Domingo, 9 de agosto, 2020  |  

- 13 julio, 2020 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Parecía que esta vez  íbamos a tener a nuestro mejor Ministro, como cabeza del Eurogrupo Econòmico en... Otro fracaso de Sánchez en Europa

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Parecía que esta vez  íbamos a tener a nuestro mejor Ministro, como cabeza del Eurogrupo Econòmico en Europa, porque era la persona más preparada y menos discutida, pero ni así.

La Unión Europea, le pega la enésima patada en el culo a Pedro Sánchez, aunque esta vez lo haga en las posaderas de Nadia Calviño.

El precio de tener como socios de Gobierno a los comunistas de Podemos  y como Vicepresidente a Pablo Iglesias, es y seguirá siendo, el vivir como “apestados” en un entorno que tiene muy claro que con esa gentuza no se puede ir ni siquiera a ver un partido de fútbol.

Aunque parezca que Europa es muy grande y las barbaridades que se hagan o digan aquí no van a tener repercusión más allá de nuestras fronteras, la verdad es que en todos los aspectos, este mundo se ha convertido en un pañuelo.

Un buen gobernante en el concierto europeo, no puede vivir de espaldas a la realidad, tratando de soslayar todo tipo de políticas de control y equilibrio presupuestario como lo está haciendo nuestro Gobierno, cuyas políticas de gasto social y subvenciones generalizadas vienen marcadas por los morados, desde el principio de la legislatura.

Pablo insiste en seguir exigiendo que se cumplan todos los acuerdos que por lo visto se firmaron para conseguir la investidura pero Europa que es la que a fin de cuentas va a tener que pagar los gastos derivados de ello, replica subliminalmente que “ni hablar del peluquín”.

Precisamente por esa desconfianza de Europa, que cada día se fía menos de Pedro Sánchez por sus insensateces y aires de grandeza, pese a ser un advenedizo oportunista a la política, no pierde ocasión de dejarle en evidencia.

No tengo la menor duda de que ahora la estrategia de este pobre diablo, sabiamente asesorado por su Rasputín personal que es Iván Redondo, tratará de culpar al Partido Popular de su incapacidad para solucionar de una vez por todas, el cáncer que el mismo ha inyectado en el sistema circulatorio económico español.

Con Pablo Iglesias en el Gobierno exigiendo estupideces de inaceptable cumplimiento, Europa no dará su brazo a torcer.

Y Pablo Iglesias, acuciado por mil problemas de toda índole, se aferra como a un clavo ardiendo a su permanencia en el Gobierno, para estar mejor protegido cuando lleguen sus peores momentos, que ya están a punto de llegar.

Como dice el sabio refranero español “ni contigo ni sin tienen mis  males remedio, contigo porque me matas y sin ti porque me muero”.

Y en esas anda un Pedro Sánchez, mas perdido que una cabra en un garaje, que ante cada nueva dificultad se inventa una nueva excusa, pero sin saber encontrar nunca una solución radical a todos sus problemas, que tienen el mismo origen:

Sus pactos de gobierno con su propio enemigo

Llegados a este punto, yo he llegado a la conclusión de que quizás si desaparece Pablo Iglesias del panorama político español, Pedro estaría mucho más predispuesto a reconvertir al PSOE en una simbiosis equilibrada entre el socialismo radical y el eurocomunismo actual, que al regreso a su pasado como un partido socialdemócrata moderno y equilibrado como quisieran las élites sordomudas de un ‘felipismo’ hoy añorado por los que aun creemos en la transición  post franquista.

La primera postura es la que ha convertido en multimillonario al más inepto e inmoral de los socialistas españoles hasta la llegada de Pedro Sánchez, que lo es Zapatero.

Quizás por eso, y buscando la complicidad del mismo patrocinador, Pedro se plantee el mismo futuro para sí mismo, porque sabe que él nunca podrá ser un político de referencia en una Unión Europea bien estructurada.

Y como tanto a Zapatero como a Pedro, España les importa un pimiento, los dos han utilizado su paso por la política para no volver a dar un palo al agua trabajando.

Para eso su capacidad destructiva corre pareja a su incapacidad intelectual y a su falta de principios éticos y morales.

Y ante todo este proceso, quizás lo mejor fuera encontrar la forma de quitar de la circulación  a estos tres personajillos que tanto daño le han hecho y le están haciendo a España, en los últimos dieciséis años, sin permitir que crezca la yerba allá por donde ellos han pisado.

 Por favor D. José Luis, D. Pedro y D. Pablo hagan el favor de retirarse a aquellos paraísos fiscales donde no les pueda perseguir la Justicia española, a disfrutar de las riquezas que sin duda han ido acumulando a costa de España y de los españoles, pero déjennos en paz, para tratar de reconstruir todo lo que ustedes han destruido tan rápidamente en tan poco tiempo.

Hasta la semana que viene amigos.

Google+
Whatsapp Telegram


  • Perdone, pero un fracaso de 73.000 millones no esta nada mal, pero serán mas aunque lo pagaremos los de siempre.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *