Noticias Castellón
domingo, 25 de febrero de 2024 | Última actualización: 09:03

Ascer: Los últimos datos sectoriales revelan la realidad de la grave crisis por la que está atravesando el sector

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 32 segundos

Noticias Relacionadas

La asociación trasladó en la última sesión negociadora su disposición a aplicar importantes mejoras salariales

La producción se redujo un 15% en 2022 y un 21,2% en 2023

El sector español fabricante de azulejos y pavimentos cerámicos registra una notable pérdida de competitividad. A las consecuencias de la invasión de Ucrania: encarecimiento de materias primas e incrementos desorbitados de los precios de la energía; se ha unido una crisis de demanda mundial de los productos cerámicos europeos debido a la situación inflacionista en los mercados y al inevitable incremento de los precios frente a otros productores con costes muy por debajo de los que exigen los estándares sociales y medioambientales europeos.

Las empresas fabricantes de azulejos y pavimentos cerámicos llevan más de dos años haciendo los mayores esfuerzos para tratar de mantener su actividad, producción y empleo, en detrimento de sus cuentas de resultados. A pesar de ello:

  • la producción se redujo un 15% en 2022 y un 21,2% en 2023, quedando por debajo de los 400 millones de m2. En apenas dos años se han destruido casi 190 millones de m2 de producción, perdiendo un tercio de la producción.
  • en cuanto a las ventas, en 2022 la caída de exportación (que representa el 75% del total de ventas) fue del -13% y entre enero y noviembre de 2023 han caído un 22,6% (datos en volumen).
  • se estima que en 2023 la facturación total del sector se reducirá en torno a 1.000 millones de euros.
  • el empleo, a pesar de los esfuerzos realizados por empresas y trabajadores para su mantenimiento a través de diferentes herramientas, entre las que destacan la suspensión temporal de empleo, se ha reducido en más de 2.300 puestos de trabajo (julio 2022 a diciembre 2023).

Sobre la negociación de convenio colectivo

A pesar de la situación descrita, Ascer trasladó en la última sesión negociadora su disposición a aplicar una mejora salarial pese a la coyuntura adversa, consciente de la necesidad de paliar el importante incremento de los precios que viene soportando el conjunto de la economía. Oferta formal que fue rechazada por los sindicatos, oponiendo el 100% de su plataforma inicial, y exigiendo la aplicación automática del V Acuerdo para el Empleo y Negociación Colectiva (AENC) firmado por CEOE, UGT y CCOO a mediados del año pasado.

El V AENC, en cuanto a incrementos salariales se refiere, está acordado contemplando no solo la evolución de los precios al consumo, sino para un escenario de crecimiento como, de hecho, se está produciendo en diferentes actividades económicas. Lamentablemente, el sector cerámico no se encuentra en esa situación.

El citado acuerdo recoge expresamente que se produzca “un avance en el crecimiento de los salarios, donde la realidad económica de los sectores y/o empresas lo permita”, y añade “los negociadores deberán tener en cuenta las circunstancias específicas de su ámbito para fijar las condiciones salariales, de tal manera que la aplicación de las directrices anteriores podrá adaptarse en cada sector o empresa, con situaciones muy desiguales de crecimiento […] teniendo como objetivo el mantenimiento y la creación de empleo”.

No obstante, a pesar de la crisis por la que atraviesa el sector, y haciendo honor a lo suscrito en el AENC -en cuanto a la necesidad de adaptarse a esa realidad- y teniendo en cuenta muy especialmente la actual situación de la evolución de los precios, desde ASCER se ofrecieron importantes incrementos. No podemos ignorar que el convenio colectivo sectorial acumula una mejora sobre la inflación del 23,61% desde 1985 a 2022.

Por otro lado, el Gobierno ha introducido nuevas incertidumbres con el anuncio de reducción de la jornada semanal, que implicará un aumento de los costes laborales superior al 6% e incide de forma muy negativa en el proceso de negociación de los nuevos convenios colectivos de cara a 2024 y 2025.

Pretender, como se hace por las organizaciones sindicales, la aplicación íntegra de los incrementos y garantías previstos en el AENC, además del resto de reivindicaciones contenidas en la plataforma sindical, supone ignorar deliberadamente el contenido del propio AENC y la realidad del sector, conduciéndolo, innecesariamente, al conflicto.