Noticias Castellón
martes, 04 de octubre del 2022 | Última actualización: 21:28

Sumar, sumar y sumar

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 57 segundos

Noticias Relacionadas

Marisol Linares. Vicesíndica del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes Valencianas.

En la última convención del Partido Popular  celebrada en Madrid, el ex presidente José María Aznar despertó el sentimiento de partido que se encontraba aletargado con un discurso y con una serie de preguntas que despertó a los que allí  estuvieron y escucharon sus palabras.

“¿Dónde está el Partido Popular? ¿Quiere ganar las elecciones el PP? Tres consejos os doy: sumar, sumar y sumar”.

Hubo mucho de autocrítica, conocedor de la situación interna del partido por parte de un líder como Aznar que en público y en voz alta reflexiono.

El  mensaje  fue recogido por el aforo.

Estamos viendo continuamente como el PP en muchas ocasiones sólo trabaja en una sola dirección y con mucho sentido de la responsabilidad para sacar a este país de la crisis, pero se olvida que hay un partido que lo sustenta y unos afiliados con los que se debe contar siempre, sean gordos, pequeños, altos o bajos, mayores o jóvenes

Sin embargo, la realidad es otra. Por ejemplo lo podemos ver últimamente en algunos medios de  comunicación a la hora de filtrar nombres para las listas, eso no es ocurrencia del periodista que cubre la noticia, sino que es el propio partido el que alienta esta información.

Cuando se acerca el momento de hacer listas las personas están pendientes de cualquier nota o movimiento que hace el jefe, que coge el lápiz y papel para hacer las listas y todos esperan ser de los agraciados para defender el interés del PP en las Cortes o en una lista municipal en los próximos comicios.

¿Dónde está el PP?  Lejos de los  consejos que dio Aznar, los que conocemos los entresijos del partido sabemos que estos mensajes salen de dentro de la organización para decir con que personas no se quiere contar en el futuro: es una falta de respeto hacia las bases.

Es un error  grave, a cuatro meses de elecciones, que el ejército caiga en el desánimo y desaliento en unos momentos donde la suma de todos es más necesaria que nunca.

Está claro que los consejos de Aznar cayeron en saco roto.  El PP atraviesa momentos de debilidad donde todos los brazos son necesarios para trabajar y ganar las elecciones.

No es lógico ni razonable que el ejército este desmotivado por los propios generales que dirigen la organización, a la tropa se la humilla y se la aparta antes de empezar una batalla que puede acarrear, en estos momentos, consecuencias imprevisibles.

Muchas de esas personas a las que se les envía mensajes mediáticos de exclusión tienen años de trabajo y predicamento entre muchos colectivos, ya que han sido muchas horas y desvelos que han dedicado a los demás. Eso se hace con los años y el devenir de los tiempos.

Si el ejército se rebela con los generales irán debilitados a la guerra y si se prescinde de algunos soldados el ejército no estará a pleno rendimiento, la estrategia fallara de forma estrepitosa.

Cuando Aznar apelo a sumar y sumar sabía lo que decía y sabía que las “personas no somos imprescindibles pero que a la vez todas somos necesarias”.

Lo importante es la marca y el proyecto de sociedad que durante veinte años hemos estado construyendo, por eso en el mismo caben todos sin excepción.

La tan llevada y traída regeneración no es solo de personas sea cual fuere su edad, sino de ideas y de nuevas formas, ya que el partido debe adaptarse a la sociedad actual y acompasarlo con los tiempos que nos ha tocado vivir.

Las listas abiertas,  los procesos de primarias, un cargo una persona, la limitación  de los mandatos etc. etc. deberán ser cuestiones que en los próximos congresos deberán debatirse y aprobarse si entre todos queremos, mientras tanto rigen los estatutos que nos dimos en los diversos congresos y estos están para cumplirlos.

Se acercan tiempos difíciles y la calle no se identifica con el Partido Popular. La gente que nos fue siempre fiel ha perdido la confianza en nosotros y ahí es donde debemos luchar con todas nuestras fuerzas y con todas las personas que formamos la familia popular.

Nuestros simpatizantes y afiliados no ven con agrado las guerras de listas ni que se aparte a personas que han considerado en muchas ocasiones pilares fundamentales de la organización.

Como dijo Aznar: sumar, sumar y sumar.