Noticias Castellón
domingo, 14 de agosto del 2022 | Última actualización: 22:06

¿Anillos vs dragones?

Tiempo de Lectura: 6 minutos, 5 segundos

Noticias Relacionadas

Hace unos meses, en otra columna para este medio, comenté varios ejemplos de ficciones pertenecientes al género de fantasía medieval, y cité los dos grandes productos que llegaban en 2022, que, cuando se publique este artículo, quedarán a la vuelta de la esquina: el primero en llegar será “House of the Dragon” (“La Casa del Dragón”), en HBO a partir del 22 de agosto; y el siguiente será “The Rings of Power” (“Los Anillos de Poder”), que aterrizará en Prime Video el 2 de septiembre. Durante la fase previa a su llegada, se han escrito, comentado y analizado muchas cosas sobre ellas, y mientras transcurra su emisión, y cuando concluyan sus respectivas entregas, también serán el gran foco de los próximos meses en televisión. Inevitablemente, llegarán las comparaciones, porque somos seres humanos y nos encanta el conflicto; pero, ¿es realmente necesario?

Una de las razones por las que opino que deberíamos alejarnos del potencial enfrentamiento (que ya está produciéndose) sobre cuál de las dos es mejor, es porque creo que los frikis hemos ganado. Tradicionalmente, a aquellos que nos gustaban este tipo de historias se nos ha mirado mal, como marginados que en vez de jugar al fútbol, ver el programa del que todo el mundo hablaba (normalmente, con poco nivel cultural, todo sea dicho), o dedicarnos a otros menesteres más “aceptados” socialmente, pasábamos horas leyendo estos relatos que nos trasladaban a lugares donde Harry Potter asistía a una escuela de magia, los no-muertos provenientes de más allá de un Muro gigantesco amenazaban Poniente, o los orcos campaban a sus anchas por la Tierra Media. ¿Lo más gracioso? Que Jeff Bezos, fundador de Amazon, tenía entre ceja y ceja llevar a la pequeña pantalla una adaptación de su novela favorita, “El Señor de los Anillos”, y lo va a conseguir.

Este tipo, que muchos veneran por ser un multimillonario, un emprendedor de esos que se comen el mundo y labran su fortuna hasta llegar a ser una figura de fama mundial, se crio leyendo a Tolkien y fascinado con las aventuras de hobbits, elfos, y compañía. Se ha gastado una auténtica fortuna en “Los Anillos de Poder”, convirtiéndola en la serie más cara de la historia de la televisión, y va a ser la comidilla a partir de septiembre. Luego está el tema de si es más o menos fiel al material original, si la trama es buena o mala, o su elenco tiene o no nivel. Pero, de entrada, una de las fechas marcadas a fuego en el calendario de muchos seriéfilos, más o menos puestos en el universo de la Tierra Media, era el 2 de septiembre de 2022. Y todo gracias a uno di noi, un friki que, cosas de la vida, está forrado.

Otra razón es que es más sencillo sentarse y disfrutar de ellas, sin más. Se vive más tranquilo sin entrar en riñas intestinas sobre si este personaje ha sido plasmado fielmente en pantalla, o esta trama se respeta más o menos, o si la raza en cuestión tiene el pelo rubio, orejas puntiagudas o el color que tiene su piel. No creo que aporte demasiado al debate el entrar a desprestigiar “House of the Dragon” si eres fan de “The Rings of Power”, o viceversa. Es más divertido verlas, juzgarlas y valorarlas, y encontrar los aspectos positivos que nos dejarán; evidentemente, yo seré el primero en señalar también los puntos negativos que encuentre, porque algún pero tendrán, como prácticamente todas las producciones, pero intentaré no caer en la comparación, porque se parecen lo que un huevo a una castaña. Y creo que es algo que tenemos que buscar todos, llegar a un punto en el que nos sentemos como espectadores, y disfrutemos del momento actual, en el que vamos a tener a dos gigantes audiovisuales como HBO y Prime Video emitiendo dos súper producciones basadas en trabajos de fantasía medieval.

Y un indicativo de que algo se mueve en el mundillo televisivo es que, precisamente, parece que ninguna de las grandes cadenas/plataformas quiere competirle de tú a tú a estos dos. Disney Plus ha lanzado ya “Obi-Wan Kenobi”, su producto de “Star Wars” estrella para 2022, y emitirá “Andor” (precuela de la película “Rogue One”) coincidiendo esas semanas con los anillos y los dragones; de Marvel Studios ha emitido ya “Caballero Luna” y “Ms Marvel”, héroes desconocidos para buena parte del gran público, y coincidirá algunas semanas en emisión con “She-Hulk”, que tiene un perfil parecido; Hulu nos traerá la quinta entrega de “El Cuento de la Criada”, ficción que arrastra aún muchos fans, pero que ha perdido fuerza con el paso de los años, por diferentes razones; Netflix estrenará una semana después de “The Rings of Power” la nueva temporada de “Cobra Kai”, que se puede ver en un día, y no hay ningún otro estreno de una talla similar previsto a día de hoy tras “The Sandman” (5 de agosto) hasta octubre, cuando concluyan ambas.

Es decir, los grandes jugadores actuales de las guerras del streaming emitirán cosas de consumo rápido, series que ya no son lo que eran, o de un perfil más bajo que otras producciones que han lanzado anteriormente, u otras que tienen pendientes de lanzar próximamente. Ni siquiera la propia HBO tiene programada (mientras escribo estas líneas, a mediados de julio) la serie que sustituirá en su parrilla a “House of the Dragon” cuando cierre su temporada debut. Como corolario de este punto, y tercera razón para pasarlo bien con ambas, es que, con estas dos producciones, HBO y Prime Video han condicionado todo el calendario del resto, lo cual supone un movimiento muy relevante, y con un impacto crucial para este 2022.

Quizá ninguna de las dos llegue a la calidad de, por ejemplo, “Better Call Saul” (que, curiosamente, acaba unos días antes de que lleguen los dragones), pero pensar hace unos años que dos series de fantasía medieval fueran a, primero, copar la conversación seriéfila durante diez semanas, como mínimo; y, segundo, hacer que el resto de competidores ubicara sus productos en fechas anteriores o posteriores, y lo que coincida, que no les suponga una potencial pérdida de suscriptores o seguidores, era totalmente impensable. Más aún si hubiéramos dicho que una ficción dentro del universo de “Juego de Tronos”, que a tanta gente disgustó su final y echó pestes del mismo y quiso quemar HBO y a los productores, iba a generar tanto interés. ¿Sabéis qué pienso? Que muchos de esos detractores, seguramente, cuelguen una bandera Targaryen cuando concluya la temporada.

Disfrutemos del momento, si podéis y queréis, ved ambas, y vivid algo único: la fantasía medieval como conductora de la conversación en televisión, al menos, entre agosto y octubre, que no es poca cosa.