lunes, 17 de enero, 2022  |  

- 1 octubre, 2013 -

Susana Ros. Diputada socialista por Castellón en el Congreso. El pasado martes intervine en  el Congreso de los Diputados para pedir al Gobierno que... Libros de texto y material escolar

Susana Ros. Diputada socialista por Castellón en el Congreso.

El pasado martes intervine en  el Congreso de los Diputados para pedir al Gobierno que se comprometa económicamente a que ningún estudiante se quede sin ayudas para libros de texto y material escolar,  y que habilite en los próximos presupuestos del 2014 el nivel de becas que ha recortado. Es irrenunciable.

La creación de un sistema de préstamo gratuito de libros de texto y otros materiales curriculares  es una propuesta oportuna y necesaria. Pero si no se dota de cantidad económica es un brindis al sol, nada de nada.

Todos pensábamos que el curso pasado sería el peor de la historia, pero estábamos equivocados. Este lo superará. Muchos ya lo califican como el curso de la supervivencia.

Por segundo año consecutivo, y desde que gobierna el PP, la vuelta al cole resulta imposible de pagar para muchas familias.

Padres y madres afrontan como pueden este inicio del curso escolar más difícil en muchos años, con menos presupuesto, menos profesores, menos becas y menos ayudas, perdiendo así los logros de las últimas décadas. 5.200 millones de euros menos en el presupuesto del ministerio, están provocando el deterioro de la igualdad de oportunidades y la pérdida de calidad de la educación pública.

El Ministro reconoció que más de medio millón de niños han perdido las ayudas de libros de texto porque el gobierno ha recortado 61 millones de euros. Una barbaridad. En España más de dos millones de desempleados no perciben ninguna prestación. Una cifra sin precedentes.

Es incomprensible que cuando más necesitan las familias la ayuda del Gobierno, menos se les presta. La falta de ayudas para libros de texto y el alto coste del material escolar, con un escandaloso IVA del 21%, dibujan un escenario en el que cada vez hay más obstáculos insalvables para un número de familias que no para de crecer.

Y el Gobierno dirá que la crisis le ha obligado. NO. Todos los recortes no tienen origen en la crisis, sino en la ideología de este gobierno. Con el PP, la educación pública se deteriora y se acaba la igualdad de oportunidades. Con el PP, la educación de calidad queda reservada a quien pueda pagarla.

Desde el Grupo Socialista queremos decir a la comunidad educativa que nos ponemos de su lado.

Se pueden cambiar las cosas, otra política es posible y eso es lo que haremos los socialistas. Cuando volvamos al Gobierno, cambiaremos todas las políticas regresivas que impone el PP, sobre todo los recortes  en educación,  becas y  ayudas. La educación es un derecho, no un negocio

Porque en educación ni un paso atrás, siempre adelante.

Whatsapp Telegram