Noticias Castellón
jueves, 11 de agosto del 2022 | Última actualización: 22:42

¡Regala ciencia esta Navidad!

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 41 segundos

Noticias Relacionadas

Guillermo Miró. Ingeniero Industrial.

Hola a todos. Ya que ésta va a ser la última columna antes de Navidad, y en consonancia con el espíritu que nos rodea en estas fechas, me gustaría colaborar recomendando algunos juguetes con cierto carácter científico por si acaso no tenéis pensado el regalo ideal para vuestros hijos, hermanos, sobrinos… ¡Incluso para los abuelos!

Todos sabemos del interés de los niños por el mundo de su alrededor, prácticamente desde que nacen. Los niños son “investigadores” por naturaleza: miran, tocan, prueban, preguntan... Es por ello que les podemos ayudar a aprender ciencia, apoyándonos en el interés natural por todo lo que les rodea.

Uno de los regalos más interactivos y multimedia que podemos encontrar es el que menos lo parece en teoría. Se trata de  regalar un libro. Un libro es un regalo que desarrolla la capacidad de imaginación mientras que ayuda al aprendizaje sobre lo que está leyendo, y si es ciencia mucho mejor. Recuerdo un par de libros que me regalaron de pequeño: uno sobre el universo, que explicaba de manera sencilla las estrellas, los planetas… y otro donde aparecían esquemas de máquinas, por ejemplo electrodomésticos, y cómo funcionaban.

Por otro lado, no hay nada como un buen rompecabezas para ejercitar la materia gris. Es conocido que éstos desarrollan ciertas habilidades y destrezas en los niños como la capacidad de análisis y síntesis, visión espacial, el pensamiento lógico y la creatividad... Y estas dos últimas cualidades son pilares importantes del pensamiento científico. Además, este regalo no sólo sirve para los más pequeños de la casa. Recientemente se ha demostrado que las personas que juegan a rompecabezas tienen niveles reducidos de una proteína que contribuye al desarrollo del Alzheimer, por lo que también es un buen regalo para los abuelos. Por supuesto, los rompecabezas no sólo son físicos, sino también las sopas de letras, crucigramas… típicos en el periódico y en los libros que venden en los quioscos.

Aparte de estos regalos de ámbito más general, existen una gran variedad de juguetes con un carácter científico más específico. Para enseñar astronomía, no hay nada como regalar un telescopio para utilizar en noches de verano en el Penyagolosa. Para aprender geología, un buen regalo es una caja con unos cuántos minerales, no todos, para que la colección se pueda seguir completando mediante expediciones terrestres. Para nuestro futuro médico, un regalo ideal sería un modelo del cuerpo humano desmontable, para explicar músculos, órganos, huesos… Por último, un regalo muy interesante para un físico son los juegos de construcción magnéticos que combinan la explicación del magnetismo y nociones de estructuras.

Dejo un montón de regalos en el tintero, así que si alguien quiere ayudar a completar esta lista, los comentarios están abiertos para mejorarla y así fomentar el interés por la ciencia de los más jóvenes de la familia. ¡Feliz Navidad a todos!