Noticias Castellón
viernes, 07 de octubre del 2022 | Última actualización: 00:11

El Ayuntamiento de Vinaròs pide a la Diputación de Castellón la modificación del calendario fiscal 

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 32 segundos

Noticias Relacionadas

Alsina pide medidas que  ayuden a reducir la presión fiscal a los vecinos con  el atraso del cobro del IBI, la tasa de basura y el IAE

Castellón Información/Juan José Benito

El alcalde de Vinaròs, el socialista Guillem Alsina, solicita a la Diputación que adopte medidas que ayuden a reducir la presión fiscal a los vecinos con  el atraso del cobro del IBI, la tasa de basura y el IAE.

El primer edil vinarocense ha dirigido esta mañana una carta al presidente de la Diputación, José Martí, en la que solicita una modificación del calendario fiscal para frenar el impacto económico que está ocasionando el coronavirus.

Alsina explicaba esta mañana que, “aún y el  gran esfuerzo que está haciendo el gobierno provincial con la aprobación de medidas que también buscan el beneficio de toda la ciudadanía, desde el Ayuntamiento de Vinaròs  proponemos este cambio del calendario para contribuir así a la gran tarea que está desarrollando la Diputación”.

El alcalde añadía que “se trata de una propuesta no solo pensada para beneficiar en Vinaròs, sino también al resto de las poblaciones de la provincia afectadas por esta situación de emergencia sanitaria”.

Desde el Ayuntamiento de la capital del Baix Maestrat se propone una modificación del calendario fiscal en cuatro puntos en concreto, hecho que permitiría rebajar la carga fiscal a los vecinos sin que suponga un perjuicio para la gestión de la Diputación.  

Así, la primera de las propuestas hace referencia al primer plazo de cobro de los recibos, del 16 de marzo a 18 de mayo, y se pide se atrasen todo lo que se pueda para no perjudicar a los contribuyentes que más facilidades ponen para el pago de sus tributos.

La segunda medida, que hace referencia al segundo periodo (del 5 de mayo al 6 de julio), propone anular este plazo y pasarlo al tercer periodo del calendario fiscal. De esta forma los contribuyentes no tendrían que hacer frente a estos pagos tributarios, teniendo los ingresos comprometidos como consecuencia del descenso de la actividad económica.

La tercera propuesta hace referencia al plazo del 6 de julio al 7 de septiembre, en este caso se pide cobrar los recibos domiciliados del punto anterior lo más próximo posible a la fecha de finalización. 

La cuarta medida hace referencia al periodo del 15 de septiembre al 16 de noviembre, para que se proceda al cobro de los recibos del tercero y cuarto periodo, con la idéntica recomendación sobre la fecha de cobro de los recibos domiciliados, lo más próximo posible a la fecha de finalización del plazo.

Alsina insistía que “esta modificación del calendario fiscal sobre todo busca aligerar la presión económica en los contribuyentes que han visto menguados sus ingresos, que una vez pase el estado de alarma, necesitarán para reactivar de nuevo su actividad económica”.