domingo, 29 de noviembre, 2020  |  
Sin capitán Sin capitán

- 6 noviembre, 2020 -

Begoña Carrasco. Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón DesAmparados. Los vecinos de Castellón merecen respeto por parte del equipo de... Sin capitán

Begoña Carrasco. Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón

DesAmparados. Los vecinos de Castellón merecen respeto por parte del equipo de gobierno municipal. Un tripartito que lleva la directa y que va a lo suyo, ajeno a los intereses y prioridades de los castellonenses. Basta con salir a la calle y escuchar para darse cuenta de la rebelión vecinal que la actitud de PSOE, Compromís y Unidas Podemos está generando.

Este es el caso de los vecinos de la avenida Lledó, que llevan alzando su voz desde que un día leyeron atónitos en prensa que Amparo Marco les va a cortar el carril de acceso a la ciudad, entre la rotonda de Tombatossals y la plaza María Agustina, además de eliminar más de 200 plazas de aparcamiento. Desde el minuto uno dejaron bien clara su oposición a una reforma que no solo va a suponer un nuevo trauma en la movilidad de los vecinos, pero el equipo de gobierno del tripartito sigue erre que erre y sigue adelante. Ahora trata de convencerlos mediante la apertura de un proceso de participación ciudadana que no es más que un montaje para dar apariencia de libertad de opinión, y que se ha encargado a dedo a la misma empresa que lleva estos asuntos a Ribó en el Ayuntamiento de Valencia, quien ya hemos visto que ha convertido a la ciudad en una ratonera de cortes de calles que han acabado con el tejido comercial de todo el centro.

También están en pie de guerra los vecinos del entorno de la Plaza Constitución, hartos de que se obvien sus quejas a los desórdenes públicos, tráfico de drogas, indigencia o falta de mantenimiento de este céntrico enclave de Castellón. Unos vecinos que ya han alzado su voz contra el cierre del consultorio médico del barrio, y que ahora han saltado a los medios de comunicación nacionales por las peleas y escándalos que viven un día sí, y otro también.

Como les ocurre a los de la plaza Isabel la Católica, donde grupos de extrema izquierda, en connivencia con el equipo de gobierno municipal, han tomado literalmente la plaza y celebran sus fiestas en plena vía pública como si fueran sus dueños y señores. Los castellonenses de estas vías están cansados de molestias y actos que vulneran todas las normas y que siguen celebrándose incluso en pleno Covid. Las críticas y reproches de los vecinos son respondidas con amenazas y coacciones, al más puro estado bolivariano.

Son solo tres ejemplos de lo que ocurre hoy en Castellón. Tenemos un gobierno municipal que no escucha, no atiende, no hace. Unos gobernantes que siguen a la suya, ajenos a las soluciones que reclaman los castellonenses, que bastante tienen con intentar no contagiarse por el Covid, mantener sus empleos, sacar adelante a sus familias y pagar las facturas, como para encima tener que afrontar solos unos problemas cuya resolución depende exclusivamente de la alcaldía y su equipo. Desde el Partido Popular no vamos a permitir que Castellón se convierta en una ciudad sin capitán. Y vamos a estar al lado de todos y cada uno de ellos, denunciando cada uno de los abusos que padecen. Los vecinos de la capital de la Plana son, y deben seguir siendo, lo primero.

Google+
Whatsapp Telegram