domingo, 19 de septiembre, 2021  |  
“Decepcionante”, así califica AVA la reunión con el Ministerio en Almassora para abordar las soluciones contra el cotonet  “Decepcionante”, así califica AVA la reunión con el Ministerio en Almassora para abordar las soluciones contra el cotonet 

- 29 julio, 2021 -

La Asociación  critica que el Gobierno ofreció medidas totalmente insuficientes y lamenta que en 2021 el perjuicio económico superará previsiblemente los 200 millones  “Decepcionante”, así califica AVA la reunión con el Ministerio en Almassora para abordar las soluciones contra el cotonet 

La Asociación  critica que el Gobierno ofreció medidas totalmente insuficientes y lamenta que en 2021 el perjuicio económico superará previsiblemente los 200 millones 

Castellón Información

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) muestra su decepción tras la reunión celebrada en Almassora para abordar la problemática del cotonet de Sudáfrica con miembros del Ministerio de Agricultura y la Conselleria de Agricultura. Durante el encuentro la Administración nacional ofreció medidas totalmente insuficientes para combatir la plaga del Delottococcus aberiae que asola a la citricultura valenciana, causando daños millonarios que aumentan cada año. Si en 2020 las pérdidas económicas sufridas por los agricultores, tanto directas como por realizar tratamientos extraordinarios, ascendían a 120 millones de euros, en 2021 el perjuicio económico superará previsiblemente los 200 millones de euros, al descontrolarse la plaga.

Además de las comarcas en las que se concentra un gran porcentaje de afección, como es el caso de Camp de Morvedre y La Plana Baixa, la plaga se está extendiendo a otras comarcas, tales como La Ribera, La Safor, Costera de Xàtiva o Camp de Llíria, y amenaza con llegar a todas las zonas productoras citrícolas si no se toman medidas de forma urgente. Cabe señalar que algunas parcelas ya tienen unos daños del 100% de la cosecha. El nivel de expansión es de tal calibre, que ya no solo se encuentra en la Comunitat Valenciana, sino que el cotonet ya ha sido detectado en explotaciones de Murcia y Cataluña. “Cada vez la velocidad de dispersión es mayor y esto exige un mayor esfuerzo de la Administración”, apunta Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA.

En septiembre de 2020 las Administraciones nacional y autonómica aprobaron un plan de acción que ha demostrado ser un fracaso porque no ha ofrecido una solución a los citricultores a corto plazo. Adicionalmente se han eliminado las materias activas disponibles para combatir la plaga y el Ministerio ha reducido las autorizaciones excepcionales al máximo. Concretamente la supresión del Metil Clorpirifos, materia activa que mantenía a raya la plaga, ha disparado su propagación. Todo ello ha provocado que un problema que estaba iniciándose se haya enquistado. Por otra parte, Aguado señala que “tanto los técnicos como los agricultores han actuado según las recomendaciones e instrucciones de la Administración y es lamentable que además de no ofrecer soluciones ni alternativas eficaces se eluda la responsabilidad”.

“Ya está tardando mucho el Ministerio en admitir que el Delottococcus aberiae presente en la Comunitat proviene del Valle del Limpopo ubicado en Sudáfrica, según una publicación científica al alcance de quien quiera leerla, por lo que su entrada ha sido responsabilidad de la Administración, que no ha llevado a cabo de forma adecuada los controles de entrada de cítricos importados. En vez de eludir su responsabilidad en la expansión del cotonet, deberían recordar que la función de la Administración es evitar la entrada de nuevas plagas y, en caso de producirse, buscar soluciones”, argumenta Aguado.

AVA-ASAJA, junto con La Unió, ha presentado una batería de propuestas con 23 medidas para dar salida a la problemática del cotonet de Sudáfrica. Hasta ahora la Conselleria y el Ministerio se han comprometido únicamente a una, aplicar el Metil Clorpirifos en las parcelas más afectadas, comprometiéndose los agricultores a no recolectar su producción ni comercializarla. Sin embargo, esta medida resulta insuficiente, puesto que no soluciona el problema en el resto de explotaciones. Por ello, desde esta organización agraria se reclama una estrategia clara y herramientas eficaces para combatir el cotonet de Sudáfrica.

En estos momentos todavía no se conoce el ciclo biológico de la plaga, una información que permitiría saber el momento en el que deben ser tratados los campos para adelantarse a la evolución del cotonet. “Si desconocemos el ciclo biológico del Delottococcus aberiae difícilmente podremos hacer recomendaciones ni dar con una respuesta al problema”, señala Aguado. En este sentido, AVA-ASAJA pide al Ministerio que se implique y realice inversiones mayores en la investigación de esta plaga, así como en ofrecer formación al sector y divulgar todos los datos que se obtengan. “Los agricultores están haciendo pruebas e invirtiendo en numerosos tratamientos desesperados por encontrar una solución, lo que implica un sobrecoste enorme. Este estudio debería llevarse a cabo por parte de la Administración, ya que si los tratamientos que realizan los agricultores cuestan más que el precio que reciben por sus cosechas la citricultura dejará de ser viable y para evitarlo es necesaria una implicación a fondo de las Administraciones”, afirma Aguado. Por otra parte, la asociación agraria también reivindica indemnizaciones por las pérdidas que está sufriendo el sector a consecuencia de un error cometido por la Administración.

“Si se hubiera actuado a tiempo la plaga podría haberse erradicado fácilmente. Es necesario que se invierta en tratamientos contra las hormigas, que protegen la plaga y la difunden, así como facilitar el depredador Cryptolaemus y el parasitoide Anagyrus de forma masiva a todos los agricultores de zonas afectadas por Cotonet. Todo ello con la implicación de las OCAPAS para hacer estos tratamientos posibles. Hasta ahora las Administraciones, responsables de la entrada y dispersión de esta plaga, han fallado estrepitosamente en sus actuaciones provocando un gran perjuicio para los agricultores. Por ello, es vital que inviertan y se impliquen para frenar este desastre”, concluye Aguado.

Whatsapp Telegram