jueves, 15 de abril, 2021  |  

- 30 noviembre, 2015 -

Rafa Cerdá Torres. Abogado. No son buenos tiempos para la tranquilidad: sumergidos como estamos en una marea de consumismo atroz ante las Navidades tocando... Respirar

Rafa Cerdá Torres. Abogado.

No son buenos tiempos para la tranquilidad: sumergidos como estamos en una marea de consumismo atroz ante las Navidades tocando a la puerta, con los políticos de todo tipo y condición desplegando sus dotes de seducción prometiendo poco menos que el paraíso a los sufridos contribuyentes, siempre que ganen sus siglas por supuesto…

Y como remate a las fiestas navideñas y al atracón previo de las elecciones generales, nos vemos obligados a afrontar todo un despliegue de cenas, almuerzos, desayunos, meriendas y quedadas varias con grupos de amigos, antiguos compañeros de colegio y personas de las que apenas sabemos nada el resto del año, y de repente, todo se convierte en una algarabía de compromisos agotador y agotante.

¿Mi consejo?, respirar. Menuda tontería ¿verdad?, fijarse en un gesto corporal inconsciente y que sin embargo, nos mantiene vivos, encierra una lección para mí muy importante: con tanta información, con tanto suceso, con tanta política, con tanta fiesta y con tanto de todo… ¿qué le provoca un verdadero suspiro?, uno de esos de alegría, o de simple tranquilidad o de recuerdo de algo o de alguien. Para muchos, estas próximas fiestas de Navidad siempre evocan recuerdos tristes ante la falta de personas queridas que ya no se encuentran a nuestro lado. Y parece que esa tristeza se afronte con un aluvión de atracones y jaranas de todo pelaje, y lo único que se consigue es incrementar la sensación de vacío.

Respire, de verdad. Permítase momentos de calma, aleje todo aquello que parece divertido pero es totalmente superficial. Las cuestiones fundamentales ocurren todos los días, la Navidad anticipa un mensaje muy simple, cuanto mayor es nuestra libertad, mejores son nuestras acciones. Durante estos días tan frenéticos del último mes del año, participe en aquellas reuniones de la gente que le acompañe todo el año, celebre a la gente que tenga cerca y actué de la mejor forma, al igual que harían aquellos que no se encuentran a nuestro lado.

Las fiestas que se aproximan son días de Paz, no los cambiemos por jornadas de falsa diversión. Afrontemos las cuestiones importantes con el mejor de los regalos, cuidando de los nuestros y de nosotros mismos. Lo demás, sólo provoca sofocos…

 

Whatsapp Telegram