Noticias Castellón
sábado, 02 de julio del 2022 | Última actualización: 19:46

El Raval de Sant Josep de Onda se convierte en un laboratorio de la innovación cerámica

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 5 segundos

Noticias Relacionadas

Con la reforma se crearán tres áreas diferenciadas, pero integradas: un área ajardinada de respeto a la Capella de Sant Josep, una plaza de juegos y de eventos vinculada a la escena y, por último, una al norte que regenerará el actual espacio sin uso. El nuevo Raval será transformable para cada evento o acontecimiento, a la par que funcionará adecuadamente en su día a día. La flexibilidad en los nuevos usos le permitirá acoger todo tipo de eventos, ferias, asambleas, conciertos y exposiciones, ya que no tendrá mobiliario fijo y estará en un mismo plano. Es decir, tampoco tendrá barreras arquitectónicas, otra mejora pensada en los ciudadanos. 

Las obras del Raval de Sant Josep están ya en su fase final y se han convertido en todo un laboratorio de la innovación y la investigación cerámica. A mediados del próximo mes acabará la reforma de esta plaza y a partir de entonces se convertirá no sólo en un referente de convivencia para todos los vecinos porque acogerá multitud de actos, sino que servirá como ejemplo a los visitantes del potencial del material cerámico en espacios urbanos.

El equipo redactor y director del proyecto, formado por los arquitectos ondenses que ganaron el concurso de ideas al que se presentaron más 30 proyectos, han apostado por una cerámica especial en la zona central polivalente. Se trata de unas piezas con brillo especial que reflejan las fachadas del alrededor junto a un falso techo cerámico sin apenas juntas en la colocación.

La empresa adjudicataria, por recomendación del ayuntamiento de Onda, ha contactado con las empresas de la localidad para adquirir todo el material cerámico que se verá en el Raval. Prueba de ello es que alrededor de la parte central se está instalando un revestimiento cerámico antiresbalante. Asimismo, en colaboración con las esmalteras y los ceramistas locales se han creado unas piezas únicas de cerámica que son una buena prueba de esta investigación.

Se trata de piezas a modo de murales de colores que representan alfombras y que se han inspirado en naranjos, palmeras y ficus. Por otro lado, en la mayor parte de la plaza, en la que podrá circular tráfico, vehículos de servicio o se ubicarán ‘cadafals’ se optó por una solución de un adoquín hidráulico fácil de reponer y que se debe a criterios de resistencia, que son las piezas que ahora se están instalando; ya que no encontró en soluciones cerámicas un opción de suficiente garantía para poder soportar todos los usos actuales.

Participación ciudadana en una reforma histórica

El proyecto ha contado en todo momento con la opinión de los ondenses ya que desde sus inicios se ha apostado por la participación ciudadana en todos los procesos.

Se trata de una reforma con un presupuesto de unos 400.000 euros, implica una actuación integral: los 4.400 metros cuadrados de la plaza serán peatonales, no tendrán barreras arquitectónicas y serán adaptables a diversos eventos sociales. Con esta idea se beneficia a los residentes y a todos los ondenses que ganan un espacio que será una referencia en pocas semanas.

Los vecinos ya pudieron dar su voz y voto cuando, por ejemplo, propusieron la ampliación de la actuación al inicio de otras calles colindantes a la plaza. Tras el concurso de ideas promovido por el consistorio, el proyecto elegido fue el diseñado por el ondense Juan Miguel Gil García y sus colaboradores, también ondenses, Pasqual Herrero, Anna Morro y Lluís Bort.