martes, 21 de septiembre, 2021  |  

- 12 mayo, 2013 -

Juan José Pérez Macián. Concejal delegado del Área de Gobierno de Hacienda, Modernización y Administración Municipal del ayuntamiento de Castellón. Antes que nada, en... Perdón a muchos. Gracias a uno

Juan José Pérez Macián. Concejal delegado del Área de Gobierno de Hacienda, Modernización y Administración Municipal del ayuntamiento de Castellón.

Antes que nada, en primer lugar y por encima de todo, perdón. Expongo y pido disculpas a todas aquellas personas que desde el movimiento 15 M defienden derechos ciudadanos mediante protestas cívicas y comportamientos democráticos, y que se sintieron ofendidas por los duros e inapropiados calificativos que utilicé en un artículo de opinión de marzo pasado en este diario digital, para referirme a determinados posicionamientos del 15 M en actos de protesta que en aquellas fechas se llevaban a cabo en distintos puntos de España. Hice públicas mis disculpas el viernes, tras estallar la polémica, y las reitero aquí y ahora, insistiendo en que solo pretendí censurar las conductas agresivas, violentas y antidemocráticas que, desde dentro de aquel movimiento o amparándose en él, practican solo algunos y dirigen solo hacia un partido político y no hacia otros no menos sospechosos de conductas irregulares. Lo hice desde el legítimo derecho a la libertad de expresión del que también yo gozo, si bien extralimité el elevado tono de unos calificativos inadecuados e irrespetuosos, y lo lamento profundamente. Por todo ello, perdón a muchos ciudadanos.

Y en segundo lugar, gracias. Gracias a ese alguien cercano a este diario digital que, no tengo duda, esta mañana de domingo será de los primeros lectores de mi columna en castelloninformacion.com. Madrugará porque necesitará calmar la ansiedad, estoy seguro, por conocer mi respuesta a la polémica que él indujo twitteando el pasado miércoles mi opinión de marzo, y filtrándola el jueves a un diario de papel tras sufrir la decepción de que su twitteo no había surtido el resultado escandaloso que buscaba. Y ahí, sí, acertó.

Pues que sepa que le estoy agradecido, y por varias razones. Cuando este diario me pidió que colaborara con una columna de opinión y acepté el compromiso, lo hice con la esperanza y la ilusión de que se leyera, de que llegara, de que transmitiera. Y él, intencionadamente, le ha dado difusión nacional. Aquella opinión de marzo pasado de la que hoy hablo se leyó entonces, en marzo, claro que se leyó. Y no se produjo polémica alguna ni comentarios contrarios a la misma ni en marzo ni en abril. Es evidente que aquella opinión de actualidad política, leída y analizada en el momento en que los acontecimientos a que se refería se producían, es decir, debidamente contextualizada, no produjo en los lectores el rechazo que sí ha producido a quienes la han leído por primera vez dos meses después fuera de su contexto político y social. Y reitero no obstante, de nuevo, mi desacierto en la selección de los calificativos que utilicé y por los que no me cansaré de disculparme. Así que, gracias.

Gracias, también, porque lo sucedido me ha permitido darme perfecta cuenta de mi error y de los excesos con que me exprese. En consecuencia él filtrador me ha facilitado una magnífica oportunidad de expresar mis disculpas a todas aquellas personas que, sin yo poderlo sospechar, se hubieran ya podido sentir ofendidas antes del pasado viernes.

Finalmente, he de agradecerle al filtrador lo que ha hecho porque, sumando, sumando, ha despejado a muchos, definitivamente, toda duda presente y futura de hacia dónde va y cuál es el rumbo que ha elegido y las aguas en que pretende navegar. Y esa información, en política, es importante.

Whatsapp Telegram