Noticias Castellón
miércoles, 30 de noviembre del 2022 | Última actualización: 01:34

Escaparate de altura

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 33 segundos

Noticias Relacionadas

Los mercados municipales de Castellón necesitan atención e inversiones. La ciudad cuenta con unas magníficas instalaciones que concentran y ponen a disposición de los vecinos lo mejor de nuestra agricultura, productos frescos, de alta calidad, saludables, que son la envidia de muchos otros consumidores. Pero también es cierto que el escaparate, ahora mismo no es el mejor. El Mercado de Abastos, el Mercado Central y el Mercado de Sant Antoni necesitan inversiones que posibiliten su modernización y adaptación a los nuevos estilos de consumo y que dignifiquen y sitúen los recintos a la altura del producto que ofrecen los abastecedores.

La situación no es nueva. Llevan 8 años acumulando promesas de mejoras e inversiones que nunca llegan. Aunque se hayan vendido a bombo y platillo, y haya quedado más que patente que se trataba solo de anuncios electoralistas. Esta misma semana he vuelto a visitar el Mercado de Abastos de Castellón. Todo sigue exactamente igual. Con los mismos problemas en la cubierta del recinto, que en algunos tramos tiene incluso agujeros. La misma falta de saneado de instalaciones. Los mismos problemas de accesibilidad, de limpieza del entorno, de recogida de los residuos que se generan en cuanto a palets y cajas, sin policía para el control de ingresos y salidas… El recinto que es la gran despensa de los productos de Castellón no puede estar en estas condiciones, de falta de mantenimiento. Hace cuatro años que la alcaldesa de la ciudad les prometió una renovación integral, pero cuatro años después, todo sigue igual… Las promesas se siguen renovando, pero las realidades… Ni conexión a la fibra óptica para las telecomunicaciones disponen, en pleno siglo XXI.

Lo mismo ocurre con el Mercado del Central. En campaña electoral, la socialista Amparo Marco mostró incluso maquetas y aludió en su diseño a recintos espectaculares de ciudades europeas… Pero nada ha quedado de todo aquello, salvo los titulares cuatro años después han confirmado que se trataba solo de propaganda. Y lo mismo ocurre con el Mercado de San Antoni, muestra inequívoca de las dificultades por las que atraviesa ahora mismo el comercio de proximidad y barrio.

¿Y qué decir del Recinto de Ferias y Mercados? La quiebra de la empresa concesionaria solo ha servido para poner de manifiesto la incapacidad del equipo de gobierno por reflotar una instalación que tiene un gran potencial, pero que ahora mismo no ofrece ni servicios tan básicos como el parking subterráneo, que sigue cerrado. La quiebra de la empresa, que se aprovechó como arma arrojadiza en campaña electoral por parte del gobierno socialista de Castellón, se ha vuelto en contra de él como un boomerang, evidenciando su incapacidad.

Es hora de invertir en los recintos municipales para mejorar su imagen, sus servicios y sus prestaciones. Y por supuesto, modernizar recintos como el Mercado Central o el de Sant Antonio, que pueden servir de revulsivo como atractivo turístico y gastronómico.