Noticias Castellón
jueves, 01 de diciembre del 2022 | Última actualización: 21:12

Las válvulas transcateter se presentan como la solución a largo plazo de la estenosis aórtica

Tiempo de Lectura: 4 minutos, 5 segundos

Noticias Relacionadas

La intervención, no obstante, requiere una técnica con una sofisticada curva de aprendizaje y que no todos los pacientes son susceptibles de recibir.

Castellón Información

La estenosis aórtica es una enfermedad de la válvula, propia de edades más avanzadas, que conecta el ventrículo izquierdo con la aorta. El problema surge cuando la válvula sufre un proceso degenerativo y se calcifica. La cirugía convencional ofrece solución a la estenosis aórtica. Sin embargo, muchos pacientes no son susceptibles de este tratamiento por las escasas posibilidades de superar la intervención dado su delicado estado de salud. Por ello, la mejor opción son las válvulas implantadas vía catéter (TAVI), que aumentan la esperanza de vida en pacientes con lesiones en la válvula aórtica. 

Las intervenciones para implantar una TAVI requieren de un sofisticado dispositivo quirúrgico, así como de un equipo médicos multidisciplinar.  En Valencia, el Hospital Vithas 9 de Octubre es referente en TAVI en la sanidad privada por experiencia y volumen de casos tratados. 

Quirófano.
Quirófano.

En la Unidad de Hemodinámica y Cardiologia Intervencionista del Hospital Vithas 9 de Octubre cardiólogos intervencionistas analizan cada caso de forma individualizada para realizar un correcto procedimiento de implante, desde la selección adecuada de pacientes, hasta la decisión sobre la vía de abordaje o el tipo de prótesis más apropiado.

En el momento en que aparecen los primeros síntomas de estenosis aórtica, si no se solventa el problema, "las posibilidades de supervivencia son aproximadamente del 50% el primer año", explica el Dr. Alberto Berenguer, cardiólogo del Hospital Vithas 9 de Octubre.

Las válvulas transcateter evitan la cirugía abierta y ofrecen una alternativa a pacientes tradicionalmente desestimados para cirugía. "Además", matiza el Dr. Berenguer y continúa: " abren la puerta a extender sus indicaciones a pacientes de bajo riesgo quirúrgico como han mostrado los ensayos clínicos PARTNER 3i y EVOLUTE TAVR Low-Risk Trial".

La técnica beneficia a pacientes que no pueden ser intervenidos con otras técnicas por ser inoperables o de alto riesgo, pero también a pacientes de riesgo intermedio o bajo como recientemente ha aprobado la Food and Drug Administration norteamericana, lo que sin duda va a permitir extender sus indicaciones.

La insuficiencia cardíaca, la angina de pecho, la pérdida de conciencia son los principales síntomas de la estenosis aórtica. "Un paciente con estenosis aórtica severa puede vivir bien mucho tiempo, pero cuando aparecen los primeros síntomas...", se queda callado el Dr. Alberto Berenguer y prosigue tras tomar aire: "la supervivencia a largo plazo se compromete seriamente".

De hecho, la estenosis aortica severa sintomática tiene muy mal pronóstico; cuando da síntomas, las posibilidades de supervivencia son aproximadamente del 50% el primer año; tras la implantación de TAVI las expectativas de vida son las propias de sexo y edad. 

Válvulas transcateter, reducción de riesgo quirúrgico

Las válvulas transcateter comenzaron a implantarse hace diez años, desde entonces, el desarrollo ha sido asombroso. "Existen distintos tipos de prótesis, todas en general se introducen plegadas y se despliegan en el punto en el que deben implantarse", concreta el doctor.

Esta 'miniaturización' de las prótesis, así como las mejoras tecnológicas incorporadas han permitido que el abordaje se realice a través de incisiones cada vez menores, con menos complicaciones, mayor seguridad, mayores tasas de éxito y mayor durabilidad de la prótesis a largo plazo.

Corazón digital.

Por todo ello la FDA (Food and Drugs Administration) (entidad de máximo prestigio internacional en la validación de tratamientos y procesos médico/quirúrgicos( ha autorizado su utilización en pacientes de bajo riesgo, "lo que se va a traducir en una expansión de las indicaciones de este tipo de prótesis", augura el Dr. Berenguer.

Límites de la cirugía abierta

Hasta la aparición de las válvulas transcateter (TAVI) la solución pasaba por una intervención de cirugía abierta con bomba de circulación extracorpórea. El problema aparece en pacientes generalmente de edad avanzada y en ocasiones edades extremas como los nonagenarios, o con otras enfermedades que determinan pocas garantías de superar con éxito una intervención de estas características.

La posibilidad de solucionar la estenosis aórtica con una mínima incisión -vía femoral, subclavia o ventricular- reduce considerablemente los riesgos de la intervención y los plazos de recuperación .

"Los principales beneficiados son aquellos pacientes no susceptibles de ser intervenidos con otras técnicas quirúrgica", explica el Dr. Berenguer. Con esta intervención los pacientes experimentan una mejoría de su pronóstico vital a largo plazo.