de provincia que también modificaron los centros neurálgicos de gestión más próximas al ciudadano, y en muchos casos diferentes a los establecidos previamente por la división religiosa.

De esta nueva configuración surge primero la provincia de Valencia con su capital por excelencia. Pero ese nuevo modelo de gestión no podía cumplir su cometido si la distancia geográfica de la administración estaba lejana a los vecinos.

 width=
José Antonio Pérez Juan

De ahí, que naciera la Diputación de Alicante en esta ciudad, sobre el predominio de Alcoy, como centro territorial comercial, por una razón de peso, su Puerto. Y también, de esta manera, que se creara Castellón como capital de la provincia del norte, frente a la potente Segorbe.

En la presentación el libro se ha dado a conocer datos muy interesantes, como la forma en que las tres provincias, Valencia, Castellón y Alicante fueron de la mano en la configuración de ese nuevo sistema de administración. O el hecho de que Castellón fuera elegida y valorada por la Corona por su buen hacer, en la administración de sus presupuestos propios, hasta el punto de que, además de las misiones que tenían encomendados estos organismos, como los quintos y la selección de los soldados para el reino; o el control de los ayuntamientos, sus presupuestos y sus necesidades, supiera tomar las riendas para otro tipo de funciones para la provincia. También dependía de las Diputaciones la valoración de la capacitación e los maestros de escuela para poder impartir la enseñanza.

De hecho, comentaba José Antonio Pérez, Castellón fue la primera Diputación en crear una milicia propia  para proteger  las propiedades particulares, y los territorios del Maestrat.

 width=
Manuel Chust

Todos los datos relativos a la Diputación de Castelló se han obtenido a través de la consulta de las actas oficiales de este organismo, así como la indagación en otros archivos de índole superior.

Aunque también es cierto que las Diputaciones han sido muy criticadas, y que su evolución a través de la historia fue cuestionada hasta el punto de que intentaron ser ninguneadas por el poder central, estos organismos, como el de Castelló, asumieron un papel muy relevante en la evolución y defensa del territorio, en la implantación de las nuevas tecnologías, y en el desarrollo de los municipios. Y no fue sino hasta la Constitución de 1978 cuando volvieron a tener un papel propio, libre de intervencionismos, y pudieron recobrar el espíritu con el que fueron concebidas en 1812.

Esa visión de la historia es doblemente relevante en estos momentos, destacaba el presidente de la Diputación, José Martí, cuando se trata de reivindicar a las Diputaciones como órganos de gestión para garantizar el desarrollo de los municipios de la provincia, fundamentalmente los más pequeños.

 width=José Martí, ha reivindicado una Diputación de Castellón del siglo XXI “desde el municipalismo, el consenso y el acuerdo de las fuerzas políticas”. Y ha afirmado: “Creemos sinceramente que la Diputación de Castellón del siglo XXI puede dibujar una síntesis hegeliana que se puede hacer, de hecho, se está haciendo, desde el municipalismo y por tanto desde el consenso y el acuerdo de todas las fuerzas políticas provinciales”.

El presidente ha reivindicado unas diputaciones “que son y se creen con toda la fuerza administración local y desde la intermunicipalidad se arraigan en el territorio, proporcionan servicios en los municipios y vivifican la mayoría de edad municipal. Son de los pueblos y para los pueblos, crean sinergias con comarcas y mancomunidades y actúan como poder vertebrador y descentralizador del territorio”.

En el acto de presentación también ha estado presente la rectora de la Universitat Jaume I (UJI) Eva Alcón, quien ha empezado su intervención felicitando la Diputación de Castelló por el bicentenario y ha subrayado “el acierto de incorporar como parte de la conmemoración el análisis histórico sobre los orígenes y la evolución de una institución tan presente en la vida cotidiana de la ciudadanía como es la Diputación, y hacerlo, además, desde el rigor académico”.

 width=Alcón ha agradecido el trabajo de los autores de Ayuntamiento de ayuntamientos. Los orígenes de la Diputación Provincial de Castellón 1812-1823 “para poner su conocimiento, su investigación y su capacidad de análisis al alcance de la sociedad a través de esta obra” y ha destacado que la presentación del libro y la organización del congreso “son un ejemplo más de la colaboración entre la UJI y la Diputación”.

Los autores han recordado que este año 2022 se cumplen doscientos años de la reforma territorial y la instalación de las primeras Corporaciones provinciales y han destacado que, hasta la fecha, “poco se conocía de esta efeméride”. “Son escasas las fuentes conservadas sobre este periodo de la historia de nuestra provincia y la historiografía apenas ha prestado atención a esta época en tierras castellonenses. Además, únicamente se custodian las actas de aquella primera Diputación, y se desconoce el paradero de toda la documentación administrativa generada por esta Corporación durante el Trienio Liberal”, han señalado.

Además, los profesores han puesto en valor la importancia de estos documentos “que nos ha llevado a transcribir su contenido e insertarlas en este trabajo como apéndice final para facilitar su consulta a futuros investigadores”. Finalmente, Manuel Chust y José Antonio Pérez Juan han manifestado que “somos conscientes de que nos encontramos al principio de una ingente tarea pendiente de acometer. Nuestra investigación ha de servir de base y revulsivo para el inicio de nuevos trabajos que ayuden a profundizar en nuestro pasado”.