Noticias Castellón
jueves, 01 de diciembre del 2022 | Última actualización: 22:51

Aiguagest cierra la Piscina Provincial 'a cal y canto' y obliga a Diputación a solicitar el acceso al juez

Tiempo de Lectura: 6 minutos

Noticias Relacionadas

La entidad provincial exigirá a la nueva concesionaria los mismos servicios que ofrecían los trabajadores del centro

Aiguagest cumplía con su amenaza y anoche cerraba la Piscina Provincial de Castellón ‘a cal y canto’ sin negociar ningún tipo de transición con la Corporación Provincial. Tal es así que Diputación ha tenido que certificar esta mañana que la piscina estaba cerrada para poder solicitar al juez, por escrito, la entrada en las instalaciones. El procedimiento urgente para la puesta en marcha de la piscina comenzará el jueves y Diputación exigirá a la nueva concesionaria los mismos servicios que se prestaban, por lo que considera que los trabajadores tienen muchas oportunidades de continuar en sus puestos.

Esperanza Molina/ Castellón Información

Tristeza e impotencia. Este era el sentimiento de los trabajadores de la Piscina Provincial ayer noche, cuando acababan los turnos de trabajo, a sabiendas que ellos se encuentran despedidos y que la piscina cerraba sus puertas.

piscinaPorque la empresa concesionaria, Aguagest cumplía su amenaza. Incapaz de hacer frente a los pagos y sin poder negociar nuevos aplazamientos con todos sus deudores, entre ellos el Ayuntamiento y la Diputación, entregaba las cartas de despido a todos los trabajadores y cerraba a cal y canto, sin plantearse cualquier tipo de negociación  que permitiera una transición con la Corporación Provincial, tal como asegura el equipo de Gobierno de esta corporación.

La actuación de Aguagest ha sido tan rotunda, que ha dejado a la Diputación con ‘una mano delante y otra detrás’, sin poder actuar hasta el día de hoy, cuando han certificado que la Piscina Provincial estaba cerrada al público.

“Ayer intentamos ya pedir la mediación del juez, pero se nos indicó que hasta que no cerrara la piscina, no teníamos nada que hacer”, comentaban fuentes de la Diputación  Provincial.

Así las cosas, a primera hora de la mañana, desde Diputación se certificaba que la piscina estaba cerrada. La empresa que la gestionaba no ha entregado las llaves del recinto, ni ha comunicado a Diputación cuales eran sus usuarios para que la entidad pudiera ponerse en contacto con ellos.

Certificado el cierre, el segundo paso ha sido dirigir un escrito al juez, para que permita a la Diputación Provincial la entrada en el recinto. Se ignora lo que tardará la justicia en facilitar este permiso, aunque hay confianza de que en pocos días también estará solucionado este trámite.

Porque, otro de los problemas es el del mantenimiento de las instalaciones, del que se va a hacer cargo la Diputación durante todo el mes de agosto.

A continuación, y según se ha anunciado esta mañana en rueda de prensa, han comenzado los trámites para poder adjudicar de nuevo, de forma provisional, esta instalación, con el objetivo de que pueda abrir sus puertas en el mes de septiembre.

Para poder adjudicar de nuevo este servicio, la Diputación tiene que rescindir el contrato que la unía a Aiguagest. Para ello, en el último pleno provincial, se aprobó la denuncia del incumplimiento de la empresa concesionaria. Cumplido el trámite de tiempo y certificado ese incumplimiento, ahora, con la piscina cerrada, el jueves se celebrara un pleno extraordinario para: rescindir completamente el contrato con Aiguagest, y destinar un crédito extraordinario que permita poder sacar a concurso, por vía urgente, y de forma provisional la gestión de la Piscina.

Tanto los diputados Sales como Martínez explicaban en rueda de prensa, que se ha adelantado todo lo que se podía adelantar, pero no se podía incumplir la ley, y por derecho Aiguagest tenía una concesión y un contrato que no se podía incumplir por parte de la corporación Provincial, hasta que la empresa ha cerrado las puertas.

La decisión el pleno extraordinario con respecto a la piscina, deberá publicarse en el Boletín Oficial de la Provincia, para que sea legítimo. Y a partir de ahí, a contar plazos.

Presentación de solicitudes, estudio de las propuestas, baremación y concesión. Pero ¡ojo!, concesión temporal mientras se pueda volver a sacar la piscina a concurso, por la vía ordinaria.

¿Qué va a pasar con los trabajadores?

Una vez aclarado el proceso surgen las preguntas ¿Qué va a pasar con los trabajadores? O ¿Qué ocurriría si no se presentara ninguna empresa para esta gestión temporal?

En lo que respecta a los trabajadores, legalmente Diputación no puede solicitar la subrogación del personal que ha trabajado hasta anoche en la Piscina Provincial. No puede introducir una cláusula al respecto. Pero piensa que, por las fechas, pleno mes de agosto, y con las premuras de tiempo, lo más probable es que la empresa que resulte adjudicataria pueda optar por la vía más fácil, contratar al personal que ha despedido Aiguagest.

Sobre todo, porque si Diputación no puede introducir cláusulas de subrogación en los contratos, si puede condicionar la concesión a que se retomen todos los servicios que ha ofrecido hasta el momento la piscina, y que eran prestados por los profesionales del centro.

En cuanto al interés que pueda despertar la piscina en la iniciativa privada, y la presentación de ofertas… solo cabe pensar que Diputación tenga ya algún as guardado en la manga o haya estudiado el tema en profundidad… ¿Quién se arriesgaría a sacar poro vía urgente una contratación de tal calibre si no hubiera despertado ya el interés de la empresa privada?

Lo que sí parece estar claro, es que Diputación, al menos su equipo de Gobierno, no tiene ninguna intención de solicitar la ayuda, la colaboración del Ayuntamiento de Castelló o de ceder su gestión a la Capital de la plana…

Las relaciones entre ambas instituciones no pasan por su mejor momento, el Ayuntamiento lleva cierto retraso en la gestión o contratación de muchos de sus proyectos, señalan fuentes cercanas al Grupo Popular Provincial. Y, además, la entidad municipal, a juicio de este periódico, se ha comportado más como una novia que se deja querer esperando una propuesta que no llega, y quejándose ahora del desamor que le manifiestan.

Sobre este particular, los medios de comunicación han preguntado en repetidas ocasiones al equipo de Gobierno municipal, si estaría dispuesto a gestionar la piscina provincial de Castellón.

Las respuestas siempre han sido las mismas, “si Diputación quiere algo, que venga y que nos haga una propuesta”, “habría que estudiarlo… se tendría que mirar…”

Ahora, cuando parece que Diputación ni se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento ni está por la labor de ceder la gestión, y tras el cerrojazo de Aiguagest, es el Ayuntamiento el que se queja, de que Diputación no ha hecho nada por la piscina y que deja en la calle a 36 trabajadores.