martes, 21 de septiembre, 2021  |  
A los ojos de quienes me conocen A los ojos de quienes me conocen

- 28 julio, 2021 -

Vicente Noguera Gamón. Excoordinador de Vox Benicarló. A todos lo que me conocéis os dejo caer estas cuatro líneas para daros a conocer una... A los ojos de quienes me conocen

Vicente Noguera Gamón. Excoordinador de Vox Benicarló.

A todos lo que me conocéis os dejo caer estas cuatro líneas para daros a conocer una decisión, que nunca hubiera pensado que tomaría. Como sabéis, en el año 2018, un grupo de amigos decidimos emprender una ‘aventura política’ que afectaba a nuestro municipio (Benicarló), y que era: la implementación del partido político VOX en nuestra ciudad.

Después de tres años de arduo trabajo, hemos podido observar en qué ha ido derivando Vox Castellón, haciéndose extensible en Vox Benicarló y demás municipios de la provincia con afiliación a Vox.

A medida que iban pasando los días y de forma silenciosa, el Comité Ejecutivo Provincial (CEP) de Vox Castellón,se iba radicalizado en la gestión interna con la falta de democracia interna (valor constitucional y fundamental en todo partido político). Esta estrategia ha sido la tónica general que ha ido caracterizando, día a día, a VOX en la provincia de Castellón.

Y digo radicalización y con falta de democracia interna, por no tener los coordinadores ningún tipo de autonomía en la gestión, esto es, no tener la capacidad de decidir en asuntos locales del partido, ni tampoco los afiliados en la elección de sus dirigentes locales y provinciales, ni tampoco en la elaboración de las candidaturas de Vox a las elecciones estatales, autonómica y locales, mediante un proceso de primarias. La presidenta de Vox Castellón usurpó el derecho democrático de los afiliados y de manera arbitraria decidió donde presentar candidaturas y donde no (dedazos), sin tener en cuenta la opinión de los afiliados de la provincia de Castellón.

Si esto no fuera suficiente para anular las voluntades de los afiliados, la presidenta Massó prohibió taxativamente a los coordinadores locales hacer declaraciones a la prensa, ni tomar ninguna decisión de ámbito local de manera autónoma, siempre dirigidos por el CEP de Castellón, no poder…, no poder… y no poder.

En resumen, la no representación, la no participación y la paralización de toda iniciativa local es la línea en la que se mueve Vox Castellón y que llega hasta Benicarló, y a todo esto, hay que sumar un secretismo hermético, el no tener acceso a la lista de afiliados locales que van ingresando, para de esta manera poder contactar con ellos  y tener capacidad interactiva; limitando de esta manera, la capacidad de reunión y de participación en proyectos locales y/o provinciales, no poder consolidar el proyecto de VOX en Benicarló con una sede local y practicar una política de cercanía. Todo centralizado y dirigido desde el Consejo Ejecutivo Provincial de Vox Castellón.

Ante esta degradación institucional y el cúmulo de limitaciones, restricciones  y decisiones dictatoriales desde el CEP, anteriormente expuestas y, todo ello, sumado a una silenciosa y desmesurada ambición personal de algunos actores internos locales (trepas y arribistas), me he visto prisionero en una encrucijada moral. Seguir o no seguir.

Ante esta disyuntiva y, aplicando criterios de coherencia, he decidido solidarizarme con un numeroso grupo de afiliados de Benicarló y del resto de la provincia de Castellón, que han tomado  la decisión de desvincularse del partido, ante el silencio de las protestas que me precedieron en esta denuncia.

Por todos los motivos expuestos y haciendo uso del derecho de desistimiento tipificado en el artículo 9.1 de los estatutos: Renuncia expresa del interesado mediante oportuna comunicación por escrito. Y siguiendo los trámites formales, he solicitado la baja del partido político Vox Benicarló, quedando de esta manera desvinculado total y definitivamente del mismo.

Con esta decisión razonada y sentida, intento recuperar las vivencias de los valores y principios que me llevaron a afiliarme a Vox, así como mi dignidad de persona libre, democrática, solidaria, participativa y con espíritu de servicio.

De continuar en Vox Castellón me vería, sin lugar a dudas, cómplice de una institución provincial sectaria, piramidal, autoritaria, dictatorial y falta de humanidad.

Dicho esto, ya solo me queda agradecer a aquel grupo de amigos y compañeros que, con la ilusión de unos adolescentes y con la azada en la mano, iniciamos el proyecto político en Benicarló y que me ofrecieron todo su apoyo y confianza  en mi etapa de coordinador.

A todos ellos mi más sincera gratitud y sabed que siempre tendréis en mi a un amigo en el que confiar, en cualquier momento y contexto de la vida.

Salud y prosperidad para todos.

 

Whatsapp Telegram