Noticias Castellón
domingo, 19 de mayo de 2024 | Última actualización: 20:24

Un estudio del Hospital La Plana muestra las ventajas de la intervención nutricional antes de una cirugía a pacientes con cáncer

Tiempo de Lectura: 1 minutos, 53 segundos

Noticias Relacionadas

El servicio de Farmacia del centro sanitario ha realizado una investigación a pacientes con cáncer digestivo durante todo un año

El Hospital de La Plana ha demostrado, a través de un estudio, que llevar a cabo una intervención nutricional a los pacientes que padecen cáncer digestivo y han de someterse a una cirugía, reduce en un 5% el tiempo de ingreso hospitalario tras la operación.

Este estudio, que ha sido realizado por el personal del servicio de Farmacia del Hospital de La Plana durante el periodo de un año, ha consistido en comparar a un grupo de pacientes que recibieron intervención nutricional antes de la intervención quirúrgica, con otro grupo de pacientes que no habían sido intervenidos.

Los resultados concluyen que un 29,5 % de los pacientes con cáncer digestivo presentaban desnutrición antes de la cirugía, y que hasta un 64 % la padecían tras la intervención.

Según ha explicado Belén Montañés Pauls, jefa del Servicio de Farmacia hospitalaria, “la desnutrición en estos pacientes puede deberse a la propia enfermedad, que conlleva un aumento de las necesidades nutricionales, así como a una disminución de la ingesta por pérdida de apetito o síntomas asociados como diarrea, estreñimiento, náuseas, sensación de saciedad o malabsorción”.

Este estudio del Hospital La Plana pone de manifiesto que una intervención nutricional temprana puede ser muy beneficiosa para estos pacientes.

De hecho, tal y como ha explicado Belén Montañés, jefa del Servicio de Farmacia hospitalaria “la valoración nutricional previa a la cirugía ha permitido detectar a aquellos pacientes en riesgo de desnutrición o con desnutrición ya instaurada. En estos casos, la intervención nutricional prequirúrgica ha logrado reducir la estancia hospitalaria hasta en 5 días”.

Se trata de un avance más en la mejora de la calidad de vida de los pacientes que padecen cáncer digestivo subsidiarios de cirugía, a la vez que contribuye a un mejor pronóstico de la enfermedad.

Además, supone una mejora de la calidad de la atención sanitaria del sistema de salud, ya que permite una reducción de los ingresos hospitalarios.