Noticias Castellón
jueves, 30 de junio del 2022 | Última actualización: 22:09

Los sondeos de Columbretes incumplen la Ley y convenios nacionales e internacionales

Tiempo de Lectura: 6 minutos, 12 segundos

Noticias Relacionadas

Según Oceana, el impacto de los sondeos acústicos es 100.000 veces superior  al que genera el motor de un avión a reacción  

La Asociación Internacional Oceana, para la protección de los mares y su ecosistema, ha presentado alegaciones al estudio de impacto ambiental presentado por la empresa Cairn para la realización de sondeos acústicos, para las  prospecciones petrolíferas en el golfo de Valencia y entorno de Columbretes. Las alegaciones de Oceana, respaldadas con una extensa bibliografía científica, entienden que el Informe de ‘Cairn’ “es de risa”, porque solo tiene en cuenta lo que quiere y como quiere. Contradice la legislación española e internacional, aplica sistemas incompletos e inexactos, no calcula los impactos. El impacto de los sondeos acústicos, indican, sería  100.000 veces superior  al que genera el motor de un avión a reacción. Oceana estima que una declaración positiva sería recurrible en los tribunales.

La Asociación Internacional Oceana, para la protección de los mares y los ecosistemas marinos, también ha presentado alegaciones al Estudio de Impacto Ambiental presentado por la empresa Cairn, para la Campaña de Adquisición Sísmica 3D en el golfo de Valencia‐canal de Ibiza. O lo que es lo mismo, para  la realización de sondeos acústicos de gran impacto, con el fin de comprobar si pue haber petróleo en el subsuelo del Golfo de Valencia y el entorno de Columbretes.Oceana Web prospecciones

Según manifestaba Silvia García, técnico experta de Oceana al programa Noticias del Mar “El informe presentado por Cairn es de risa, porque deja mucho que desear, y por eso “pedimos una declaración desfavorable porque no es posible que sea legal que estén permitiendo esto”.

Un impacto 100.000 veces más fuerte que el de un reactor

Y es que según la alegación de Oceana, las 800 páginas del Estudio de Cairn dejan muchas lagunas por resolver. Por ejemplo, los sondeos acústicos ‘airguns’ “producen sonidos con una intensidad 100.000 veces superiores a los que genera el motor de un avión a reacción”.

La contaminación acústica se propaga a grandes distancias en el mar, dice Oceana, aunque inicialmente estaría probada una incidencia directa de 30 kilómetros, los últimos estudios informan que la suma de actividades similares en todo el Mediterráneo podría afectar a áreas superiores a los 200 y 200 kilómetros, y afectyar directamente a especies tan sensibles como los cetáceos.

El impacto se extenderá a 1,3 millones de hectáreasColumbretes Illa Grossa

“Por tanto, aunque el área en la que se pretenden realizar los trabajos de sísmica 3D por parte de Cairn cubre una extensión de más de 2.420 km2 cuadrados, o lo que es lo mismo, 242.000 millones de hectáreas, el impacto se extenderá a 1,3 millones de hectáreas. Esto supone una superficie 13 veces mayor que el límite establecido en el art. 15 de la Ley 34/1998, de 7 7 de octubre, del sector de hidrocarburos, que establece un máximo de 100.000 hectáreas”.

Cairn ignora los hábitats protegidos en la zona

En su informe dice Oceana, Cairn dice que no existe ningún hábitat protegido en la zona. Oceana responde que ha podido comprobar todo lo contrario, por lo que el Estudio sería inexacto. “Oceana ha podido comprobar y filmar  la existencia de arrecifes dentro de las zonas donde se han otorgado los permisos”, algunos de ellos  calificados y reconocidos por la comisión Europea. En la alegación de Oceana se citan cañones, arrecifes, montañas, parajes protegidos ect…

Los ojeadores no sirven de nada con los cetáceos

Cairn ignora las 200 especies protegidas o reguladas  en los convenios internacionales, de las cuales se verían afectadas más de 130 especies incluidas en este catálogo. Los sistemas propuestos por Cairn para minimizar los daños, como la inclusión de ojeadores, para los cetáceos, son insuficientes y hasta risibles y desde luego, nada efectivos.

Grao-puerto-pesquero
Grao-puerto-pesquero

Sistemas inexactos para medir el impacto en la pesca comercial

Cairn, señala en otro punto Oceana, también menosprecia la incidencia sobre la pesca comercial. Pero aquí también los datos con incorrectos e inexactos. Par su estudio, Cairn se refiere al Sistema internacional ‘AIS’, que obliga a todos los barcos pesqueros y comerciales a llevar un localizador. Sin embargo, esta normativa solo afectaba a los barcos de más de 18 metros de eslora, en el momento en que Cairn consulta los datos, por lo que deja fuera del informe gran parte de la flota pesquera de menor tamaño. Oceana indica que había otros sistemas de medición de esta industria pesquera, que no se haColumbretes Illa Grosa Señoreta Mascaratn tenido en cuenta, de forma interesada o no,  como las denominadas ‘Cajas azules’ para embarcaciones de más de 15 metros, que si estaba en vigor desde el 2011.

De la misma manera, también es falso que no se vaya a afectar al atún rojo actualmente calificado como especie en extinción, porque si bien es cierto que esta especie cruza al Mediterráneo fundamentalmente en verano para desovar, en los meses propuestos por Cairn para su actuación, el atún se encuentra en plena concentración de especies juveniles.

Entre las especies comerciales prioritarias reguladas por el Cosnejo General de Pesca, se encontrarían afectadas 46 especies, que Oceana enumera en su alegación.

Cairn habla de la pesca de arrastre, cerco  y fondo, pero elude referirse al palangre. Y desde luego, olvida citar que los sondeos afectarían a los principales caladeros de sardina, boquerón, gana roja, e incluso, la langosta de Columbretes.

Oceana pide la declaración de impacto negativo

En conclusión, Oceana demanda la declaración de Impacto negativo ambiental  en base a que los trabajos “sobrepasarían  con mucho los límites establecidos por la ley con un impacto sobre una superficie de más de 1,3 millones de hectáreas marinas”.

La acumulación de prospecciones en todo el área del Mediterráneo, para la que se han solicitado permisos, ampliarían el impacto a más de 20 millones de hectáreas.

Una declaración positiva, declaraba Silvia García, de Oceana,  alejaría a España de los objetivos de la Unión Europea e iría en contra de las obligaciones del Estado Español en lo que concierne a:

Objetivo específico A. Proteger y preservar el medio marino, incluyendo subiodiversidad, evitar su deterioro y recuperar los ecosistemas marinos en las zonas que se hayan visto afectados negativamente

Objetivo específico B. Prevenir y reducir los vertidos al medio marino, con miras a eliminar progresivamente la contaminación del medio marino, para velar por que no se produzcan impactos o riesgos graves para la biodiversidad marina, los ecosistemas marinos, la salud humana o los usos permitidos del mar.

Objetivo específico C. Garantizar que las actividades y usos en el medio marino sean compatibles con la preservación de la biodiversidad”.

Se vulneran normativas y acuerdos nacionales e internacionales

Según Oceana, un impacto positivo sería recurrible ante los tribunales por el incumplimiento claro de la Ley de Impacto Ambiental, de Ley de Protección de Patrimonio Natural, de directiva Habitat, del Convenio de Barcelona y de otras tantas legislaciones y convenios nacionales e internacionales.- Esperanza Molina.