Miércoles, 30 de septiembre, 2020  |  

- 30 diciembre, 2012 -

Pascual Montoliu. Ha sigut capellà, professor d’antropologia i teologia, i tècnic comercial. Podría haberse ahorrado Su Majestad el discurso navideño de este año. El pueblo...

Pascual Montoliu. Ha sigut capellà, professor d’antropologia i teologia, i tècnic comercial.

Podría haberse ahorrado Su Majestad el discurso navideño de este año. El pueblo ya no está para escuchar cuentos de hadas. A Rajoy, que, según dicen, es quien ahora gobierna, le compete el deber grave de meter mano a tantos desmanes que han convertido a España, que pretendía ser un estado de derecho, en un estado de mafia protegido por un sistema judicial inoperante y un parlamento de caciques.

La misma Casa Real, hecha su capa un sayo, ciñe ahora la corona como llave para el tráfico de influencias, cuando le fue otorgada por el pueblo soberano como instrumento de orden y de concordia.

En Andalucía Chaves, todo un presidente del PSOE, mientras decía gobernar amparó la trama de los EREs falsos, que premiaba con prejubilaciones fraudulentas, con cargo al saqueo del dinero público, a estómagos agradecidos  del partido y sus familiares. La jueza encargada del caso, desamparada del Judicial, duerme ahora el sueño de los deprimidos con prozac y otros psicótropos.

La trama Gürtel parece que se ha quedado pegajosa entre los dedos de una judicatura que es más manca que ciega y que por mirar no ve. Se tapa los ojos para no investigar e instruir, y se quita la venda a la hora de la sentencia. Y así resulta que el corrupto PP, cuando era oposición, es ahora por metamorfosis áulica  parte y juez de la corruptela hispánica. No en vano Gallardón, que prometió reformar la ley para devolver la independencia al Poder Judicial y sacarlo de las garras de los caciques políticos, echa marcha atrás y en un indecente coitus interruptus dice Diego donde antes dijo digo. Nada nuevo bajo el sol pepero. Aznar, en el 96, nos prometió lo mismo y, una vez montado en el borrico, le dio a la brida y a las espuelas, pasando página al grito de siga el juego.

Nació Aznar como gobernante marcado por el pecado original de la corrupción pactada entre Felipe González y Jordi Pujol, quienes le metieron de tapadillo al ministro Serra el Chico, encargado de tapar las vergüenzas del Gal; y en otro flanco el ministro Piqué se ocupaba de taponar el escándalo de KIO. La pareja González&Pujol se hizo amiga a raíz del expolio de Banca Catalana, cuando se firmó el pacto de no agresión y de socorros mutuos y secuestraron de consuno la Constitución con aquella modificación infame del sistema de elección del Consejo del Poder Judicial.

Así ocurre ahora en el grupo Prisa -hoy por ti, mañana por mi-, que salió esta semana a echar tinta de calamar para desviar la atención sobre las supuestas intenciones españolistas de la policía, que investiga delitos graves de corrupción política, y así dejar en la penumbra todos los negocios opacos efectuados, al amparo de la señera y la patria catalana, por la familia Pujol y su entorno de CiU. Lo de Prisa ya no es periodismo, sino pura literatura de mercenarios.

En tiempos del Che cantaban los guerrilleros andinos: “Dicen que la patria es un fusil y una bandera. La patria son mis hermanos que están labrando la tierra.” En Cataluña ahora dicen que la patria es el idioma catalán y la señera. No es así. Estos sólo son la vitela con que se pretende dar imagen a negocios opacos y fraudulentos. Lo indecente es que todo esto ocurra cuando los hermanos ni siquiera pueden labrar la tierra, ya que la mayoría están en paro.  Mientras, los políticos juegan a soldaditos de plomo y castillos feudales. Todos quieren ser princesas.

Google+
Whatsapp Telegram


  • Exacta fotografía, de un país manipulado por unos desalmados, que sólo se preocupan de robar y emboscarse en una impunidad manipulada por ellos mismos, ya que son quienes mandan en la Justicia, y en la Legislación estatal o Autonómica, que en algunas Comunidades, parece estar por encima de las Leyes estatales o de la misma Constitución que nos dimos todos los españoles.

    Y Rajoy, haciendo de D. Tancredo, sin tomar ni una sola medida para acabar con tanta inmoralidad e indecencia a todos los niveles.

    Lo único que gestiona con sensatez, es la reducción del déficit exterior, pero eso sí, sin tocar ni uno solo de los privilegios de los políticos, sindicalistas, y haciendo recaer todo el peso sobre la espalda de los contribuyentes y jubilados.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *