Noticias Castellón
martes, 29 de noviembre del 2022 | Última actualización: 18:19

Los Colegios Médicos de la Comunitat Valenciana rechazan el Plan Estratégico para la Atención Primaria

Tiempo de Lectura: 1 minutos, 58 segundos

Noticias Relacionadas

Exigen a Sanidad que retire el documento y elimine un punto que abre la puerta al intrusismo en las funciones directivas de los EAP de Zona Básica de Salud

Castellón Información

El Consejo de Colegios de Médicos de la Comunitat Valenciana rechaza el Marco Estratégico de la Atención Primaria 2022-23 de la Conselleria de Sanidad Universal, en el que detecta intrusismo. Por ello, en un escrito dirigido a la consellera Ana Barceló le exigen que elimine el punto 5.1 de la Línea estratégica 3 Fortalecimiento de la Atención Primaria (AP), que abre la puerta a esa intromisión en las competencias de los médicos. Asimismo, censuran que ante una restructuración de la puerta de entrada a la sanidad que es la AP no hayan sido consultados para aportar su visión a la hora de confeccionar ese documento marco que regirá la sanidad en estos dos años.

El escrito remitido a la consellera por el órgano colegiado de las corporaciones médicas de las tres provincias de la Comunitat muestra el "rechazo al documento Marco Estratégico de la Atención Primaria 2022-2023" y pide la "eliminación inmediata" del aludido punto 5.1, que indica que "los centros de salud contarán con la figura de responsable en área médica, enfermería y admisión, una de las 2 primeras asumirá las tareas directivas del  EAP -Equipo de Atención Primaria-  de la Zona Básica de Salud”. Algo en lo que discrepa el Consejo porque, le recuerdan a la consellera, "las tareas directivas del EAP de la Zona Básica de Salud solo pueden ser ejercidas por los médicos. Su ejercicio por cualquier otra categoría profesional sería contrario a la ley y la jurisprudencia, siendo considerado como intrusismo profesional".

Cabe recordar que ese documento Marco elaborado por la Conselleria de Sanidad y dado a conocer el pasado 28 de enero a algunos colectivos médicos y sociedades científicas suscitó el rechazo general por entender que no se había contado con los representantes de los profesionales que trabajan en los centros de salud, base de la Atención Primaria. Todo en un momento en que los profesionales sanitarios, tanto médicos como enfermeras, han denunciado la presión asistencial, que se suma a la falta de recursos humanos y técnicos.