Miércoles, 20 de septiembre, 2017  |  
Seat Ateca
Seat Ateca

- 13 julio, 2017 -

Luis Andrés Cisneros. ¡Estamos rodeados de una legión de hipócritas¡ No hace mucho, el sesudo senador Mulet, preguntaba en el Senado si había algún... Hipócritas

Luis Andrés Cisneros.

¡Estamos rodeados de una legión de hipócritas¡

No hace mucho, el sesudo senador Mulet, preguntaba en el Senado si había algún plan previsto ante un posible ataque de zombis (muertos vivientes). Se equivocó de pregunta, tendría que haber consultado, qué plan había ante una invasión de hipócritas, especie muy extendida entre nosotros.

Sin ir más lejos, ayer, 12 de julio, asistimos, en la mismísima Plaza Mayor, en la puerta de la Casa Consistorial, a un acto que, pretendiendo ser un homenaje a Miguel Angel Blanco, el concejal de Ermua asesinado por la banda terrorista ETA hoy hace 20 años, se ha convertido en un esperpento político, digno de una auténtica pesadilla.

El equipo de Gobierno de nuestro Ayuntamiento, tan proclive a publicitar cualquier cosa, por pequeña que sea, relativa a la transversalidad, la transparencia, el catalán, el género, los refugiados, el sexismo, la igualdad de las mujeres y lo malo que son los hombres, en este caso no ha enviado ninguna nota de prensa ni ha hecho ningún comunicado.

Únicamente, a la vista de que desde la Federación de Municipios se ha decidido rendir un minuto de silencio, los cargos públicos, han acordado salir a la puerta, pero no decir nada, no leer ningún comunicado, ni siquiera, al inicio, decir a qué se debía dicha concentración. Todos como de tapadillo, como con vergüenza de que se les viera allí, y tuvieran algún costo en pérdida de votos.

Ni una pancarta, ni una foto del héroe Blanco, ni una alusión a las víctimas del terrorismo que, han podido hoy ver, cómo sus seres queridos asesinados y los que han defendido España hasta dar su vida asisten, de manera atónita, a ser espectadores de primera línea del triunfo de los asesinos.

Eso sí, en las dependencias municipales colgaban pancartas sobre los Refugiados y otros colectivos más atractivos para los ediles y seguían los bancos pintados de color arco iris. Ahora algo que hiciera visible (tanto que hablan de visibilizar) el motivo de ese paripé, nada de nada. Seguramente no entra en la corrección política que todo lo puede.

Sobre una veintena de miembros de la Corporación se han alineado en la puerta del Ayuntamiento y, apenas, han estado 45 segundos. Ni unas palabras (con lo que les gusta hablar), ni gestos reales de seriedad. Todo parecía un guion escrito por un mal juntaletras.

Gente alrededor del escenario, no más de 12 personas. Nadie se había enterado. Y eso sí, medios de comunicación, a esos sí se lo habían dicho, para tomar imágenes del espectáculo político-mediático.

Al final, y delante de las cámaras y grabadoras de voz de los periodistas, tanto Amparo Marco como Begoña Carrasco, se colocan ante los objetivos y los micrófonos, para que los castellonenses puedan ver que ellas son muy buenas y se han preocupado por rendir un homenaje a un español.

Había ausencias significativas. Del Señor no estaba, sus principios éticos le habrán impedido acudir. El azote de los hombres, la concejal Brancal tampoco se ha dejado ver, seguramente estaría en algún foro sobre la violencia de género o el machismo/sexismo. Al menos no han sido hipócritas, pero han demostrado, bien a las claras, cuáles son sus valores y conciencias.

Aquí nadie se libra de la ignominia. Ciudadanos, emite un comunicado en el que se felicita públicamente por ser ellos y sólo ellos, los que han conseguido que los demás hagan un comunicado conjunto. ¿Dónde está ese comunicado? Allí no se ha leído.

La Alcalde tampoco ha mostrado gran entusiasmo y no digamos los catalanistas de Compromís. Ninguno de ellos parecía afectado por el significado que tenía el acto.

Y qué decir del PP. Si hubieran tenido una pizca de coherencia, no se hubieran prestado al juego de salir a montar un paripé. Para hacer lo que han hecho era mejor quedarse dentro salvo que ese sea el concepto que los peperos tienen hoy en día de la integridad moral. Me consta que algunos de ellos no hubieran aceptado este perverso juego, pero lo hacen.

No entiendo la razón por la cual tienen que hacer un acto unitario, si cada uno piensa una cosa distinta y le importa un higo lo que piensen los demás. Pero claro, da la impresión de que lo único que cuenta es la foto y el posible voto.

Lo más triste es que la hipocresía se ha convertido en el ‘leit-motiv’ de los políticos en esta España nuestra. Parece ser que lo más importante es hacer lo contrario de lo que se piensa y disimular, engañar y seguir aferrado a la poltrona.

Esto tiene un nombre, entre otros, hipocresía.

¡Viva España!

 

Google+

No hay comentarios por el momento.

Se el primero en dejar un comentario abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *