miércoles, 12 de mayo, 2021  |  
Sabremos si lo de Unai en Londres es ‘Baraka’ o ‘Barraca’ Sabremos si lo de Unai en Londres es ‘Baraka’ o ‘Barraca’

- 4 mayo, 2021 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.  Soy un ferviente admirador de Unai Emery, como deportista, como persona y como entrenador de fútbol, como... Sabremos si lo de Unai en Londres es ‘Baraka’ o ‘Barraca’

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. 

Soy un ferviente admirador de Unai Emery, como deportista, como persona y como entrenador de fútbol, como no podría ser de otro, porque siempre demostró saber perder, ser elegante ante las adversidades y sobre todo ganar cuando debía y saber perder cuando no podía ganar.

Pero como nadie es perfecto, también el vasco tiene sus pequeños errores y en mi opinión el más grave recientemente, lo cometió en el Estadio de la Cerámica el pasado jueves, cuando jugando contra el Arsenal en el partido de ida y con un 2-0 en el marcador, y habiéndoles expulsado un jugador a los ingleses, después de tener toda la “baraka” del mundo (en árabe “buena suerte”) hasta ese momento, decidió sacar del terreno de juego a Paco Alcácer, que era el punta más avanzado del equipo, para sustituirle por un Coquelin, trabajador infatigable en el centro del campo, pero que en ataque no suele aportar nada o casi nada.

Y a partir de ahí, lo que había sido “baraka”, degeneró en “barraca”, es decir en esperar al equipo contrario en nuestro terreno, pero sin capacidad de sorprenderles en velocidad, ya que Gerard es un jugador sensacional en las transiciones en ataque, pero siempre que tenga por delante a alguien para marear a las defensas y ese “alguien” ya no estaba.

Por eso, cuando apareció la mala suerte en una decisión injusta del arbitro, pitando un penalti que sólo vio él, se nos apagaron las luces y con la entrada de Abumeyang su mejor referencia ofensiva, ausente durante casi todo el partido con una afección reciente de malaria, nos complicaron mucho la vida.

Lo que por juego y merecimientos durante el partido debió de acabar con una ventaja mínima de tres goles, dejó el resultado en el aire, pendiente de lo que ocurra en terreno londinense el próximo jueves.

Sin duda Emery (como se decía de Luis Aragonés) en la Europa League ha demostrado tener también “una flor en el culo” que es como se conoce en el argot futbolero al tener mucha suerte, es decir la “baraka” árabe.

Pero mucho me temo que las vamos a pasar canutas en tierras de la Pérfida Albion.

Supongo que con la incorporación de Lacazette, Abumeyang y Martinelly si así lo decide Arteta, el potencial ofensivo inglés será muchísimo y nosotros hemos perdido a dos pilares imprescindibles de nuestro sistema defensivo como Foyth y Capoue.

Se nos va a hacer muy largo el partido, no obstante también conozco el sentido de la estrategia de Emery que, seguramente, encontrará las armas adecuadas para contrarrestar los puntos fuertes de los ingleses.

Mi corazón me dice que vamos a pasar a la final en Gdansk del 26 de mayo, en la que me encantaría estar presente.

Pero aún tengo muy presente en mi memoria el 3-0 que nos endosó el Liverpool hace pocos años, en otra semifinal europea en la que acompañé al equipo.

También llegamos allí con un gol de ventaja, pero aún en la primera parte los gritos del “You never walk alone” de los rojos, ya les habían dado alas a sus jugadores para dejar la eliminatoria sentenciada.

Emery, con muchas más experiencia internacional que Marcelino, espero y deseo que pueda mentalizar adecuadamente a sus hombres, manteniendo un equilibrio entre defensa y ataque, que no les permita a ellos tenernos encerrados en nuestra área demasiado tiempo.

Si les sale una buena noche a nuestro bloque defensivo y entre Parejo y Manu Trigueros alimentan adecuadamente a Samu, Gerard y quien les acompañe delante, tendremos nuestras opciones, porque en esta ocasión no tendrán a miles de aficionados vociferando y animándoles.

Si no marcamos ningún gol, será casi un milagro pasar.

Con un gol, nuestras opciones serían bastantes y con dos casi todas, por lo que quizás la mejor defensa sea un buen ataque.

En mi opinión, todo va a depender de la dosis de ‘Barraca y Baraka que tengamos en el terreno de juego.

Si se conjugan las dos adecuadamente estaremos en Gdansk, pero si al final no estamos, tenemos que felicitar al equipo por todas las satisfacciones que nos ha dado durante toda la competición europea.

¡ENDAVANT VILLARREAL!

Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Deja un comentario