Miércoles, 15 de julio, 2020  |  
Las empresas familiares valencianas del comercio cuentan con gran solidez para afrontar la crisis del Covid-19 Las empresas familiares valencianas del comercio cuentan con gran solidez para afrontar la crisis del Covid-19

- 6 mayo, 2020 -

Los datos se basan en el Observatorio GECE, impulsado por Bankia y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) Las empresas familiares valencianas del comercio cuentan con gran solidez para afrontar la crisis del Covid-19

Los datos se basan en el Observatorio GECE, impulsado por Bankia y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie)

Castellón Información

El último documento del Observatorio GECE, impulsado por Bankia y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), recoge que el 83,2% del empleo de las empresas familiares en la Comunidad Valenciana dedicadas al comercio se concentra en compañías con posiciones altamente competitivas lo que les puede permitir afrontar mejor la situación actual generada ante la crisis del Covid-19.

Esta cifra supone que un importante porcentaje del empleo ocupado en las empresas familiares valencianas se da en empresas con unas condiciones competitivas favorables y que, por tanto, están en buena disposición para enfrentarse a situaciones de dificultad, como la que en la actualidad deben afrontar las empresas

Los datos los recoge la última clave del ‘Observatorio sobre Gobierno, Estrategia y Competitividad de las Empresas (GECE)’ que muestran, además, que el porcentaje de empresas que tienen una buena posición competitiva se sitúa en el 50,8% para el sector del comercio y en el 49% en la industria manufacturera.

Estas son las empresas que se clasifican como empresas sólidas o superiores en el índice de competitividad GECE y que sitúan el nivel de competitividad de las empresas familiares valencianas en una posición próxima al promedio nacional.

En otros sectores, la posición competitiva de las empresas familiares valencianas resulta también más adecuada para afrontar los desafíos a los que se enfrentarán en los próximos meses o años.

En concreto, las empresas familiares valencianas de los sectores de educación, sanidad, el sector financiero y hostelería se caracterizan por unos niveles de competitividad elevados, con más del 50% de las compañías en el grupo de las superiores o sólidas.

En educación y sanidad, además, estas empresas de alta competitividad acumulan porcentajes muy altos de empleo (por encima del 68%) y valor añadido generado (superior al 76%). Esto posiciona a este conjunto de empresas familiares y a sus empleados en una buena posición para afrontar los periodos más difíciles, pero el impacto de la crisis actual les afectará con niveles de intensidad muy diferentes.

A pesar de su buena salud, el impacto de la pandemia en la hostelería será especialmente dañino, aunque, por otro lado, se trata de un sector con un peso relativo bajo entre las empresas familiares.

Construcción y comunicaciones

Frente a estos sectores, el de la construcción y el de información y comunicaciones cuentan con porcentajes más bajos de empresas entre los grupos de competitividad superior (23,2% y 20,7%, respectivamente), y con una menor proporción de empleo generado por estas.

Sin embargo, el impacto de la crisis del Covid-19, probablemente, afecte de un modo totalmente diferente a unas y otras. Mientras que el impacto en la construcción se prevé muy negativo por un previsible enfriamiento del mercado, el de las comunicaciones se encontrará con una fase fuertemente expansiva que abrirá oportunidades para el crecimiento y la mejora competitiva.

Estas conclusiones sobre la competitividad de las empresas familiares valencianas se encuentra en el nuevo documento Clave 6, elaborado por el Observatorio GECE, una iniciativa de Bankia y el Ivie para estudiar la competitividad de las empresas valencianas y su relación con su gobierno corporativo, dirección y estrategia.

En esta ocasión, se analiza la posición competitiva de las empresas familiares en un amplio conjunto de sectores. Se compara la distribución por grupos de competitividad, la contribución relativa de las más competitivas al valor añadido y el empleo, y la frecuencia con la que las empresas familiares en diferentes sectores se dotan de estructuras de gobierno orientadas a la transparencia y la dación de cuentas.

Los datos recogidos en la Clave complementan los resultados del informe 5, titulado ‘Competitividad empresarial: análisis geográfico y sectorial’, publicado también por el Observatorio GECE.

El informe profundiza en el análisis sectorial para el caso de las empresas de la Comunidad Valenciana y ofrece, además, un análisis comparativo por comunidades autónomas. En este sentido, la estructura de niveles de competitividad, contribución al empleo y peso de los sectores con alta intensidad tecnológica o de conocimiento sitúa a Navarra y País Vasco como las comunidades autónomas que gozan de unas condiciones más sólidas para enfrentarse a etapas complicadas desde un punto de vista económico.

Por otro lado, las economías de las comunidades insulares (Canarias y Baleares) destacan por disponer de un porcentaje considerable de empresas con buen nivel competitivo y mucho peso relativo en cuanto al empleo y valor añadido generado, pero con niveles de intensidad tecnológica y de conocimiento mucho más rezagadas. Además, el elevado peso del turismo y la hostelería en estas regiones supone un hándicap importante en tanto que serán sectores cuya recuperación ante el impacto del Covid-19 requerirá más tiempo y esfuerzo.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *