lunes, 23 de noviembre, 2020  |  
Bajar impuestos Bajar impuestos

- 29 octubre, 2020 -

Begoña Carrasco. Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón Los castellonenses necesitan una bajada de impuestos. Y el Ayuntamiento de Castellón... Bajar impuestos

Begoña Carrasco. Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón

Los castellonenses necesitan una bajada de impuestos. Y el Ayuntamiento de Castellón ha tenido la oportunidad de contribuir con esta medida a incrementar la calidad de vida de los vecinos. Pero el tripartido de la izquierda que preside Amparo Marco ha desaprovechado la ocasión. Una oportunidad perdida, que nos va a costar a los vecinos de la capital de la Plana mucho esfuerzo, precisamente en el peor momento posible, con una crisis sanitaria inédita y una crisis económica desbocada.

Frente a eso, el equipo de gobierno municipal de la capital se limita a activar unas medidas que son simples migajas y que evidencian, una vez más, la falta de ambición a la hora de ayudar a los castellonenses. Sobre todo porque el Ayuntamiento recauda una cantidad extraordinaria de dinero, a base de los impuestos que cobra inflexiblemente desde el 1 de enero, pero que luego no es capaz de devolver a los vecinos en forma de inversiones y servicios.

Sin ir más lejos, desde el año 2015, el Ayuntamiento de Castellón ha acumulado unos remanentes de ni más ni menos que 94 millones de euros, de manera que ha devuelto a los bancos hasta 36 millones de euros por encima de las obligaciones contraídas. Es decir, 36 millones que podrían haberse quedado en el bolsillo de los castellonenses.

El Ayuntamiento de Castellón no ha rebajado ni una décima el IBI a los castellonenses. Seguirá manteniendo el tipo del coeficiente municipal en el 0,69%, un impuesto que afecta directamente a todos y cada uno de los vecinos. Y por si fuera poco, le ponen palos en las ruedas de las empresas, que son las que crean empleo. Y sirva de ejemplo el alza del IBI al puerto, lastrando la competitividad de las firmas que allí operan, en lugar de bajarles la tasa, tal y como les pedíamos desde el Partido Popular, que hubiera permitido ahorrarles una presión de 800.000 euros, menos de lo que ha supuesto el aumento de los sueldos del equipo de gobierno de Amparo Marco, que es de 850.000 euros más que en 2019. Ya sabemos por qué se oponen, pues, a bajarles los impuestos a las empresas y a los castellonenses.

Y se puede hacer mucho más. También se pueden retocar a la baja los impuestos de las basuras y los vehículos. Pero no. Ya sabemos que la izquierda es de exprimir al máximo a los contribuyentes. En Castellón se está siguiendo al pie de la letra el guión que ha impuesto Pedro Sánchez, que está a segundos de activar el mayor hachazo fiscal de la historia de España, en contra de lo que están haciendo todos los países europeos, y con el único objetivo de seguir sosteniendo la estructura de un gobierno sobredimensionado e ideologizado, que para nada está en resolver los problemas de los ciudadanos, sino en mantener sus beneficios políticos y anteponiendo sus siglas electorales.

La situación económica y social de Castellón es preocupante. Y los indicadores no son nada halagüeños. Es el momento de que el equipo de gobierno de la ciudad se ponga del lado de los vecinos.

Google+
Whatsapp Telegram