jueves, 4 de marzo, 2021  |  
Apnal-EA denuncia los trabajos de eliminación de la vegetación en el paraje de la Misericordia de Vinaròs Apnal-EA denuncia los trabajos de eliminación de la vegetación en el paraje de la Misericordia de Vinaròs

- 23 enero, 2021 -

Para los ecologistas los desbroces selectivos se han convertido en la desaparición de la maquia mediterránea y del sotobosque forestal Apnal-EA denuncia los trabajos de eliminación de la vegetación en el paraje de la Misericordia de Vinaròs

Para los ecologistas los desbroces selectivos se han convertido en la desaparición de la maquia mediterránea y del sotobosque forestal

Juan José Benito/Castellón Información

Apnal-Ecologistas en Acción ha denunciado lo que califica de “negligentes actuaciones de silvicultura preventiva que se están realizando en la sierra de la ermita de Vinaròs amparadas bajo el paraguas de la lucha contra los incendios forestales”.

Desde el colectivo ecologista se detalla que “durante el año 2020 el Ayuntamiento y la Diputación de Castellón están potenciando y realizando intensos trabajos de roturación y eliminación de la vegetación en amplias zonas forestales del paraje natural del Puig de la Misericordia”.

Los motivos de estos trabajos es “la habitual lucha contra los incendios forestales y afectan tanto a pinares y sotobosque de los suelos del paraje natural municipal protegido, como a otras zonas donde existen crecimientos urbanísticos, principalmente en sus laderas sur y este”.

Apnal-EA apunta que “los desbroces selectivos se han convertido en la desaparición, casi total, de la maquia mediterránea y del sotobosque forestal que se encontraba bien conservado y cumplía con sus importantes funciones de fomento de la biodiversidad, lucha contra la erosión, atenuación de la insolación, mantenimiento de la humedad. Adiós a los lentiscos, brezos, coscojos, palmitos, espinos o aromáticas”.

Los ecologistas explican que tras estos trabajos, “el bosque de pinos, plantados por numerosos escolares desde hace décadas en las zonas norte y oeste, parece una plantación intensiva, sin sotobosque y con poca vida. Lo que iba a ser un aclareo de pinos demasiado juntos, ha terminado con aquellos arbustos que ofrecen refugio y alimento a gran variedad de fauna, como aves, insectos, reptiles, anfibios o mamíferos. Con todo lo descrito, se ha desprovisto al suelo y al bosque de aquellos elementos que le suministran humedad; que le atenúan de la excesiva insolación de las zonas mediterráneas y luchan contra el cambio climático, actuando como sumideros naturales de CO2”.

Apnal-EA también lamenta que “en aquellas zonas donde hay crecimientos urbanísticos, las brigadas de trabajo han optado por desbrozarlo todo. La maquinaria ha convertido en astillas todo lo que ha encontrado a su paso y ha dejado un paisaje que potencia más los incendios forestales que prevenirlos, sin olvidar la transformación del espacio natural, los impactos paisajísticos, la pérdida de la calidad de vida de sus moradores y la artificialización del territorio, algo que gusta demasiado a las administraciones y sin importar los costes ambientales. Son enormes los impactos a la biodiversidad y al espacio natural”.

Por último, desde Apnal-EA se manifiesta, “nuestra más profunda decepción por seguir actuando con estas nefastas prácticas de gestión forestal y animamos a los organismos públicos a abrir los ojos y emprender, en el futuro, una silvicultura más respetuosa con los ecosistemas y su biodiversidad aliada”.

Whatsapp Telegram