Noticias Castellón
martes, 09 de agosto del 2022 | Última actualización: 00:18

La retirada de la Cruz del Ribalta, en exposición pública durante 20 días

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 2 segundos

Noticias Relacionadas

Castelló no esperará al pronunciamiento del juzgado sobre las cautelares y la entregará cuanto antes al obispado de Segorbe-Castelló

El Boletín Oficial de la Provincia ha publicado hoy el decreto aprobado por la Junta de Gobierno Local para retirar la Cruz del Ribalta y entregarla al Obispado de la Diócesis Segorbe Castellón. Tras la exposición pública de 20 días y si no se producen alegaciones, la cruz será retirada y ‘entregada en perfecto estado’ a la iglesia católica.

Eso significa también, que el ayuntamiento no esperará al pronunciamiento del juzgado sobre las medidas cautelares solicitadas por diferentes asociaciones.

Y todo eso (en función de las alegaciones) se producirá en pleno verano, cuando es menos probable que se produzcan protestas o manifestaciones contra esta decisión.

El decreto fue aprobado por la Junta de Gobierno el pasado 23 de junio, pero no ha sido hasta ahora cuando lo ha publicado el BOP, lo que confiere legalidad a la decisión y, además inicia el plazo de alegaciones.

Cruz Ribalta Castellón

El resto de la operativa municipal ya está aprobada: el proyecto para ejecutar la retirada, la restauración de la cruz latina si, como se teme, por su mal estado, sufre algún deterioro y su entrega ‘puerta a puerta’ al obispado de Segorbe de Castelló. Lo único que no está cubierto por el ayuntamiento es la colocación de la cruz en su nuevo emplazamiento, la plaza de Santo Tomás de Villanueva.

El decreto que publica el BOP también acuerda retirar del patrimonio municipal la Cruz del Ribalta.

Lo que no está comprendido ni en el proyecto ni en la conservación es el pedestal, el ‘mazacote’ donde actualmente reposa la cruz latina, que será demolido sin el menor miramiento.

Los nuevos matices de 'la película'

Muchos son los matices que modifican este decreto en relación a las decisiones adoptadas previamente por el ayuntamiento de Castelló, desde que se optó por suprimirlo del Parque Ribalta.

A finales de la anterior legislatura, todo el conjunto era un monumento franquista en el que no se distinguía ni su simbología religiosa ni se aceptaba su resignificación democrática ya con los ayuntamientos democráticos como homenaje a todas las víctimas de la guerra civil.

Ahora, por lo menos, se acepta que “la cruz latina que preside el monumento a los Caídos, sito en el Parque Ribalta, en atención a su dignidad como símbolo religioso representativo de las personas creyentes”

Y en atención a ese simbolismo es por el que se ofreció la cruz a las diferentes creencias religiosas registradas en Castelló. Solo el obispado de Segorbe Castelló reclamó la entrega de la cruz.

Otro detalle importante es que, si las alegaciones no vuelven a paralizar el procedimiento, el equipo de gobierno podrá distanciar esta retirada de las elecciones municipales del próximo año. Importante para algunos grupos municipales ante el temor de que pudiera repercutir electoralmente.

Finalmente, cabría recordar que, cuando se planteó inicialmente que había que sacar la cruz del Ribalta, fuera como fuera, a nadie se le escaparon las declaraciones de la concejal, para que fuera trasladada a un ‘Museo de los horrores’, y no se descartaba que el monumento pudiera sufrir un fatal accidente en aquella maniobra.

Ahora en cambio, el ayuntamiento se compromete a retirarla con cuidado, a restaurarla completamente, a entregarla en perfecto estado e incluso, a correr con los gastos de la restauración y de la entrega al Obispado en el lugar elegido por la confesión católica. Algo ha cambiado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí