domingo, 28 de noviembre, 2021  |  

- 31 octubre, 2015 -

Jorge Fuentes. Embajador de España. No es cuestión de seguir las elecciones en todos y cada uno de los países del mundo pero he... Elecciones en Polonia

Jorge Fuentes. Embajador de España.

No es cuestión de seguir las elecciones en todos y cada uno de los países del mundo pero he ahí que las Generales de Polonia celebradas el pasado domingo 24, me pillan en Varsovia y teniendo en cuenta las particularidades del país, no me resisto a contárselas.

Y es que, dentro de Europa, Polonia -aunque situado en el otro extremo del continente- siempre es colocado en relación con España por ser ambos países muy parecidos en superficie y población, por crecer los dos a ritmos semejantes y por tener durante los últimos años los dos parecidos gobiernos afiliados al Partido Popular Europeo.

Las recientes elecciones polacas acaban de cambiar su escenario político. El partido Ley y Justicia (PiS) venció limpiamente y por mayoría absoluta a la Plataforma Ciudadana (PO) cuyo líder y ex Primer Ministro del país, Donald Tusk, había sido nombrado recientemente presidente del Consejo Europeo en Bruselas.

Lo curioso del caso y esa es la principalísima diferencia con España, es que dé los cinco partidos que han logrado acceder al Parlamento (Sejm), cuatro son de derechas, el quinto es el partido Campesino y por primera vez desde el final de la Guerra Fría, la izquierda socialista no ha logrado acceder al Sejm.

Imaginen ustedes que el 20D, el PP en España fuera desplazado no por el PSOE, por Ciudadanos o Podemos sino por VOX y que a la derecha de este partido aun quedaran un par de formaciones. Eso es lo que ha ocurrido en Polonia.

Lo cierto es que en Polonia, como en algunos otros países de Centroeuropa que quedaron sojuzgados por el comunismo soviético, el escarmiento fue profundo y todo lo que huela a izquierda, aunque sea un socialismo edulcorado, es rechazado por el electorado.

Desde que cayó el Telón de Acero y triunfo Solidaridad, la izquierda solo logro acceder al poder tras la derrota del líder de Solidaridad Lech Walesa, gran agitador político pero endeble estadista. Por aquellos años, la derecha aún no estaba políticamente preparada y por el contrario, los cuadros ex- comunistas eran fuertes, dominaban todas las esferas del poder y no habían sufrido ninguna purga ya que Walesa quiso ir a una reconciliación tranquila, pasando la página de una Historia terrible sin haberla leído antes.

Los hermanos mellizos Kaczynski, ex estrellas cinematográficas infantiles, construyeron una robusta derecha que copo la Presidencia y el Primer Ministerio. A la muerte del Presidente en 2009 en el dramático accidente aéreo que costó la vida a buena parte de la cúpula del partido Ley y Justicia, que se dirigía a rendir honores a los cientos de polacos asesinados en Katyn (Rusia), pareció cercenar todas las posibilidades de la derecha. He ahí que el hermano superviviente, Jaroslaw, ha logrado una victoria rotunda y ello poco después de que su partido lograra conquistar también la Presidencia de la Republica.

Es probable que en Bruselas hubieran preferido la victoria de la Plataforma Ciudadana, más dócil y acomodaticia, pero los polacos han preferido a PiS antes nacional que Europea, más reivindicativa, menos buenista. En los próximos años sería deseable que el nuevo gobierno polaco no perdiera de vista la perspectiva comunitaria en temas tan cruciales como los refugiados, la crisis de Ucrania o la recuperación económica.

 

Whatsapp Telegram