Noticias Castellón
miércoles, 01 de febrero del 2023 | Última actualización: 15:52

Las asociaciones del campo valenciano solicitan una autorización excepcional para usar MetilClorpirifos

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 33 segundos

Noticias Relacionadas

Pide al Ministerio de Agricultura que se les permita combatir la plaga del cotonet de Sudáfrica con esta substancia para eliminarla de sus cultivos

Castellón Información

Las asociaciones independientes de la comunidad valenciana (AVIDA de Camp de Turia, ADARIBERA de la Ribera del Júcar, ALIV de Vila real y ALAN de Nules), han solicitado mediante carta a la Consellera de Agricultura Dª Mireia Moya que realice al Ministerio de Agricultura una solicitud de autorización excepcional del MetilClorpirifos, único fitosanitario eficaz contra la plaga, para los meses de marzo y abril, meses idóneos para combatir los daños y en la que por estar los árboles en floración se garantiza la no existencia de residuos a la recolección.

Con anterioridad a la campaña de 2020, los daños que producía el Cotonet de Sudáfrica, se controlaban con formulados a base de Clorpirifos y MetilClorpirifos. Aunque la plaga está con nosotros desde 2009, con estos formulados, el agricultor evitaba los daños y no la temía.

Tras la no renovación de la comercialización del Clorpirifos y el MetilClorpirifospor Reglamento de Ejecución (UE) 2020/18 y 2020/17, respectivamente, de 10 de enero de 2020, la plaga del Cotonet se ha descontrolado y los daños van en aumento: de los 120 millones de € en cítricos valorados por ASAJA en el 2020, se ha pasado a más de 200 millones en 2021 y a unos 40 millones en Caquis. A estas pérdidas, hay que añadir varios tratamientos con fitosanitarios más caros y al trabajo manual y costoso de tirar los frutos dañados al suelo.

Con todo lo dicho, se constata con hechos, que el Plan de Acción del Ministerio contra esta plaga ha fracasado, no ofreciendo soluciones nuevas para la nueva campaña; ¿Por qué a igual solución los resultados debieran de ser distintos?

La plaga cumple perfectamente con: “ … ser un peligro que no pueda controlarse por otros medios razonables”, único requisito que indica el artículo 53 del reglamento (UE) 1107 (2009), para que un gobierno nacional conceda una autorización excepcional para la comercialización de un fitosanitario que no tenga registro para ello.

El momento de evitar los daños de la plaga son los meses de Marzo y Abril, meses muy lejanos a la recolección y, que el árbol está en flor, por lo que no existe ningún riesgo para los consumidores de que se pudiera rebasar el límite de detección marcado por la Comisión Europea 0.01mg/kg.

Dado que:

-por Resolución de 12 de agosto de 2021, del director general de Agricultura, Ganadería y Pesca, se declara la existencia de la plaga Delottococcusaberiae (De Lotto) en el territorio de la Comunidat Valenciana, calificandola de utilidad pública, lo que obliga a la administración a tomar todas las medidas necesarias para controlarla
-que el Decreto 176/2020, de 30 de octubre, del Consell, otorga a la Consellería de Agricultura asumir, entre otras, las funciones en protección y sanidad agraria

- y que en el Plan de Acción del MAPA es el órgano de Acción

Se deduce que corresponde a la consejería de Agricultura de la Comunidad Valenciana, solicitar todas las herramientas necesarias para combatir la plaga.

La conserjería y el Ministerio, ya han reconocido la necesidad del MetilClorpirifos para el control de la plaga,al haber concedido una autorización excepcional de este producto, pero desgraciadamente a destiempo: de 30 Agosto a 27 Diciembre, cuando en lugar de salvar la fruta, hay que destruirla.

Por último añadir que existe el ejemplo de Italia, que ya ha autorizado el producto dos años consecutivos (2020 y 2021) durante 120 días para combatir la invasión de otra plaga exótica, la chinche asiática (Halyomorphahalys) en frutales de pepita y frutales de hueso. En Italia también existen otros fitosanitarios autorizados, y también un proyecto de introducción de enemigos naturales para su control. Sin embargo, Italia tuvo en cuenta la solicitud hecha por el sector frutícola, lo consideró un peligro, realizó una evaluación del riesgo y consideró que metilclorpirifos era necesario para evitar que se extendiese a otros cultivos y aumentasen las pérdidas económicas ocasionadas la campaña anterior.