Noticias Castellón
miércoles, 07 de diciembre del 2022 | Última actualización: 13:23

¿Es peligroso solicitar varios créditos al mismo tiempo en medio de la crisis?

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 18 segundos

Noticias Relacionadas

Con una inflación superior al 10% y un incremento en la solicitud de préstamos para hacer frente a la inestabilidad financiera, la incertidumbre hacia el endeudamiento está creciendo a pasos agigantados

No es solo una preocupación que afecta a la población, sino también a las instituciones encargadas de asegurar el adecuado desarrollo financiero del país.

Si bien no existen cifras exactas, el endeudamiento histórico al que se enfrenta la nación permite inferir que un buen porcentaje de la población cuenta con más de un crédito a su nombre, algo que podría ser sumamente riesgoso en tiempos de crisis. Pero, ¿cuáles son los verdaderos peligros de hacer esto?

¿Por qué tener préstamos simultáneos?

Cuando hablamos de préstamos simultáneos hacemos referencia a la solicitud de, al menos, un crédito adicional a otro que ya poseemos. Se trata de un incremento exponencial en los niveles de deuda donde aceptamos otro compromiso financiero para hacer frente a gastos en los que sea necesario un importe de dinero significativo.

Esto puede incluir una inversión empresarial, la compra de productos para el mejoramiento del hogar, el pago de un coche, una nueva hipoteca e incluso la solicitud de un nuevo crédito para pagar una deuda anterior.

La mayoría de las entidades financieras no permite adquirir nueva deuda en caso de contar con un crédito activo, por lo que esto se llevará a cabo (principalmente) de la mano de otros bancos. Sin embargo, no son pocas las entidades que se niegan a brindar financiamiento a clientes que ya se encuentren endeudados.

¿Cuántos préstamos podemos solicitar?

En el blog del sitio comparador de préstamos, Finbino, la periodista y economista Patricia García Beneytez explica que "no hay establecido un número máximo de créditos que un prestatario pueda tener de forma simultánea (...) si contamos con una situación laboral estable, unos ingresos suficientes y nuestras deudas en el momento de solicitar un segundo préstamo no superan el 30% de nuestros ingresos, es posible que las entidades financieras nos concedan un segundo crédito".

Esto quiere decir que, al menos legalmente, no existen restricciones que nos prohiban acceder a un segundo crédito. Al contrario, se trata principalmente de un ejercicio de responsabilidad, conciencia y conocimiento de nuestras propias finanzas, multiplicando el riesgo con cada crédito adicional que solicitamos.

Entre los aspectos que debemos tener en cuenta antes de solicitar un segundo crédito se encuentra la urgencia, estabilidad financiera y una planificación adecuada para hacer frente a las deudas conjuntas.

Las desventajas de tener préstamos simultáneos

Aunque los préstamos simultáneos pueden tener beneficios, lo cierto es que existen grandes desventajas al solicitarlos, siendo la más importante el aumento desmesurado de la deuda.

Como lo mencionamos, una de las recomendaciones para solicitar varios préstamos al mismo tiempo es tener suficiente dinero para pagarlos, sin embargo, usualmente quienes manejan su dinero de forma cuidadosa probablemente no tomarán una decisión de esta naturaleza.

Si bien muchos de los solicitantes sí cuentan con el dinero suficiente para pagar varios créditos al mismo tiempo, las tasas de rechazo son mucho mayores al de otro tipo de solicitudes, ya que habrá más desconfianza por parte de las entidades prestamistas. Esto es aún mayor en caso de que sea la primera vez que solicitamos varios créditos simultáneos.

Por si fuera poco, la solicitud constante de financiamiento, sobre todo si se da de forma paralela, puede tener un impacto en nuestro historial crediticio, ya que las entidades financieras asocian el endeudamiento frecuente con un mal manejo de las finanzas, haciéndolas mucho más reacias a aprobar solicitudes subsecuentes.

Tener créditos simultáneos no es necesariamente peligroso, sin embargo, si estudiamos incrementar nuestros niveles de deuda, será necesario un estudio profundo de nuestra capacidad financiera.