Sábado, 17 de noviembre, 2018  |  
Manuel Babiloni, el alma internacional de la guitarra, se va discretamente con sus acordes Manuel Babiloni, el alma internacional de la guitarra, se va discretamente con sus acordes

- 12 mayo, 2015 -

Reconocido internacionalmente, era un amante de toda la música de guitarra, pero en especial, un excepcional intérprete de Sor, Tárrega y Fortea… Manuel Babiloni, el alma internacional de la guitarra, se va discretamente con sus acordes

Reconocido internacionalmente, era un amante de toda la música de guitarra, pero en especial, un excepcional intérprete de Sor, Tárrega y Fortea…

El concertista de guitarra, Manuel Babiloni, uno de los intérpretes españoles más reconocido internacionalmente,  falleció ayer en su casa. Con apenas 56 años, se fue tan discretamente como vivió, con los acordes de su guitarra, mientras hacía lo que más le gustaba. Amante y defensor de la música de Sor, Tárrega y Fortea, y de los autores españoles. Fue premio especial a la interpretación de Francisco Tárrega. Tenía editados numerosos CDs con su obra, y en Japón lo adoraban hasta el punto de nombrarlo ‘presidente honorífico’ de la Escuela de Guitarra “La Joia”, de Yokohama. Fue excepcional, como intérprete y como persona.

Esperanza Molina/Castellón Información

Este mediodía, la familia de Manuel Babiloni mandaba un comunicado en el que decía textualmente: “El concertista internacional de guitarra, Manuel Babiloni, falleció ayer en su domicilio de Castelló, ciudad donde nació en 1959. Babiloni falleció repentinamente mientras practicaba su mayor pasión: tocar la guitarra.

Babiloni se fue tan discretamente como vivió. Era uno de los más grandes concertistas españoles, como lo muestra su currículo personal. Valorado y conocido internacionalmente… Pero en España y en su provincia,  era relativamente conocido fuera del ámbito musical. ¿Cómo si no se explica, que todo el mundo de la Cultura que presume de saberlo todo, de conocerlo todo, de sentir más que nadie la pérdida de sus valores apenas ha reaccionado con la noticia?.

Desde el dolor y la rabia personal ante toda esa ‘incultura institucional’, se me ocurre que si Babiloni hubiera se hubiera distinguido la décima parte de la mitad en un deporte como el futbol o el automovilismo, en lugar de la música clásica, hubiera sido nombrado hijo predilecto, hijo adoptivo de no sé cuántos sitios o propuesto para premios como el Príncipe de asturias.

Y no exagero.

Conocí a Babiloni hace más 20 años, cuando comenzó a cosechar sus triunfos en Japón, y tuve el honor de poder hacerle una entrevista. Era un guitarrista joven, lleno de ilusiones y sensibilidad, pero ya con muchos premios y reconocimientos internacionales. Babiloni era un admirador especial de guitarristas como Sor, Tárrega o Fortea y del resto de los autores españoles de música clásica.

Y se quejaba, con mucha justicia, que las modas de los últimos tiempos han tendido a ensalzar otras técnicas, otros modelos de interpretación de guitarra más ‘sofisticados’, más… ¿modernistas?.

Se quejaba, y con mucha justicia, que los conservatorios españoles, ninguneaban las figuras de Tárrega o Fortea.

En el caso de Tárrega, porque se le consideraba un compositor de obras ‘demasiado empalagosas, agradables o de Corte’.

En el de Fortea, porque el nulense seguidor de Tárrega, se distinguió también por la composición y la interpretación de obras del mismo estilo. Y tampoco ha pasado por alto, fuera de su localidad natal, que fue un personaje muy desconocido. Con una vida personal de la que se especuló mucho, al final de su vida las pasó canutas para salir adelante, siendo como era, uno de los mayores compositores y de los mejores intérpretes que jamás ha existido… ambos Tárrega y Fortea, murieron casi en la miseria. Ambos disfrutaban con lo que más les gustaba, tocar la guitarra, descubrir sus secretos. Ambos desarrollaron una técnica súper difícil, que por su ‘singularidad’ resultaba tremendamente compleja para los intérpretes del momento, para los conservatorios de ahora…

Son obras especiales. No basta con saber tocar la guitarra. Hay que sentirlas, desde el fondo del alma, para recoger la sensibilidad con que fueron creadas. Hay que conocer la guitarra, desarrollar la técnica de esos autores excepcionales, que solo se adquiere después de muchas y muchas horas de estudio. Y Babiloni lo hacía como nadie. Fue premio especial de interpretación de Francisco Tárrega. Tenía muchos temas editados, pero entre ellos, el doble CD homenaje a Tárrega, es de los que dejan la piel de gallina.

A los tres músicos, Tárrega, Fortea, y ahora Babiloni, les faltó el ‘márquetin’ que acompaña a tantos famosos y que hace ‘importante’ y ‘’ a tantos célebres mediocres’.

En el caso de Manuel Babiloni, además de un intérprete excepcional, era una bellísima persona… ¿Cómo explicarlo sin traer a colación experiencias personales?. Y ruego que me perdonen por hacerlo.

Vivencias personales

… Siendo ya famoso, con apenas 30 años, y tras entrevistarlo, le pedí poder presentarle a mi padre que ha pasado toda la vida interpretando obras de guitarra de Sor, Tárrea, Fortea… para sí mismo y su familia. No es un concertista. Es solo un amante de la música y un apasionado de esa guitarra clásica que se te mete en el alma, desde que conociera de joven a Daniel Fortea, en Madrid y casi por casualidad. Desde que Fortea lo viera espiar, con la cara llena de ilusión, mientras daba clase a sus alumnos. Desde que Fortea le puso una guitarra en las manos.

Manuel Babiloni nos abrió las puertas de su casa. Las de su guitarra. Interpretó para nosotros; dialogamos sobre la obra de Fortea; sobre la gran biblioteca musical de Fortea, parte de la cual no se sabe dónde fue a parar… sobre el ninguneo que se ha hecho de Tárrega…

Y de tú a tú, el gran intérprete y el humilde aficionado se envolvieron en un clima de complicidad, hablando de ajustes, de notas, de acordes, del universo de una guitarra que formaba parte  de su historia, pero también, parte de nuestra cultura… Y mi padre fue feliz.

Y Jamás, con el paso de los años, ha podido olvidar lo que para él suponía Manuel Babiloni. Y jamás, con el paso de los años, he podido dejar de sentir su música desde el corazón, de disfrutar con ella, y de admirar y agradecer a la persona, al intérprete, al concertista, su enorme generosidad…

Es posible que, como sucede con tantos otros genios ahora, una vez que se ha ido… discretamente, con sus acordes, la gente reaccione, se acuerde, le dedique homenajes… ¡ojalá lo hicieran!

Como señala su familia, se fue haciendo lo que más le apasionaba, tocar la guitarra. Y el mayor consuelo que nos puede quedar al resto, es que personas como Babiloni no se irán jamás, porque su música forma ya parte de nuestra vida…

¡Pero no hay derecho! Apenas tenía 56 años.

El más fuerte abrazo para toda su familia…

Curriculum profesional

Babiloni, hijo y hermano de grandes músicos, era uno de los guitarristas clásicos más reputados de su generación. Concertista profesional desde 1981, había actuado por todo el mundo, con especial reconocimiento en países como Japón, donde protagonizó varias portadas de la prensa nacional durante sus diez giras de conciertos y Master Classes por el país nipón.

Desde sus inicios, Babiloni destacó por ofrecer interpretaciones de una sensibilidad única y exquisita, que entusiasmaba al público, en las que el sonido de la guitarra se convertía en una auténtica voz humana.

Babiloni empezó a estudiar música con su padre, Manuel Babiloni Alicart. Recibió clases de interpretación de la compositora Matilde Salvador, esposa de Vicente Asencio, de quien Babiloni era un reconocido especialista. Su formación como guitarrista corrió a cargo del maestro alcoyano José Luis González, alumno destacado de Andrés Segovia.

Estaba en posesión del Premio Especial a la mejor interpretación de obras de Francisco Tárrega, que ganó en 1983, en el Certamen Internacional “Francisco Tárrega” de Benicàssim, y en 1986 obtuvo los prestigiosos premios Ramírez y Ruiz Morales, en Santiago de Compostela. Ha sido galardonado con el Premio 9 de Marzo a la Cultura-2012, que otorga la Asociación Cultural “Gregal”.

En la actualidad era director pedagógico de la Escuela Superior de la Guitarra Española, de Alcalá de Henares e impartía los Cursos Internacionales de Guitarra de Estella, Vilafamés, y Castellón. Este último celebró su vigésima edición hace apenas dos semanas. Era colaborador habitual de la Escuela de Guitarra “La Joia“, de Yokohama (Japón), donde fue nombrado Presidente Honorífico.

Sus grabaciones discográficas han recibido críticas muy elogiosas, como: “sin duda, la mejor grabación de Tárrega que he oído nunca” THE CLASSICAL GUITAR (GB); “Una grandiosa intensidad expresiva y una sublime perfección, con un dominio magistral del instrumento. El mejor Sor que se puede encontrar en el mercado” CLASSICAL CD REVIEWS, (Australia); “Babiloni expresa el romanticismo de Sor con una sonoridad majestuosa” GG (Japón), “Babiloni es un Poeta del Sonido. Su música está llena de pasión y poesía”, Frankfurt (Alemania).

Manuel Babiloni estaba considerado por la crítica española como: “uno de los guitarristas clásicos más reputados de este país”, AMADEUS, y por la crítica internacional como: “un guitarrista de la más fina calidad”, THE IRISH TIMES (Irlanda)

«La manera cómo Babiloni cogía y tocaba su Ramírez Auditorio me hizo recordar lo que mi profesor de piano me solía preguntar: “¿amas esas notas?” Babiloni ciertamente lo hizo, en la medida en que sus dedos recorrían arriba y abajo el mástil, para desgranar la más tierna melodía de una canción de amor o rasguear una saltarina danza española.

Una muestra de expresividad más allá del dominio técnico, donde era difícil de creer cómo tal compleja exhibición de dinámicas y texturas pudiera simultáneamente surgir de los dedos de tan sólo una mano», E. Lin, What’s on in Cape Town, (Sudáfrica).

Los amigos de Manuel Babiloni y su familia podrán despedirse de él en el Tanatorio Pellicer C/Alloza 111 por la mañana. El funeral se desarrollará a las 17:00 horas en la concatedral de Santa María

Google+
Whatsapp Telegram


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *