domingo, 17 de octubre, 2021  |  

- 29 diciembre, 2014 -

Miguel Barrachina. Economista y vicepresidente del área económica de la Diputación de Castellón. Para bien o para mal hoy todo se mide. Han aparecido... Más empleo y menor desigualdad en 2015

Miguel Barrachina. Economista y vicepresidente del área económica de la Diputación de Castellón.

Para bien o para mal hoy todo se mide. Han aparecido recientemente voluntariosos informes sobre la desigualdad, en Castellón y en España. Los datos objetivos, publicados en Eurostat por la Comisión Europea, no dejan lugar a dudas; cuando España crece, como ahora, las desigualdades menguan y cuando el país se empobrece, además, crecen las diferencias de rentas.

En el último año medido, 2013, la desigualdad ya baja un 12,5%, pasando de 7,2 a 6,3, en un índice de distribución de renta, que mide cuantas veces más gana el 20% de las personas más ricas sobre el 20% más pobre. A mayor número en el índice mayor desigualdad.

Empleo y desigualdad son dos caras de la misma moneda y la historia de la desigualdad es la historia de la destrucción del empleo.

Desde que disfrutamos de democracia, las desigualdades se han reducido en dos momentos; ahora y con el gobierno de José María Aznar -se redujo en un 15%-, y se incrementaron tanto en la época de Felipe González, como en el periodo de Rodríguez Zapatero –subió un 39% -.

La realidad redistributiva es que con gobiernos menos intervencionistas y que respetan más la libertad y la iniciativa privada se reducen las desigualdades y con la izquierda crecen.

La clave es, obviamente, el crecimiento económico y el empleo, así, en apenas tres años, España ha pasado a liderar la caída del paro y la creación de empleo en Europa.

Hoy uno de cada tres europeos que encuentra empleo lo hace en España. En la última legislatura con gobierno socialista, seis de cada diez nuevos parados europeos eran españoles.

La izquierda, sin pretenderlo, aumenta no sólo la pobreza sino que crece la distancia entre los más ricos y los más pobres.

Por eso no es difícil hacer la previsión de que en 2015, crecimiento, empleo y reducción de desigualdades irán de la mano en todo el territorio nacional y con más intensidad en la provincia de Castellón, donde, los recién estrenados, aeropuerto y TRAM, y el AVE nos situarán en la primera división de las infraestructuras.

Hoy, cuando se baten récords de llegada de turistas, exportaciones, inversión extranjera y creación de empresas y empleo, la llegada de un nuevo año, con bajada de impuestos y más crédito para los emprendedores, debe llenarnos de esperanza en el inmediato futuro.

Whatsapp Telegram