Noticias Castellón
jueves, 30 de junio del 2022 | Última actualización: 21:14

Array

El ayuntamiento de Castellón rechaza una moción de IU para subir los impuestos a las viviendas vacías de la ciudad

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Noticias Relacionadas

Castellón tiene censadas 91.000 viviendas, de las cuales, 13.600 están vacías y 1.300 en manos de los bancos

El pleno del ayuntamiento rechazó la moción presentada por Izquierda Unida, que proponía subir los impuestos a las viviendas vacías de Castellón. En la actualidad el parque de viviendas de Castellón supera las 91.000 de las que más de 13.600 se encuentran desocupadas y más de 1.300 en manos de los bancos. La propuesta fue rechaza, no en base a la justicia o injusticia de esta petición, sino a la falta de reglamentos municipales que regularan la aplicación de estos impuestos.

La capital de la Plana dispone en estos momentos de un parque de más de 91.000 viviendas, de las cuales más de 13.600 están desocupadas, y de éstas, 1.300 están en manos de los bancos.

LuciaQuintero
LuciaQuintero

Estos datos fueron aportados por Izquierda Unida en una moción, en la que pedía al pleno del Ayuntamiento que se incrementaran los impuestos a las vividas vacías para promover su alquiler con precios sociales para dar solución a las familias con menos medios que carecen de una vivienda digna. Concretamente, la subida de impuestos se ceñiría al 50% del Impuesto de Bienes inmuebles.

La propuesta pasó por el pleno del ayuntamiento con muchas medidas, muchas declaraciones pero sin entrar apenas en el fondo de la cuestión.

Para Izquierda Unida, cuya moción defendió Carmen Carreras, es inconcebible que haya viviendas vacías mientras haya familia sin vivienda. Porque Izquierda Unida es de la opinión de que disponer de más de una vivienda, se debe a razones especulativas y comerciales.

Uno de los problemas para desarrollar esta moción, se centra en que el ayuntamiento tendría que desarrollar un reglamento con el fin de dirimir donde y como se aplica esta subida de impuestos. Y sobre este particular se centró todo el debate.

El Bloc, reconoció la falta de este reglamento pero apoyó la moción, consciente, de que se tardaría mucho en desarrollarlos, porque debería realizarlos el Gobierno Central.

El Psoe, en boca de Javier Peris, fue mucho más sensato. Afirmó que le parecía una moción razonable, aunque los sería más si en lugar de promover la subida de impuestos a las viviendas de titularidad particular, donde se pueden dar casos de todo tipo, se limitara a las 1.300 viviendas que están en posesión de los bancos, porque en este caso, si se adquieren las viviendas con intención especulativa. Peris demostró también que el reglamento podría ser desarrollado por el propio ayuntamiento,  en lugar de esperar a que fuera el gobierno el que lo hiciera.alcalde Alfonso Bataller

Por parte del Equipo de Gobierno, el rechazo de la moción se debió a ‘cuestiones de responsabilidad’. Porque, según indicó Macián, aprobar algo que se sabe que nos puede ser aplicado, no puede recaer en un equipo que tiene la responsabilidad de gobernar y al que se le pueden pedir cuentas de sus decisiones.  Pero Juan José Pérez Macián fue más lejos, y utilizó el tema para indicar que si su gobierno del PP  no hubiera sido rechazado en las urnas en el 2002, los reglamentos  ya estarían aprobados desde hace tiempo.

La defensa de las siglas nacionales de los partidos enmascaró razones de peso, de índole social que deberían haber centrado el debate de los grupos políticos.

No se abordó la situación de los habitantes de Castellón, el porqué de la existencia de los pisos vacíos, el amparo o desamparo que sufren los propietarios cuando alquilan, cuando ocupan las viviendas o cuando prefieren tenerlas cerradas. Y sobre todo esto, la sombra de la vivienda y de los desahucios, se abordó más como un tema político que como una realidad que afrontan las familias.

La moción fue rechaza con los votos del PP  pese a los votos favorables de Izquierda Unida, bloc y Psoe.

“No puede hablar en este pleno”

Pero la nota más amarga fue la protagonizada por un señor mayor que ya se ha convertido en espectador habitual de los plenos, y que muchas veces, y quizá de forma inconveniente,  expresa en voz alta sus acuerdos o desacuerdos con lo que se trata.

Este señor, que se identifica como ‘yayoflauta’, perteneciente al movimiento 15 M, ha llegado a asistir a las sesiones con un cartel pegado al pecho, donde expresaba la situación de injusticia que viven muchas personas mayores con bajos sueldos e impuestos difíciles de pagar.

La actitud del alcalde siempre ha sido de infinita paciencia en estas sesiones, cuando los comentarios sobrepasaban la prudencia y los derechos del público asistente…

Por otra parte, el reglamento municipal no contempla la intervención ni las manifestaciones del público en los plenos. Permitir comentarios o expresiones del público es peliagudo, porque los plenos podrían convertirse en verdaderos circos…

Pero en esta ocasión, el hombre se sintió profundamente afectado por lo que se debatía. Cuando se rechazó la moción, se puso en pie e intentó pronunciarse con educación en voz alta: “por favor si me permiten que les diga una cosa”.

Esta vez el alcalde lo cortó en seco. “No, no se lo permito, este no es el lugar”.

“Ya -insistió el hombre – pero por favor, permítanme decirles una sola cosa”. Y de nuevo el alcalde fue tajante: “No, usted no puede hablar aquí”.

El hombre agachó la cabeza y humillado abandonó la sala con total educación. El alcalde fue tajante, pero ni uno solo de los concejales de la corporación levantó la mirada ni dijo o realizó nada. Simplemente, no les importó.

El pleno y los debates políticos siguieron su curso.

zp8497586rq