viernes, 16 de abril, 2021  |  
‘Hui el día no és arribat!’ La Fiestas de la Magdalena tampoco se celebran en Castelló por segundo año consecutivo ‘Hui el día no és arribat!’ La Fiestas de la Magdalena tampoco se celebran en Castelló por segundo año consecutivo

- 6 marzo, 2021 -

La capital de la Plana volverá a vivir en casa los festejos fundacionales que cuentan con casi 8 siglos de historia ‘Hui el día no és arribat!’ La Fiestas de la Magdalena tampoco se celebran en Castelló por segundo año consecutivo

La capital de la Plana volverá a vivir en casa los festejos fundacionales que cuentan con casi 8 siglos de historia

Hui, el dia no és arribat de la nostra Magdalena”, este año tampoco habrá fiestas fundacionales de Castelló y los vecinos tendrán que volver a celebrar sus tradiciones dentro de casa. Con casi 8 siglos de historia, Castelló rendirá homenaje a sus orígenes, pero desde el corazón. Hoy no habrá mascletà inaugural, ni se celebrará la Cabalga del Pregó, pero será un buen momento para sentir los colores de la ciudad. Castellón información rinde homenaje a las fiestas con su particular ‘Pregó’.

Esperanza Molina / Castellón Información

Tal día como hoy, víspera del tercer domingo de Cuaresma, la ciudad ya estaría en la calle para celebrar sus fiestas fundacionales. Casi 8 siglos de historia (concretamente 769 años) y la 77 edición de la Magdalena como fiestas mayores que se crearon en 1945… si no hubiera sido por la maldita pandemia de la Covid.

Por segundo año consecutivo, el coronavirus se ha empeñado en torcer la celebración de las tradiciones de la ciudad. No pudo ser la Magdalena del 75 aniversario en el 2020. Y el 2021 vuelve a pillar a su población con el pie cruzado.

No hay fiestas, es cierto, pero si tradiciones. De no haber sido por la Covid habría una gran mascletà inaugural a las 12:00 del mediodía, y una espectacular Cabalgata del Pregó, a las cuatro de la tarde; y la enfarolá del Campanar, y las collas llenas de festeros, y los carros engalanados desfilarían por las calles de la ciudad. a

Y muchos estarían preparando zapatillas para andar con ganas y una ‘tortilla de fabes’ para el almuerzo en la tradicional Romería de les Canyes, declarada Bien de Interés Cultural.

Las festeras no darán ‘la volteta’ y las gaiatas tampoco llenarán de luz las calles de Castelló. Las fiestas de la luz, de la pólvora y la música volverán a pasar de largo…

La no Magdalena

Y para que todo eso no pase y se propague el coronavirus, en lugar de todo eso, se han suspendido todas las celebraciones. Habrá controles, vigilancias, la Magdalena estará cerrada. Están prohibidas las concentraciones de más de 4 personas y las reuniones en viviendas. La hostelería habrá de cerrar a las 18:00 horas y a las 10 de la noche, toque de queda. 

Compensar lo que no se puede vivir es complicado. Vaya por delante el homenaje de Castellón Información en un particular Pregó, que solo se escuchará y vivirá a través de internet, o en la voz de los pregoneros de la ciudad desde sus balcones.

Y también, el video municipal, para que las tradiciones se puedan vivir desde el alma aunque no desde la calle.

Las tradiciones no deben caer en el olvido

Pero no celebrar no significa que haya que olvidar la tradición.

Por esta razón, Castellón Información recoge alguna de sus mejores historias para revivir los sentimientos que una vez más deberán sujetarse a la ‘responsabilidad’.

¿Qué son las fiestas de la Magdalena?

Las Fiestas de la Magdalena de Castelló son fiestas fundacionales. Conmemoran el ‘traslado’ de la población, desde el ermitorio de la Magdalena al llano (El Palmeral de Borriana) que, según las leyendas populares, dio origen a la fundación de la ciudad en vísperas del tercer domingo de cuaresma de 1252. Un ‘traslado’, que fue posible gracias al privilegio concedido por Jaume I, firmado en la ciudad de Lleida el 8 de septiembre de 1251.

Las Fiestas y sus tradiciones

Y como señalan aquellas tradiciones, los primitivos castellonenses hicieron su recorrido, apoyados en ‘las gaiatas’ de mano con las que tentaban el terreno pantanoso, con faroles que iluminaban el camino, y con la familia y sus aperos. Esa es la imagen que recuerda tanto la Romeria como la Tornà de la Romería. La entrada a Castelló en aquella bajada desde el ermitorio.

La historia convertida en tradiciones

Las Fiestas de Castelló concentran muchas tradiciones, laicas y religiosas; cuentan muchas historias. La reconquista cristiana de la provincia, la repoblación de las nuevas tierras fértiles donde se instaló una población multicultural integrada por moros, judíos, cristianos… por los soldados y señores que acompañaban al Rey en su conquista, por los artesanos, los labriegos.

La Romeria de les Canyes

La Romeria de les Canyes, como eje central de las fiestas de la Magdalena, tendría su origen en las rogativas religiosas que, a partir de los siglos XII y XIII se realizaron a lo largo y ancho del territorio nacional. La de Castelló está documentada a partir del siglo XIV pero podría ser anterior.

Tiene un componente civil, porque fueron los castellonenses la que la impulsaron y la sostuvieron a través de los siglos en conmemoración de ‘aquel traslado’. Y religiosa, porque nació como una rogativa que luego se repitió muchas veces para pedir a la divinidad soluciones para las muchas desdichas que sufrió la ciudad: las enfermedades, las pestes, las sequías y los temporales.

Ese componente es especialmente visible en la salida de la Romeria, en la que, según documenta su declaración BIC, las autoridades inician la comitiva desde el Ayuntamiento y luego ruegan en Santa María para incorporar al clero…

Pero también en la ‘torná’, donde se pueden contemplar varios escenarios simultáneos que para muchos parecen incompatibles o dispares: la participación de las Cofradías en la Romería penitencial, las genuflexiones ante el cristo de ‘La Sangre’; las ‘tres caigudas’ de la Magdalena y su arrepentimiento… y la procesión de petinentes.

Y posteriormente, son los romeros los que entran en la ciudad, como aquellos primeros pobladores de la ‘leyenda’ de traslado.

Desfile de Gaiates

Y finalmente, el desfile de Gaiatas, que llena de luz las calles de la ciudad.

Todos esos elementos forman parte de la historia de Castelló, y todos ellos tienen un simbolismo que retrata la vida de todo un pueblo.

No siempre fueron las fiestas mayores de Castelló

Las Fiestas de la Magdalena no fueron siempre las Fiestas Mayores de Castelló, pero siempre fueron fiestas de la ciudad.

Que fueron fiestas desde hace siglos, está documentado en la historia de la Romeria de les Canyes y también en las publicaciones de los cronistas de Castelló. Una Romeria que al principio se celebraba en sábado, que luego se trasladó al domingo, y que formaba parte del núcleo de aquellas fiestas de tres días: sábado, domingo y lunes de la capital de la Plana.

Castelló tenía muchas fiestas. El Corpus, las Fiestas Liberales del mes de julio (que celebraban la liberación ante las fuerzas carlistas), las Fiestas de Agosto, las fiestas gremiales, que duraban ocho días, las fiestas de calle…

La Magdalena como fiesta mayor de Castelló

Pero no fue hasta pasada la última Guerra Civil cuando se entendió que la fiesta podría convertirse en un motivo para cerrar heridas, promover una nueva visión de ciudad y generar un motor económico.

Con esa idea y con el modelo de otras fiestas de otras capitales, se nombró a una Junta Central de Fiestas y comenzó a contar el ciclo festivo de lo que hoy son las fiestas fundacionales de Castelló.

Pregon 1945

Las fiestas de la Magdalena fueron elevadas al rango de fiestas mayores, para huir de otros matices más políticos (los del Régimen, que apostaban por fiesta de la liberación en el mes de junio, o las liberales que promovían los sectores de izquierdas)

Como fiestas mayores, y con no pocas discusiones previas, se acordó que fueran también las fiestas de la luz, representada en las primitivas ‘Gaiatas’ que iluminaban Castelló en sus momentos más significativos.

Y se prolongó su de celebración, de los 3 días originales a toda una semana. El resto, fue sumando poco a poco y a través de los años.

Pero esa es la razón, de que ‘las nuevas fiestas de la Magdalena’ tengan marcada su conmemoración a partir de 1945, y por ese motivo también, el año pasado debían de haberse celebrado las fiestas del 75 aniversario..

En 1988, el Ayuntamiento de Castelló entendió que las fiestas de Castelló necesitaban un nuevo impulso. Debían ser el reflejo del sentir popular. Debían ser los festeros quienes dijeran como querían hacer sus fiestas. De aquella decisión nació la Fundación de Fiestas y la Junta de Fiestas de Castelló.

En 2012 se modificó el sistema organizativo, y se creó el Patronato de Fiestas. Y en 2019 el Patronato decidió suprimir la junta de Fiestas.

Organización aparte, las Fiestas de la Magdalena de Castelló son la manifestación más vital de su población… incluso ahora, cuando la Covid obliga a suspender su celebración.

Whatsapp Telegram