Noticias Castellón
domingo, 29 de enero del 2023 | Última actualización: 21:07

Agradecimientos del TFG: TusTrabajosUniversitarios nos da las pautas para redactarlos

Tiempo de Lectura: 5 minutos, 33 segundos

Noticias Relacionadas

Te mostramos los pasos que debes tener en cuenta para asegurarte de que el trabajo va a ser de calidad

Castellón Información

Sacar adelante un TFG no es fácil, sobre todo si no tenemos en cuenta las principales pautas para redactarlo correctamente. A lo largo de este artículo te vamos a mostrar los pasos que debes tener en cuenta para asegurarte de que el trabajo va a ser de calidad. De esa manera te será mucho más fácil obtener una buena nota. Eso sí, no hay una ley universal, sólo deberás tenerlos en cuenta y adaptarlos a tus necesidades para poder triunfar.

Desde este periódico online nos hemos puesto en contacto con los profesionales en trabajos universitarios de TusTrabajosUniversitarios. Gracias a ellos hemos podido conocer de primera mano cómo redactar y estructurar el TFG.

1- Empieza con tiempo

Una de las principales claves del éxito es comenzar el TFG con tiempo. Como nos indican los expertos de Tus Trabajos Universitarios, se debería comenzar a desarrollarlo nada más que el tutor diese los detalles del trabajo. Así el tiempo no sería un problema y se podría desarrollar de manera profesional.

2- La portada

Para crear un trabajo de calidad, el mismo debe entrar por los ojos desde el primer momento. Y para conseguirlo, la portada es fundamental.

La portada siempre tiene que ir acompañada del título del TFG y luego añadir detalles llamativos que expliquen el trabajo y llamen la atención a su vez. Por supuesto, la portada tampoco debe llamar demasiado la atención. También debe incluir el nombre del autor y el DNI. A eso hay que añadir el nombre del tutor y la fecha de realización.

3- Resumen y palabras claves

Es uno de los apartados más importantes del TFG y en muchas ocasiones suele ser algo que pasa a segundo plano para el estudiante.

Este punto tiene que ir justo después de la portada, aunque como puedes imaginar, no podrás crear este apartado hasta finalizar de desarrollar el trabajo. Para que te hagas a la idea, este apartado es considerado como una carta de presentación de la memoria del TFG. De aquí que sea tan importante.

4- Índice

Es otro de los apartados que deberemos realizar al finalizar el trabajo, pero que irá justo después del apartado anterior.

En el índice tenemos que poner todos los epígrafes que tenga el trabajo. Y para que sea más fácil obtener la información, también es vital paginarlo. Es vital poner correctamente la información para conseguir que el índice sea de calidad.

5- Introducción

Es otro de los apartados importantes, pero que en ocasiones se deja de lado. Para tener la certeza de realizar una buena introducción, recomendamos dejar claros los propósitos y objetivos que buscamos a la hora de desarrollar el TFG. De esa manera dejaremos claro que no hemos escrito por escribir, sino que teníamos una meta a la hora de realizarlo.

Es vital dejar claro justificar la importancia y el interés académico que tiene el trabajo. A la hora de presentar el trabajo no hay que hacerlo como algo obligatorio para finalizar los estudios, sino como algo complementario que nos ayuda a mejorar nuestros conocimientos respecto al tema que estamos tratando. Tampoco es necesario que te alargues demasiado en este apartado, pero sí que hagas un buen resumen.

6- Desarrollo del contenido

El TFG no es algo que se haga de un día para otro, sino que siempre se debe realizar con calma. Para que su desarrollo sea el adecuado, es importante tener una buena organización. En Subgurim hemos encontrado un listado con las mejores apps para universitarios. Esas aplicaciones nos ayudan a organizarnos mejor y así conseguir las metas con más facilidad.

Algunas de esas aplicaciones para universitarios también cuentan con agenda y sobre todo con un pequeño cuadernillo en el cual apuntar notas. Esas notas pueden ser fundamentales a la hora de conseguir desarrollar un trabajo más completo. Hay algunas ideas que se nos vienen a la cabeza y si no las apuntamos se nos olvidan con rapidez. Por ese motivo, contar con una buena app es importante.

7- Conclusiones

Finalizar el desarrollo del trabajo puede parecer misión imposible en algunos casos, pero con tiempo y esfuerzo se consigue. Tras acabar el trabajo y revisarlo, será el momento de exponer las conclusiones.

Debes aprovechar este apartado para sacar tus propias conclusiones. Siempre debe predominar tu opinión y no la de terceros. Así demostrarás que has entendido el tema y en consecuencia el esfuerzo ha merecido la pena. No importa si tu opinión es positiva o negativa, lo importante es que sea tu verdadera opinión. La persona que juzgue el TFG no lo hará por tus opiniones, sino por el trabajo en general. Si ve que eres sincero, seguro que te dará más nota.

8- Anexos

También conocido como apéndice incluye la información que realmente no es relevante, pero que es importante introducir. Y es que, a pesar de no ser relevante, es información que complementa el trabajo. Al hacerlo más rico, es más fácil obtener una mejor nota. Es un apartado del cual no te debes olvidar. En el mismo podrás incluir información como gráficos, fotos, ilustraciones, tablas… Todo eso hará que el trabajo sea de más calidad y en consecuencia puedas obtener una nota más elevada.

9- Bibliografía

A pesar de ponerse al final, es una de las partes más importantes. No te olvides de este apartado o lo que podría ser una buena nota se podría traducir en un suspenso.

En un TFG siempre se deben citar todas las fuentes en las cuales se hayan realizado las consultas a la hora de crear el trabajo. Con esa información evitarás caer en el temido plagio y además conseguirás reforzar los argumentos que has incluido.

Eso sí, es importante que siempre consultes en fuentes fiables y no de dudosa fiabilidad. Son muchas las personas que obtienen los datos de Wikipedia. Es una web muy importante de información, pero como cualquier persona puede realizar una edición del documento, eso hace que la información sea de dudosa calidad. Por ese motivo, se suele recomendar obtener información de fuentes más fiables. Así los argumentos también serán más fiables.