Noticias Castellón
lunes, 04 de julio del 2022 | Última actualización: 01:49

Castellón cuenta con asistencia terapéutica infantil en 8 colegios para promover la autonomía e inclusión

Tiempo de Lectura: 5 minutos, 16 segundos

Noticias Relacionadas

La vicepresidenta y la consellera de Educación han visitado el CEIP Tombatossals de Castelló para conocer uno de los casos

S. B. /Castellón Información

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha destacado que la figura de la persona de asistencia terapéutica infantil (PATI) es una forma de promover «la autonomía personal y la inclusión educativa de niñas, niños y adolescentes con diversidad funcional». La vicepresidenta y la consellera de Educación, Cultura y Deporte, Raquel Tamarit, han visitado el CEIP Tombatossals de Castelló que cuenta con asistencia terapéutica infantil, una figura impulsada por la Conselleria de Igualdad que favorece la educación inclusiva y la autonomía de las personas con diversidad funcional, y que se incluye en el catálogo de prestaciones del sistema de atención a la dependencia. La vicepresidenta ha señalado que en estos momentos en toda la Comunitat Valenciana hay 91 niños, niñas y adolescentes que cuentan con este recurso, 8 de ellos en la provincia de Castellón, que incluye funciones de acompañamiento dentro del horario lectivo de los centros escolares.

Oltra ha indicado que la figura de PATI para niños y niñas en situación de dependencia tiene como objetivo «impulsar todas las capacidades en la primera etapa de vida, mejorar habilidades y fomentar la integración y rehabilitación de estos niños y niñas». Se trata de una figura pionera en el país, en la que ya han mostrado interés otras comunidades y también desde fuera de España.

Mónica Oltra y Raquel Tamarit han podido conocer en el centro de Tombatossals la experiencia de Álvaro, un niño con TEA (Trastorno del Espectro Autista), que ha estado acompañado durante el curso por su asistente personal, que, en coordinación con la comunidad educativa del centro, ha favorecido cada vez más el desarrollo de su autonomía e independencia, como el resto de chicos y chicas de su clase. Esto, ha insistido Oltra, «es un ejemplo de educación inclusiva por la que hemos apostado ambas conselleries». En la visita también ha estado presente la madre del alumno con TEA que ha explicado a Oltra y Tamarit todo el desarrollo y proceso que está viviendo su hijo en el colegio de Castelló.

Tal y como ha recordado la vicepresidenta, la figura de la asistencia personal es una prestación económica incluida en el catálogo de servicios y prestaciones de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia que permite la contratación de una o un asistente personal, durante un número de horas.

Complemento para la inclusión

Raquel Tamarit ha destacado que la presencia de la figura del asistente personal en los centros educativos «es un complemento que ayuda a la inclusión educativa del alumnado con diversidad funcional y mejora su autonomía personal y que, en ningún momento, supone una reducción o sustitución del apoyo a la inclusión educativa del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo que presta la Consellería de Educación a través del personal educador y de Pedagogía Terapéutica (PT)».

«Se trata de sumar esfuerzos en beneficio del alumnado con diversidad funcional para garantizar su inclusión plena en la sociedad a todos los niveles, más allá del tiempo que pasa en la escuela, un objetivo por el cual las conselleries de Educación y de Igualdad estamos trabajando codo con codo», subraya Tamarit.

El acceso en los centros educativos de la persona de asistencia terapéutica infantil para acompañar al alumnado con diversidad funcional durante la jornada escolar es fruto de la coordinación y cooperación entre las dos consellerias y los equipos educativos que atienden al alumnado con Necesidades Educativas Especiales (NESE), que son los que valoran si este apoyo extra ayuda a mejorar su inclusión educativa y su autonomía personal al complementar el trabajo que realiza el profesorado de Pedagogía Terapéutica y el personal no docente de atención educativa.

La apuesta de la Consellería de Educación por la inclusión educativa se materializa en un incremento del 89% del personal no docente de atención educativa desde el curso 2014-2015.

Así, actualmente el personal educador de Infantil y de Educación Especial, de interpretación de lengua de signos y de fisioterapia que trabaja en las aulas del sistema educativo valenciano es de cerca de 1.960 personas y para el próximo curso aumentará un 21% al sumar unas 420 personas más y llegar a las 2.380.

Otro pilar de la inclusión son las unidades específicas de Educación Especial en los centros ordinarios, entre las cuales destacan las aulas de Comunicación y Lenguaje (CiL) por alumnado con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Educación tiene en marcha actualmente 222 aulas específicas en los centros de Primaria y Secundaria y el próximo curso sumará otros 18 más. De este modo, en el próximo curso habrá 96 aulas específicas más que en el curso 2014-2015, habiendo incrementado el Botánico un 67% estas aulas especializadas que favorecen la inclusión en los centros ordinarios del alumnado con diversidad funcional.

Además, la Conselleria ha reforzado este curso el acompañamiento al alumnado con diversidad funcional con la implantación de un nuevo modelo de orientación educativa, que incluye la incorporación del personal de orientación en los centros de Primaria y la creación de 6 Unidades Especializadas de Orientación (UEO) completamente nuevas. Para hacer este despliegue, ha incrementado un 37,2% la plantilla del personal de Orientación educativa llegando a las 1.452 personas al contratar a 394 especialistas más.

Paralelamente, la transformación de los centros específicos de Educación Especial (CEE) en centros de recursos que apoyan en los centros ordinarios también mejora la inclusión educativa, puesto que el personal especializado de los CEE asesora los equipos educativos de los centros ordinarios en la respuesta educativa al alumnado con trastorno del espectro autista, discapacidad motriz, auditiva e intelectual y trastornos graves de la conducta.